Quedarse sin batería ya no es un problema

  • Ocho jóvenes granadinos ponen en marcha una empresa que ofrece estaciones de carga gratuita para smartphones en bares, gimnasios o comercios

Miguel y Marcos Camacho estaban de vacaciones con sus padres en un bar de Estados Unidos cuando a uno de ellos se quedó sin batería. Con el terminal debían guiarse para llegar al hotel en el que estaban alojados. Al preguntar a los camareros del local no pudieron prestarles un cargador, por lo que se vieron durante horas sin saber a dónde ir.

Fue entonces cuando se les ocurrió idear un dispositivo que les permitiese cargar el móvil en cualquier parte sin tener que llevar el cargador encima. Así, de la necesidad que todos hemos sentido alguna vez, estos hermanos hicieron el negocio de sus vidas.

Unidos a un reducido grupo de amigos, juntaron el dinero necesario para poner en pie la pequeña empresa. Fue entonces cuando se enteraron de que el plazo para participar en los premios de emprendimiento joven que reconoce la Universidad expiraba en cuestión de una semana.

"Trabajamos día y noche para sacar un plan de empresa con el que presentar nuestro proyecto", reconoce Marcos. Y tras una semana frenética en la que resumieron meses de trabajo, la UGR les concedió el primer premio, dotado económicamente con 3.000 euros, lo que les permitió hacer Battever realidad.

Nueve meses después de aquel reconocimiento, la carrera empresarial de estos jóvenes granadinos ha subido como la espuma. Tras comercializar los primeros dispositivos de carga en bares y restaurantes de la ciudad, apostaron por el diseño de unas taquillas de carga que implementaron también en centros comerciales y gimnasios: "Una vez que te planteas la necesidad de cargar el teléfono, cualquier lugar es bueno para instalar un dispositivo Battever". Junto al resto del equipo fueron diseñando nuevos dispositivos y mejorando los ya existentes. Y entonces llegó la publicidad.

Manuel Crespo, encargado del marketing de la empresa, contempló la idea de incluir publicidad de diversos productos, lo que les permite ofrecer gratuitamente el aparato a los comerciantes: "Nuestros proveedores tienen la oportunidad de comprar el producto o mantenerlo gratis incluyendo publicidad", cuenta su creador. Así, ellos logran segmentar de manera eficaz la publicidad offline de todos locales de la zona y se adaptan a la necesidad de cada uno de ellos.

El equipo Battever visita prácticamente a diario los más de 30 establecimientos con los que colabora en la capital. "Nunca decimos que somos los creadores del producto, de hecho dejamos que nos expliquen cómo funciona para comprobar que todo va bien y evaluar la calidad con nuestros propios ojos", admiten entre risas. Aunque pueda parecer un problema común sobre todo entre los más jóvenes, Guillermo Carrillo, desarrollador en la empresa, asegura que son las personas de la tercera edad que utilizan a diario dispositivos móviles las que más agradecen el invento: "la mayoría están encantados con la idea", confiesa.

Los granadinos miran hacia al futuro ya que han conseguido en muy poco tiempo expandirse por más de una decena de ciudades españolas. La producción la controlan desde China, aunque esperan poder implementar a medio plazo una fábrica propia en España. "Todo dependerá del ritmo de crecimiento que vayamos teniendo. Nuestra idea es poder gestionarlo todo."

Precisamente es la expansión al extranjero una de sus claves en los últimos meses. A través de internet han recibido propuestas de países como Chile, México o Estados Unidos para implantar en bares y centros de ocio dispositivos de carga Battever. "A través de Linkedin logramos ponernos en contactos con proveedores internacionales que adquieren nuestros productos a precios muy competitivos."

La amplísima variedad que les brinda el mundo digital les está llevando a plantearse incluir conexión wifi inteligente en sus dispositivos, algo que les permitiría conectar aún más con los usuarios. De momento disfrutan del momento álgido a sabiendas de que se siempre tendrán batería. Esperan que, además de esta, nunca se les acaben las ganas de seguir innovando y creciendo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios