Antonio maíllo. coordinador general de IU en Andalucía

"Queremos seducir a los votantes del PSOE"

  • El máximo dirigente de la formación visitó Granada esta semana para participar en un homenaje a Pedro Vaquero

"Queremos seducir a los votantes del PSOE" "Queremos seducir a  los votantes del PSOE"

"Queremos seducir a los votantes del PSOE"

-de cara a la confluencia con Podemos para las próximas elecciones se me ocurre un verso de Sabina de la canción 'Y sin embargo': "Pero dos no es igual que uno más uno". ¿Es posible recomponer las tensas relaciones históricas entre comunistas y anticapitalistas?

-Debemos aspirar a que uno más uno sean tres. La crisis ha roto tantas certidumbres... Cuánta gente ha alternado su voto entre PP y PSOE y ahora se la ha roto la confianza en el sistema y vota a Podemos o IU. O nos juntamos las víctimas de la crisis o no hay futuro para una sociedad cohesionada. La pregunta es si los partidos somos herramientas útiles para cambiar este sistema político que pretende salir de la crisis desde la desigualdad. Esto es consecuencia de un modelo laboral que convierte en estructural la precariedad. Los últimos datos del paro reflejan que de cada 100 nuevos contratos 97 son temporales, se confunde contratación con empleo. ¿Nos resignamos a dejar este modelo a las próximas generaciones? En este escenario quedan al margen las diatribas que podemos tener dentro de la izquierda. El PSOE y el PP quieren una izquierda fragmentada que les permita seguir siendo las fuerzas hegemónicas y recomponer el bipartidismo que ha encontrado un aliado con el conflicto catalán. El papel de IU es contribuir al bloque de cambio. No podemos pedir un DNI ideológico, es un error.

-Pero eso apunta a uno de los argumentos de la derecha en cuanto al fin de las ideologías...

-En ningún caso, usted me hace un planteamiento identitario y yo le hago un planteamiento político. Estamos en un momento histórico porque el PSOE ha agotado su modelo, 35 años de gobierno en el que no hay proyecto estratégico para Andalucía más allá de mantenerse en el poder. El juicio de los ERE refleja una etapa política vinculada al clientelismo, que ha sido la médula espinal de Andalucía a lo largo de los siglos, no sólo en los últimos años con el PSOE. Es falso lo que dice el PP de que los socialistas han traído el clientelismo a Andalucía, el PSOE se ha montado en ese carro porque sabe que así se garantiza la hegemonía política en nuestra tierra. Pero paga el precio de ser un obstáculo a un desarrollo que tiene que ser también mental, no podemos convertir los derechos en favores. Cuando me hablan de los posibles celos de IU o Podemos me pregunto, ¿con la que está cayendo ese debe ser el debate? ¿El problema de Las Kellys es que tenga que ir un partido u otro por delante? Te mandan a freír espárragos.

-Pero es un debate abierto, aunque sea quiera desarrollar a nivel interno.

-Cada parte va a estar cómoda y todos vamos a construir añadiendo patrimonio político. Nosotros somos una organización con una interlocución privilegiada con el movimiento obrero, por ejemplo. Otras organizaciones, a lo mejor, tienen más contacto con las nuevas plataformas que han surgido... La confluencia debe ser un proceso acumulativo, que en ningún caso reste.

-Hace usted un planteamiento de intenciones preelectoral, pero otro de los debates es qué puede pasar el día después de las elecciones . Una de las cosas que le unen con Teresa Rodríguez es su manifiesta desafección respecto a Susana Díaz...

-No estoy de acuerdo, yo hablo de política.

-Matizo, ¿desafección con su política?

-No puedo estar de acuerdo con una persona que es la responsable de que Mariano Rajoy esté en el Gobierno. Es muy complicado hablar con una persona que asume por convicción los postulados de Ciudadanos de desmantelamiento de las políticas públicas para salir de la crisis. Es muy difícil hablar con una persona que se niega a una banca pública que permita apoyar a las pymes. Yo hablo de política y desde la experiencia, porque durante el cogobierno de 2012 a 2015 el PSOE nos engañó literalmente porque en ningún momento tuvo intención de hacer una banca pública, una ley integral de agricultura...

-Pero el hecho de que Rajoy sea el presidente del Gobierno también se puede achacar, desde otra óptica, a que IU y Podemos no apoyaron la investidura de Pedro Sánchez.

-Susana Díaz hizo la lectura de que se mantenga el sistema de bipartidismo, aunque eso fuera a costa de no gobernar en ese momento. Para Susana Díaz el enemigo no es el PP, es el bloque de cambio.

-¿El mal menor para IU ya no es que gobierne el PSOE antes que el PP?

-La unidad de la izquierda tiene un solo objetivo: decirle a la gente que estamos dispuestos a organizarnos para crear un modelo alternativo por el agotamiento del proyecto socialista, que ya no es una alternativa al modelo del PP. Estamos dispuestos a seducir a los votantes del PSOE que se han dado cuenta de que es un modelo agotado. Para eso nos unimos. El momento político actual está caracterizado por la volatibilidad desde hace seis meses. La situación de Cataluña va a determinar mucho el futuro y la capacidad de Andalucía de ser un punto de encuentro dentro del marco federal del Estado español.

-Usted diferencia entre independencia y autodeterminación. Sin embargo, ¿cree que con lo que se ha polarizado la sociedad por la cuestión catalana se pueden asumir ahora estas 'sutilezas'?

-Esta postura está vigente en IU desde los noventa. Decidimos que queremos construir una España federal y hay un conflicto en Cataluña, nos guste o no. Los que somos federalistas queremos que Cataluña siga con nosotros y sustituir el 'a por ellos' por un 'con ellos'. Y eso se consigue desde la empatía y las asertividad. Que Cataluña siga, pero que sienta que encaja por voluntad propia. Hay que seducir políticamente a los independentistas. El debate catalán ha tapado el debate social, ya no se habla de corrupción, de recortes, del deterioro de los servicios públicos... En Andalucía hay cerca de un millón de personas en la pobreza y sólo tres contratos de cada cien son indefinidos. Todo se sustenta en el mantra del turismo y la precariedad que conlleva.

-En Granada es curioso que este malestar se ha encauzado a través de los movimientos por la sanidad. ¿Esto implica un fracaso de la política?

-Hay una razón, el disparate de la organización de la fusión hospitalaria fue la espita por la que salió todo el descontento acumulado por la degradación de los servicios públicos. Y la gente estalló para darnos una lección: en cualquier momento puede saltar la chispa que articule el malestar de los ciudadanos. Es inadmisible que se quisiera hacer gratis la fusión. Yo he estado enfermo de cáncer y ¿qué quería? ¿Que me operasen en el hospital junto a mi casa? ¿O mejor que me operase el mejor equipo? Este debe ser el modelo.

-Todo el mundo da por hecho que Teresa Rodríguez encabezaría la lista de Unidos Podemos para las autonómicas. ¿Es mucho suponer?

-¿Quién lo da por hecho? Ese no va a ser problema, lo importante es tejer un espacio ilusionante de cambio.

-¿De aquí a las elecciones se va a visibilizar aún más en el Parlamento andaluz esta futura confluencia entre IU y Podemos?

-Esto ya se está haciendo, pero de una manera natural, no nos hemos organizado en este sentido. El escenario próximo será que Susana Díaz va a teatralizar sus diferencias con Cs para revestirse de nuevo de rojo, pero a nosotros no nos va engañar. Susana Díaz sabe que si se presenta con Ciudadanos va a perder las elecciones por la izquierda, por lo que se va reinventar políticamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios