Ultimátum al Ayuntamiento para que ponga coto a las terrazas

  • Las plataformas exigen medidas contra el turismo masivo y los apartamentos turísticos

  • Anuncian un calendario de movilizaciones

Granada está de moda. Así lo corroboran las estadísticas. Y esto que es tan positivo para los turistas y los empresarios de hostelería no lo es tanto para los vecinos. Hay barrios como el Albaicín, el Realejo o el Centro que se han convertido en un escaparate bonito exclusivo para los viajeros. Un conjunto de calles dónde pasarlo bien es muy sencillo pero vivir todo lo contrario. La multiplicación de los apartamentos turísticos, la pérdida del comercio de proximidad, la expansión de las terrazas son sólo algunos de los problemas que acarrea este turismo de masas. Ante esta situación un grupo de personas se concentraron ayer en Plaza Nueva. Convocadas por la plataforma vecinal Albaicín, Ajuntamiento Albaicín, la asociación de vecinos del Bajo Albaicín y la plataforma La Calle es de todos, exigieron soluciones para acabar con la situación que viven los vecinos que residen en este barrio.

Uno de los residentes relató ayer cómo, el pasado viernes al regresar a casa, se topó con un grupo de un centenar de jóvenes bebiendo en Plaza Nueva. Tras llamar a la Policía Local comprobó que el problema tenía poca solución. "Había un ruido enorme. Los jóvenes llevaban bolsas de bebidas alcohólicas y hielo: eso en Graná se llama botellón" detalló este vecino quien añadió que la Policía Local únicamente le dijo que "ya habían intervenido y que estaban en la calle". ante la impotencia de este vecino que precisamente se quejaba de esta presencia incómoda. No es el único problema. El Albaicín, y más especialmente, la zona baja, acoge cada día un auténtico río de personas que sortean terrazas, segways o puestos de venta ambulante.

Queremos crear un sindicato para defender los derechos de los vecinos en la vivienda"Álvaro MoralAjuntamiento Albaicín

"El Albaicín se está convirtiendo en un parque temático para el turismo de masas", rezaba el documento que los integrantes de estas plataformas entregaron ayer a los viandantes para poner el foco sobre los problemas que están soportando. En el acto también se exigió al Ayuntamiento que vele por el cumplimiento de la ordenanza que regula las terrazas. "Hay una política de dejación de funciones", explicó el portavoz de la plataforma La Calle es de Todos, Juan Cañavate. Según su opinión, la capital debe trabajar en defensa de los ciudadanos y no para el beneficio de "los amos de este ayuntamiento, los empresarios de hostelería".

El portavoz de la plataforma Ajuntamiento Albaicín, Álvaro Moral detalló ayer que estos colectivos no están en contra del turismo pero sí de la forma en que se está intensificando. "Hay zonas que son prácticamente inhabitables". Moral, que puso el acento sobre el problema de apartamentos turísticos, anunció que tienen previsto crear un sindicato centrado en la defensa de la vivienda y para que los vecinos conozcan sus derechos en esta materia. Tras esta protesta, los participantes intentaron pedir la licencia de las terrazas a dos establecimientos de Plaza Nueva que dice, entre otras cosas, la ubicación de las sillas y mesas. Su intento fue en balde. El propietario no tenía el documento. "Hoy nos vamos pero en breve volveremos y se la volveremos a pedir. Si no la tiene llamaremos a la Policía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios