Los autónomos representan un 20% del mercado laboral granadino

  • El colectivo ha resistido mejor los envites de la crisis y se sitúa ya a niveles de 2008

  • Granada y Almería con las provincias con mayor peso

En tiempos de crisis, el autoempleo se vendió como una panacea para los trabajadores que se quedaron en la cuneta del mercado laboral. Y aunque el trabajo autónomo tiene poco de milagroso, entre otras cosas por una fiscalidad que deja fuera a muchos aspirantes, sí que se ha convertido en un 'refugio' para miles de granadinos que o bien no tenían otra salida, o bien han preferido que su futuro laboral dependa solo de ellos. Casi una década después de que comenzara la crisis, el autoempleo ha ganado peso en un mercado laboral muy sujeto a los vaivenes impuestos por la temporalidad y la parcialidad. Según los últimos datos de afiliación a la Seguridad Social del mes de agosto, Granada cuenta con una media de 61.528 trabajadores autónomos, que representan un 19,4% del total de la fuerza productiva provincial, que supera los 316.581 afiliados.

Este porcentaje se ha consolidado durante los años de la crisis, que los autónomos han demostrado soportar mejor que los trabajadores por cuenta ajena. En agosto de 2008, el colectivo de trabajadores por cuenta propia de Granada se cifraba en 61.311 miembros, que representaban un 18,5% del total de trabajadores afiliados a la Seguridad Social (330.993). La pérdida de ocupados adscritos al Régimen General, que todavía no se ha recuperado pese al impulso económico de los últimos años, unida al mantenimiento del colectivo de autónomos, explica la creciente importancia del autoempleo en la estructura laboral granadina. Los datos de afiliación demuestran que mientras que el colectivo de autónomos ha crecido un 0,35% en los últimos nueve años, los afiliados al Régimen General -que siguen siendo mayoría, eso sí- todavía son un 5,8% menos que al inicio de la crisis.

En cualquier caso, la evolución experimentada por el colectivo de autónomos no está relacionada únicamente con los malos tiempos para el empleo por cuenta ajena. El mejor ejemplo es el espectacular crecimiento que experimentó el autoempleo entre los años 1999 y 2008, cuando se pasó de 41.306 afiliados a 61.311, un 48,4% más. Por aquel entonces -es el primer año incluido en la estadística de la Seguridad Social-, los autónomos apenas tenían un peso del 16,4% sobre el total de los trabajadores de la provincia.

El paso de estos últimos dieciocho años ha convertido a Granada en una de las provincias andaluzas donde más importancia tiene el empleo autónomo para la economía. De hecho, únicamente Almería -que tiene un elevado porcentaje de empleo agrario- supera a Granada en cuanto al peso relativo del autoempleo en la estructura laboral, con un 22,04%. En el resto de las provincias andaluzas, el dato se queda bastante por debajo del que registra Granada. En Málaga, por ejemplo, los trabajadores autónomos representan un 18,8& del total del empleo; mientras que en Córdoba esta cifra es del 18,3%; en Jaén, del 17,6%; en Cádiz, del 15,8%; en Sevilla, del 15,3%; y en Huelva, por último, del 14%.

La importancia del colectivo en Granada supera en más de dos puntos la media andaluza y regional, que se quedan en un 17,5%. En el caso de Andalucía, en agosto permanecían en activo 513.871 autónomos frente a más de 2,9 millones de afiliados.

En todo caso, en el territorio nacional hay otras muchas provincias donde el peso de los trabajadores autónomos es todavía superior al de Granada, que se situaría en un punto intermedio de la tabla. En Zamora, por ejemplo, el autoempleo representa un 30,4% del total de la fuerza productiva. También en Lugo (28,8%), Ávila (26,9%), Cuenca (26,6%) y Teruel (25,1%) el colectivo representa más de una cuarta parte del mercado de trabajo. En el lado contrario están provincias como Madrid y Álava, donde los autónomos solo representan un 12,9 y un 13,9% del empleo, respectivamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios