La 'batalla' contra los carriles bici divide a las asociaciones de ciclistas

  • Granada al pedal lamenta que la ciudad se desmarque del Plan de la Bicicleta tras años de trabajo

  • Exigen decisiones "consensuadas"

El Ayuntamiento pretende bajar los ciclistas a la calzada. El Ayuntamiento pretende bajar los ciclistas a la calzada.

El Ayuntamiento pretende bajar los ciclistas a la calzada. / maría de la cruz

Los integrantes de la asociación Granada al pedal no dan crédito. Tras años de trabajo, planes y estudios, la pasada semana recibieron la peor noticia: la capital se desmarca del Plan Andaluz de la Bicicleta y apuesta por la integración de los ciclistas en la calzada. Una medida que consideran un auténtico disparate si no viene acompañada de otras que permitan pacificar el tráfico para bajar las bicis al asfalto en condiciones de seguridad. "El Ayuntamiento echa la bici a los leones sin compromiso de reducir el tráfico motorizado ni la contaminación", denunció ayer el portavoz del colectivo, Jesús García.

El pasado viernes la capital llevó a pleno una declaración institucional para abandonar el Plan Andaluz de la Bicicleta. El primer factor en contra de esta infraestructura es el descontento general entre ciertos colectivos que solicitaron una apuesta decidida por la bici en la calzada al considerarla más segura. Pero también se contempla el alto precio del proyecto que contemplaba la construcción de 12 tramos de vía ciclista urbana con una longitud de 13 kilómetros que estarían conectados con los 20 kilómetros de aceras bici y carriles bici que ya existen en la capital. El coste de la inversión asciende a 3,1 millones (240.000 euros por kilómetro) de los cuales el 75% serían asumidos por la Junta y el resto por el Ayuntamiento. Lo peor es que el descomunal desembolso parece que no garantiza la seguridad de los ciclistas ni de los peatones. La propuesta que se aprobó en el pleno del pasado viernes desmonta la supuesta efectividad que durante estos años ha permitido construir kilómetros de carriles segregados. Sin embargo, para García, esto es un paso demasiado avanzado en una ciudad como Granada donde la convivencia entre ciclistas y tráfico motorizado es todavía muy compleja. "Los grupos políticos firman un pacto donde se excluye incomprensiblemente a Granada al pedal que lleva más de 20 años defendiendo la movilidad sostenible y que representa el sentir de la gran mayoría de los usuarios", remarcó García que cree que esta propuesta solo sería viable si se llevan a cabo actuaciones radicales para pacificar el tráfico. "De lo contrario esta decisión va a tener unas consecuencias muy negativas para el crecimiento de la utilización de la bicicleta", añadió.

El Ayuntamiento echa a los ciclistas a los leones sin compromiso de pacificar el tráfico"

Sobre las medidas que el colectivo considera prioritarias destaca la conexión Norte y Sur que no debe tener interrupciones conectando Camino de Ronda-Villarejo; Villarejo-Plaza Fernández Píñar para entrar por Arabial hasta la avenida de Barcelona a través del eje contemplado en las obras de urbanización a cuenta del Metro de Granada. Además, debe incorporar entradas al PTS que, aun tener carril, está aislado actualmente. También consideran prioritarios otros ejes como Chana-Camino de Ronda-Caleta; Cámara de Comercio-Camino de Ronda, o el nudo de Neptuno-Recogidas.

En caso de que se descarte definitivamente el PAB, consideran imprescindible otras medidas. "Que nos digan si se va a implantar medidas de restricción de vehículos motorizados pero también cómo se va a resolver los problemas de contaminación ambiental". En este sentido, remarcan que no sólo apuestan por el carril bici, si no por cualquier medida capaz de hacer de Granada una ciudad más habitable con la reducción de los niveles de contaminación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios