El cierre de comercios no cesa: Granada pierde 200 autónomos del sector en 2 años

  • El boom de internet y la multiplicación de la oferta lastra la recuperación

  • Granada cuenta con 17.340 trabajadores por cuenta propia dedicados a esta actividad, la principal para el colectivo

Tenía que ser el año de la recuperación del comercio. Pero no. Las buenas noticias económicas, el dinero extra en el bolsillo de los ciudadanos provocado por el incremento del empleo, no ha sido capaz de 'salvar' a un sector que mueve cientos de millones de euros y genera miles de puestos de trabajo. El 'goteo' de cierres de comercios no cesa, impulsado en estos últimos ejercicios por el boom de las compras online -el auténtico enemigo invisible-, y la multiplicación de la oferta comercial en la provincia. No hay más que pasear por cualquier barrio o por cualquier calle comercial del centro (la Milla de Oro tampoco se libra) para comprobar cómo la crisis y sus efectos siguen mermando la red comercial granadina, o al menos el mapa del comercio tradicional, sustentado por un autónomo y no por una gran enseña franquiciada.

El año ha empezado con mal pie. Entre diciembre y enero, Granada ha perdido 65 autónomos dedicados al comercio, que con 17.340 activos sigue siendo la actividad principal del colectivo de trabajadores por cuenta propia de la provincia. Este varapalo -neto, porque las bajas brutas son muchas más- no es nuevo. En los últimos ejercicios, la cifra de trabajadores autónomos dedicados al comercio se ha ido reduciendo paulatinamente. En enero de 2016, por ejemplo, Granada contaba con 17.540 trabajadores autónomos afiliados en el epígrafe de comercio y reparación de vehículos, así que desde entonces la red granadina ha perdido 200 negocios, reduciéndose un 1,14%.

Esta caída es todavía más significativa porque se trata de la más contundente de todo el mercado laboral de autónomos. Según los datos de afiliación a la Seguridad Social, hay otros sectores económicos que en los últimos dos años se han visto mermados (la industria, el suministro de agua, el transporte, la hostelería y los empleados domésticos), pero en ningún caso el descenso ha sido tan elevado en términos absolutos.

Lo sorprendente es que la caída del número de autónomos del sector no se ha traducido en una reducción del número de trabajadores por cuenta ajena que genera el comercio granadino. Según los datos de la Seguridad Social, el sector tiene empleadas a 38.887 personas, 2.891 más que en enero del año 2016, cuando Granada contabilizaba 35.996 trabajadores por cuenta ajena dedicados al comercio.

El gerente de la Federación Provincial de Comercio, Miguel Moreno, explica que este escenario de pérdida de autónomos del sector está relacionado "con la excesiva oferta" que se desarrolló durante la crisis. Aunque el descenso del consumo provocó el cese de la actividad de muchos negocios de la provincia, el comercio granadino también registró un boom provocado por la conversión del comercio en un sector refugio, al que llegaron cientos de desempleados procedentes de actividades como la construcción. Entre 2012 y 2016, de hecho, los autónomos de comercio crecieron un 8% pasando de 16.243 a 17.540, 1.297 más. "Durante un tiempo, vamos a ver cómo se contrae esa oferta", explica Moreno, que indica que muchos granadinos apostaron por abrir una tienda -que requiere menos inversión que la hostelería, por ejemplo, y permite obtener una rentabilidad más inmediata- "sin hacer bien los deberes" y estudiar el mercado.

Moreno pone como ejemplo los comercios dedicados al vapeo, que surgieron como setas en todas las calles comerciales del centro y de los barrios para iniciar un proceso de cierres en cadena algunos meses después. "Al final se han quedado abiertos los necesarios para afrontar la demanda real", señala.

"Después de un momento de saturación de la oferta, viene el periodo de ajuste y reorganización", explica el gerente de la Federación de Comercio, que reclamó a las administraciones que pongan en marcha la Ley de Segunda Oportunidad para que aquellas personas que afronten un fracaso empresarial "puedan rehacer su vida".

Mientras los autónomos dedicados al comercio disminuyen, crece el número total de afiliados a este régimen por cuenta propia. En los dos últimos años el mercado laboral granadino ha ganado 1.163 trabajadores autónomos, permitiendo recuperar un 1,93% de lo perdido durante los peores años de la crisis económica. Granada cuenta ahora, al cierre del mes de enero, con 61.417 trabajadores por cuenta propia, un 1,9% más que en el mismo mes del año 2016, cuando la cifra total no superaba los 60.254 afiliados.

Se trata, de hecho, de la cifra de trabajadores autónomos más alta de desde que comenzó la crisis económica. La serie histórica de la Seguridad Social demuestra que la afiliación a este Régimen no registraba números tan elevados desde 2008, cuando Granada registraba 62.017 trabajadores autónomos al inicio del año. A partir de ese momento el colectivo comenzó a sufrir una 'sangría' que se frenó en el año 2014 y que ha permitido desde entonces ir recuperando el colectivo de autónomos. Entre enero de 2013 (cuando se alcanzó el mínimo de la crisis) y enero de 2018, Granada ha recuperado 6.236 trabajadores por cuenta propia.

El sector que más ha contribuido a este crecimiento ha sido la agricultura (1.811 nuevos autónomos), las actividades profesionales y científicas (1.085), el comercio (pese al descenso de los dos últimos ejercicios, en comparación con 2013 hay 858 autónomos más), las actividades sanitarias y sociales (424) y la construcción (367 trabajadores por cuenta propia más).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios