Las cuatro ermitas

  • Las ermitas dedicadas a la Virgen de las Nieves han descendido en altitud y crecido de tamaño desde su aparición, al beneficiado de Válor Martín de Mérida, y a su criado, Martín de Soto

Se cumple hoy 5 de agosto, festividad de la Virgen de las Nieves, el trescientos aniversario de la 'aparición' de la Virgen en Sierra Nevada cuando viajaban desde la Alpujarra a la capital. La leyenda cuenta que les sorprendió una gran tormenta y viendo peligrar sus vidas se encomendaron a la Virgen de las Nieves, protectora de montañeros y pastores, y en ese instante la tormenta cesó. Entre el sol y las nubes Martín de Mérida creyó 'que se le apareció la Virgen' y prometió construir una ermita en aquél lugar y promover su culto. Aquél paraje posteriormente sería denominado los Tajos de la Virgen por este motivo, al igual que los bellos lagunillos que hay un poco más abajo.

La ermita erigida para la advocación de 'la patrona de la Sierra' ha ido descendiendo sucesivamente desde el lugar del supuesto milagro, en el collado de la Carihuela, a iniciativa del propio beneficiado de Válor, hasta las inmediaciones de la serrana localidad de Dílar. Haremos un recorrido de la historia y situación actual de las ermitas construidas para la conmemoración de aquella aparición y su veneración y culto.

Ermita de la Carihuela. 3.191 metros de altitud

Han sido recientemente reconocidas las ruinas de esta primera ermita mandada construir en 1718 por Martín de Mérida, en honor a la Virgen de las Nieves, en el lugar en el que se les había aparecido un año antes, en agradecimiento por el milagro de su salvación. Dada la altitud, lejanía de lugares habitados y difícil acceso así como por el deterioro rápido que sufrió dada la dureza de las condiciones meteorológicas, la ermita tuvo escaso éxito. El lugar en el que han sido localizadas estas ruinas está cerca del Collado de la Carihuela, muy próximas a una construcción circular, que ha sido identificada como los restos del primer refugio montañero del que se tiene constancia, el promovido por Indalecio Ventura Sabater en 1891.

Ermita de las Fuentezuelas. 2.813 metros de altitud

En 1724 bajo la Laguna de las Yeguas, en el paraje conocido entonces como los Prados del Borreguil, ahora Prados de la Ermita, bajos los Tajos de la Virgen y, casualmente del Fraile de Capileira, se erigió una segunda ermita que se mantuvo 'en servicio' durante poco más de veinte años, quedando posteriormente al servicio, durante mucho tiempo, de los pastores. Los restos de esta construcción, situada entre las pistas de esquí de El Cartujo y del Fraile, son menos evidentes y están más deteriorados que los de la primera ermita.

El escaso éxito de esta segunda ermita se debía a que seguía estando aún muy alejada de la localidad de Dílar de la que dependía y de la necesidad de realizar todos los años actuaciones de restauración tras el invierno y a pesar de que se facilitó la asistencia de los agricultores con el cambio de la fecha de celebración de la romería del 5 al 15 de agosto.

Ermita del Picón del Savial o Ermita Vieja. 1.380 metros de altitud

Esta ermita estuvo 'operativa' durante más de 50 años. La proximidad al pueblo facilitó la concentración de romeros y, al parecer, también cierta relajación en el culto que obligó a las autoridades eclesiásticas a intervenir tras ciertos roces con la Hermandad. Se sabe de la imagen de esta ermita, una construcción tipo cortijo, por fotografías pero ha ido desplomándose y perdiéndose conforme ha ido creciendo la masa forestal resultado de las repoblaciones realizadas en esta zona en los años 50 del siglo pasado. En la actualidad apenas quedan unos restos, poco visibles, de las cimentaciones. En 1991 la Agencia de Medio Ambiente proyectó en sus inmediaciones un refugio de cazadores con un estilo 'castellano' y restauró la antigua alberca ahora adscrita al Plan Infoca.

Ermita Nueva. 945 metros de altitud

En 1796, a escasos 5 kilómetros de la anterior y apenas un kilómetro por encima del pueblo, se construyó definitivamente la ermita en honor a la Virgen. Encalada y con cubiertas de teja, su aspecto actual es fruto de una remodelación realizada en los años noventa que ha conducido a un aspecto más parecido a las construcciones marianas de Andalucía Occidental cuestión que se ha acentuado por el color albero en algunos elementos.

Sin embargo la imagen actual más popular que une a la Virgen de las Nieves con Sierra Nevada es la del monumento obra del escultor López Burgos, ubicado junto a la carretera que asciende desde los Peñones de San Francisco hacia el Veleta. Consiste en una imagen de la Patrona de la Sierra de tres metros de altura sobre un arco apuntado de nueve metros, que la sostiene, y que está realizado con lajas de pizarra. Se terminó de construir en 1968 y la última remodelación fue en el año 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios