desayuno sobre movilidad en 'la granada del siglo xxI'

¿Y cuando llegue el AVE?

  • El futuro pasa por definir las necesidades de la capital y la provincia antes de embarcarse en reclamar inversiones millonarias. El Metro debe ser el vertebrador en el Área Metropolitana y el transporte público y la sostenibilidad ambiental serán los ejes de las políticas futuras

Foto de familia de los participantes en el desayuno organizado por el Grupo Joly. Foto de familia de los participantes en el desayuno organizado por el Grupo Joly.

Foto de familia de los participantes en el desayuno organizado por el Grupo Joly. / María de la Cruz

Comentarios 1

Cuando algún día entren en funcionamiento el Metro y el AVE el complejo de inferioridad de Granada quedará superado en materia de infraestructuras, pero no se habrán acabado ni de lejos los problemas de movilidad de la provincia. Es la letra pequeña del futuro de la ciudad que se debatió en el encuentro informativo organizado por Grupo Joly -editor de este periódico- en el que, con la directora de Granada Hoy Magdalena Trillo como moderadora, participaron Mariela Fernández Bermejo, delegada de Fomento de la Junta de Andalucía; Valeriano Díaz Revilla, director de Alsa y presidente de la comisión de Transporte de Viajeros de la CEA y de la CGE; Marta Torres, directora del Aeropuerto Federico García Lorca Granada-Jaén; Francisco José González-Méndez, director del Puerto de Motril; Christian López Carbonne, presidente de la Comisión de Infraestructuras de la Cámara de Comercio; Jesús García, coordinador de Granada al Pedal; y Ramón Alcaraz, presidente de la Gremial del Taxi. "Hacer más carreteras para arreglar los problemas de movilidad es una política del siglo pasado", señaló Mariela Fernández-Bermejo para poner sobre la mesa un punto que logró el consenso de todos los participantes: la necesidad de potenciar el transporte público. La apuesta de la Junta para la próxima década es construir plataformas de uso exclusivo de autobuses para que los que utilicen su vehículo privado vean como circulan sin problemas mientras ellos ponen a prueba su paciencia en mitad de un atasco.

Especialmente elocuente se mostró Díaz Revilla, que 'bajó los humos' de infraestructuras como el AVE y señaló que Alsa mueve seis millones de viajeros al año. "¿Quién es más importante, el viajero que va a Lanjarón o el que va a Madrid?", se preguntó para defender a continuación que, a diferencia del AVE o el Metro, viajar en sus autobuses no cuesta un solo céntimo a las administraciones. "Es verdad que la Junta hace un gran esfuerzo para subvencionar el 50% del billete de los pensionistas", señaló para subrayar a continuación el papel "social" del autobús. En esta línea se posicionó el presidente de la Gremial del Taxi, que se preguntó si el Metro será sostenible y si no pasará como en la vecina Jaén, donde la infraestructura tiene un lugar de privilegio en el 'museo de los horrores' de los primeros años del siglo XXI junto a otros proyectos como el aeropuerto de Castellón. En este punto, la delegada de Fomento insistió en que el Metro será el eje vertebrador del transporte en el Área Metropolitana y que en el Plan de Transporte 2020-2017 que se presentará próximamente se recoge una apuesta por construir carriles exclusivos para el autobús para conectar además el Metro con el resto de localidades que se quedan fuera de esta infraestructura. También ampliará hasta 55 municipios el anillo metropolitano del Consorcio de Transportes, una medida que fue aplaudida por las partes afectadas. "El Metro es un enigma y es posible que pase como con el LAC", apostilló por su parte Alcaraz mencionando el sistema de transporte que impulsó la exconcejala de Movilidad Telesfora Ruiz (PP) y que fue objeto de las críticas de los participantes en el desayuno porque desde su entrada en funcionamiento bajó el número de usuarios del transporte público. "Es importante minimizar los transbordos, que acaban ahuyentando a los usuarios", apostilló Díaz Revilla.

En la visión integral del transporte que defendieron los participantes, Christian López desveló el contenido de diversos informes de la Cámara de Comercio en los que se pone de manifiesto que el desarrollo de las infraestructuras está directamente relacionado con la competitividad. En general, la logística que necesitan los productos para su exportación supone en la actualidad el 30% del precio final, mientras que con las infraestructuras adecuadas esta cantidad se podría reducir al 15%. "Seguimos reclamando las infraestructuras del siglo XX en pleno siglo XXI y vamos a convertimos en la periferia de la periferia", denunció el presidente de la Comisión de Infraestructuras de la Cámara, que defendió su postura con datos como que cada millón que se gasta en infraestructuras se convierte en 14 empleos estables o que el 50% de las inversiones retorna de forma directa a través de los impuestos. El contrapunto lo puso el director de Alsa, que defendió que "hay que ser más humildes en las grandes inversiones en infraestructuras y medir más la eficiencia en términos económicos y de necesidad real".

Pero, como señaló Jesús García, no se trata sólo de que se haga la inversión, los políticos tienen que "currar" después para que las infraestructuras, después de cortar la cinta inaugural, sean un motor para el desarrollo. Por eso se rebajaron las expectativas de que el AVE sea la tabla de salvación de la economía de la provincia, con datos como que sólo el 3% de las mercancía que se mueven en España lo hacen por tren. "El coste por tonelada es mucho mayor en tren que en camión", subrayó Díaz Revilla. "Pero también hay que tener en cuenta otras variables como el coste medioambiental", apostilló el presidente de Granada al Pedal.

También se trata de aprovechar las potencialidades que ya existen, caso del aeropuerto, que en los últimos tres años tiene un crecimiento acumulado del 18%, según avanzó su directora. O el Puerto de Motril, que tiene previsto superar en 2019 la barrera del millón de pasajeros, al tiempo que ha pasado de facturar 482 millones en 2005 a los 647 registrados en 2014, una cifra que se superará ampliamente este año. En ambos casos tienen claro cuál es su horizonte de crecimiento. El Puerto de Motril quiere consolidarse como la puerta de acceso al Norte de África y que, de una vez por todas, los granadinos sean conscientes de que tienen su puerto en Motril. González-Méndez explicó datos reveladores como que el 90% de los viajeros de Motril son de otras provincias como Jaén o Puerto Real, a la vez que se quejó del agravio comparativo con Málaga y Almería en relación a la conexión con Melilla, que desde aquí se ha hecho "a pelo" y con mejores resultados que en las provincias vecinas, que además han recibido un 'empujoncito' de 15 millones de euros cada dos años.

En el caso del aeropuerto, su expansión pasa por conectarse de forma prioritaria con el Norte de España, preferentemente Bilbao, además de apostar por inaugurar vuelos con el Levante y con Canarias, además de, en el plano internacional, enlazar con Francia y Alemania, un proyecto que debe cristalizar en los próximos meses. "Nuestra competencia no es Málaga, son los aeropuertos de otras ciudades como Marsella o Venecia", señaló Marta Torres, que anunció que AENA está trabajando para rebajar las tarifas a los operadores con el objetivo de aumentar la competitividad, una medida parecida a la que estudia poner en marcha el Puerto de Motril de cara a aumentar el tránsito de embarcaciones.

También aparecieron en la conversación otros epígrafes de la lista de agravios de la ciudad, como la entrada soterrada del AVE en Granada, la reconexión por Moreda, indispensable para el vertebramiento entre provincias y para no saturar la única vía de AVE con el transporte de mercancías, además de ejecutar la Variante de Loja para evitar que el tren tenga que circular por esta zona a 50 kilómetros por hora atravesando puentes del siglo XIX. También el Corredor del Mediterráneo, que se salta la provincia de Granada y que sería un elemento de intermodalidad "importantísimo" con el Puerto de Motril, según explicó Christian López. En el apartado ferroviario al menos se puso sobre la mesa una buena noticia, el by-pass en Almodóvar del Río que permitirá la conexión con Sevilla sin necesidad de pasar por Córdoba. "Pero no deja de ser un parche", apuntó el representante de la Cámara de Comercio.

Lejos de los grandes números y de las cifras millonarias de inversiones, el coordinador de Granada al Pedal mostró su pesar porque se sigue mirando la sostenibilidad como un jarrón chino. Reclama un cambio cultural para que las ciudades crezcan con los peatones y las bicicletas como prioridad. En este sentido resaltó que el convenio con Granada del Plan Andaluz de la Bicicleta ha tardado en firmarse porque el anterior alcalde "torpedeó constantemente" el proyecto porque sostenía que "las bicicletas son para el verano". Con todo, la apuesta de las instituciones sigue siendo "insuficiente" de cara a fomentar el transporte público. "La calidad del aire en Granada no es razonable porque llegamos a tener algunos meses los mismos niveles que otras ciudades industrializadas como Valencia o Madrid", denunció Jesús García, que abogó por medidas concretas como instalar un peaje para los vehículos diesel en el centro de la ciudad. García no perdió la ocasión de criticar lo que el juez Del Arco calificó como el "leviatán de hormigón": el Centro Comercial Nevada. En su opinión, es uno de los elementos que deshumanizan la ciudad, por lo que reclamó una vuelta a la cercanía del pequeño comercio. Como modelo a seguir, el presidente de la Comisión de Infraestructuras de la Cámara de Comercio puso a la calle Serrano de Madrid, donde anteriormente había cinco carriles para los coches y aceras de dos metros. En la actualidad la zona de los peatones es de siete metros y se han limitado a dos los carriles de circulación.

Y en pleno complejo de inferioridad respecto a la vecina Málaga, el director del Puerto de Motril nadó a contracorriente para señalar que la capital de la Costa del Sol "queda muy lejos de Granada en muchos aspectos". Después de tener que precisar que se refería a que estaba a la cola de Granada, señaló que el Puerto de Málaga ha perdido en los dos primeros meses del año un millón de euros y que los accesos al aeropuerto son muy deficitarios. "Hay que subrayar que la mayor inversión en carreteras en los últimos años se ha hecho en Granada, algo que se concretó con Magdalena Álvarez como ministra de Fomento", abundó González-Méndez, que puso un punto de inquietud al señalar los problemas últimos que se han detectado en la A-7, ya que el cierre de esta infraestructura provocaría la "asfixia" del Puerto de Motril.

El futuro de la movilidad pasa por la apuesta por el transporte público y por un modelo sostenible de desarrollo, además de que los políticos hagan un análisis riguroso de la situación y no se lancen a la fiebre de cortar cintas inaugurales sin un proyecto sólido y pensado detrás.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios