La plaga de conejos persiste: del AVE al campo de golf de Otura

  • Medio Ambiente ha autorizado la caza en la zona ya que se ha llegado a "niveles difíciles de compaginar con el uso de las instalaciones"

Hace unas semanas se conocía que los conejos estaban 'haciendo de las suyas' en las obras del AVE. Estos animales se habían convertido en los nuevos inquilinos de la infraestructura ferroviaria, donde habían comenzado a construir sus madrigueras y a reproducirse de forma eficiente. Mientras que esta situación se encontraba localizada sobre todo en el túnel de Quejígares -lugar donde se une la línea ferroviaria de Granada con la de Málaga- ahora se ha extendido a otros puntos de la provincia granadina como es el caso de Otura.

Una plaga de conejos de especie oryctolagus coniculus se ha convertido en un problema para el Santa Clara Golf Club de Otura, hasta el punto de llegar a "niveles difíciles de compaginar con el uso de las instalaciones". Así se recoge en el escrito presentado por la empresa ante la Delegación Territorial de Medio Ambiente para solicitar una autorización excepcional de caza de este animal.

Cada año, la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio incluye en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía una resolución por la que se permite adoptar medidas cinegéticas excepcionales por daños de animales silvestres en varios puntos de la geografía andaluza. Según explican fuentes del Seprona de la Guardia Civil de Granada, "esta resolución permite la caza de ciertos animales fuera de los periodos oficiales, si se prevé que puedan existir daños por una sobrepoblación de ciertas especies" .

Sin embargo, este año la provincia de Granada no había sido incluida dentro de la resolución referente al conejo silvestre, en la que sí que aparecen varios términos municipales de Cádiz, Córdoba, Jaén, Sevilla y Málaga.

Pese a ello, la situación se ha complicado en la provincia, en lugares como el campo de golf de Otura, donde según ha podido saber Granada Hoy, los usuarios comprobaron cómo estos animales habían provocado daños en las instalaciones. Ante ello, desde la gerencia del Santa Clara Golf Club de Otura confirmaron a este periódico que el problema "no llega a ser de momento tan grave", y que sobre él "se están adoptando las medidas oportunas con la consejería de Medio Ambiente, para paliarlo¡ o solucionarlo".

Para ello, la empresa remitió una petición a la Delegación de Medio Ambiente para obtener una autorización excepcional de control de este animal. Según consta en el escrito, "desde 2006 -año en el que la empresa desarrolla esta actividad deportiva- se viene produciendo un incremento constante y paulatino de la población de conejos, hasta llegar a unos niveles difíciles de compaginar con el uso de las instalaciones".

Desde Medio Ambiente se comprobó que "los daños son constantes e importantes". Por este motivo, se ha autorizado a la empresa por un año a controlar de forma excepcional el conejo dentro de los límites de sus instalaciones, "mediante métodos alternativos al uso de armas de fuego", con el condicionante de que el personal que se designe para ello deberá tener la licencia de caza. Pero habrá que esperar para saber si finalmente se consigue paliar esta situación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios