El proyecto para recuperar San Miguel destapa enganches y huertos ilegales

  • Los cultivos están prohibidos al ser un suelo protegido

  • El Ayuntamiento desea rescatar este espacio como zonas verdes

El último intento fallido de desalojo fue en 2013. El último intento fallido de desalojo fue  en 2013.

El último intento fallido de desalojo fue en 2013. / g. h.

Comentarios 1

Desde el último intento fallido de desalojo de las cuevas del Cerro de San Miguel sus moradores han vivido en relativa calma. Sin embargo, el Ayuntamiento de Granada continúa con su intención de recuperar este espacio okupado históricamente a pesar de los riesgos que conlleva. Para ello, el área de Urbanismo está elaborando un amplio informe para conocer en profundidad el estado de las cuevas mediante inspecciones así como del entorno protegido donde se encuentran. Los primeros resultados relatan cómo la zona ha sido tomada plenamente. Según explica el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, Miguel Ángel Fernández Madrid, los técnicos han localizado multitud de enganches de luz y agua en las cuevas pero también canalizaciones de darros en condiciones no siempre salubres y huertos. "Se están haciendo inspecciones porque han aparecido huertos urbanos que son irregulares puesto que deben contar con una autorización que es inviable puesto que se trata de un suelo no urbanizable al tratarse de una zona de especial protección arqueológica", detalló Fernández Madrid, quien también alertó sobre darros irregulares que no "van a ningún sitio" o que se dirigen hacia otra cueva que "termina por derrumbarse". "Habrá que ver si con labores de mediación se puede hacer algo", destacó en este sentido el edil, quien desde el primer momento ha defendido la puesta en marcha de un proyecto social en paralelo para ayudar a las familias que puedan estar pasando por problemas económicos.

Sobre el deseado futuro del espacio, Fernández Madrid destaca que simplemente se basa en el cumplimiento del PGOU. "El plan recoge que no es un suelo urbanizable por lo que la idea es convertir este espacio en una zona verde de uso y disfrute para todos los ciudadanos", explicó el concejal de Urbanismo. Esto implicaría, posiblemente, el tapado de las cuevas en peligro sobre todo las que presenten mayor riesgo de derrumbe.

El concejal espera que el informe esté listo en un mes. No obstante, el Ayuntamiento no iniciará ninguna actuación hasta contar con el visto bueno del resto de grupos municipales así como de los vecinos que han denunciado en numerosas ocasiones el estado de abandono de la zona enclavada en uno de los miradores más bellos de la ciudad.

Un informe anterior elaborado por los técnicos de Urbanismo en 2010 concluyó que en la zona hay medio centenar de cuevas propiedad de Emuvyssa que las compró en 1984 a través del Patronato de Santa Adela. De éstas, 48 no eran habitables porque presentaban riesgo de derrumbe parcial o total. Sin embargo, los moradores que residen en estas cuevas denunciaron años después que nunca había entrado ningún técnico a valorar las casas ni se ha producido desprendimientos que pongan en riesgo su vida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios