Casi tres de cada diez trabajadoras tienen un empleo a tiempo parcial

  • La tasa de parcialidad entre las mujeres triplica la de los trabajadores, que no llega ni siquiera al 10%

  • La crisis, y el consecuente empeoramiento de las condiciones laborales, ha elevado este porcentaje más de cinco puntos

Dibujo de Rosell Dibujo de Rosell

Dibujo de Rosell

El acceso de la mujer al mercado de trabajo y, sobre todo, su permanencia en él, no se realiza en términos de igualdad. Por mucho que se hable de corresponsabilidad, por mucho que este concepto haya dejado de sonar a lenguaje extraterrestre, lo cierto es que las mujeres siguen siendo -voluntaria o forzosamente- las que se dedican al cuidado de niños y mayores, las que reducen sus jornadas para compatibilizar trabajo profesional y trabajo doméstico. Pocos son los hombres que adoptan unas medidas de conciliación que, en muchos casos, ponen las bases del techo de cristal e interrumpen la trayectoria profesional de las miles de mujeres que se adhieren a ellas, reduciendo su sueldo de forma paralela a las horas de trabajo.

La parcialidad sigue siendo cosa de mujeres, por mucho que la crisis económica haya acelerado el proceso de deterioro de las condiciones laborales y haya multiplicado los contratos reducidos entre los hombres. Según los datos detallados de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados por el Instituto de Estadística de Andalucía, las mujeres soportan una tasa de trabajo a tiempo parcial del 26,9%. Es decir, que casi tres de cada diez trabajadoras (asalariadas o autónomas) tienen una jornada reducida. De las 145.200 granadinas que formaban parte del mercado laboral al cierre de 2017, 39.000 lo hacían a través de un contrato a tiempo parcial.

Esta cifra dista mucho, mucho, de la que soporta el colectivo masculino. Entre los hombres, la tasa de trabajo a tiempo parcial es del 9,4%, lo que significa que en el caso de las mujeres este indicador prácticamente triplica el que registran los hombres. En términos absolutos, en Granada hay 17.000 hombres con contratos a tiempo parcial, de los 181.600 que trabajan como asalariados o autónomos.

33,8%Temporalidad. Más de 41.000 trabajadoras por cuenta ajena tienen contratos con fecha de caducidad

La tasa de parcialidad se ha incrementado de forma significativa durante la crisis económica, y eso es aplicable tanto a hombres como a mujeres. En el caso de las trabajadoras, en el año 2009 la tasa de trabajo parcial era del 21,85%, cinco puntos por debajo de la actual.

El avance ha sido todavía mayor entre los hombres, que partían de una tasa de parcialidad de solo un 5,25% en el año 2009. Desde entonces, este número prácticamente se ha duplicado, registrando un crecimiento de algo más de cuatro puntos.

Donde salen 'ganando' las mujeres es en el terreno de la temporalidad. La tasa de trabajo con fecha de caducidad es menor para las trabajadoras que para los hombres, aunque la diferencia es mínima. En el caso de las mujeres, según los datos de la EPA, hay 41.400 granadinas asalariadas -aquí están excluidas las autónomas- que tienen un contrato temporal, lo que representa un 33,8% del total de mujeres contratadas (121.600).

El 83,7% de las granadinas trabajan como asalariadas, frente al 75% de los hombres

En el caso de los hombres, este porcentaje es ligeramente superior, del 34,4%, ya que hay 47.200 trabajadores con contratos temporales, frente al total de 137.400 granadinos que forman parte del mercado de trabajo provincial.

La Encuesta de Población Activa ofrece otro dato que refleja también la diferente relación que mantienen las mujeres con el mercado laboral: la tasa de salarización. Es decir, el porcentaje de mujeres trabajadoras que desempeñan sus labores para una empresa, frente a las que dirigen su propia compañía o son autónomas, es del 83,7%. Este porcentaje es ocho puntos superior al que registran los trabajadores, que tienen una tasa de salarización del 75,6%.

Los datos publicados por el Instituto de Estadística de Andalucía demuestran además que la tasa de salarización ha continuado creciendo durante los años de la crisis. En 2009, el porcentaje de asalariadas sobre el total de trabajadoras era del 81,1%, dos puntos por debajo del indicador actual.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios