Los vecinos del Albaicín piden más microbuses ante el 'colapso' de la línea

  • La masiva afluencia de turistas provoca largas colas en el transporte cada fin de semana

  • Exigen una mayor frecuencia

Turistas y vecinos guardan cola para subir al microbús en Plaza Nueva. Turistas y vecinos guardan cola para subir al microbús en Plaza Nueva.

Turistas y vecinos guardan cola para subir al microbús en Plaza Nueva. / carlos gil

Los efectos del éxito turístico de Granada ya se notan en la vida diaria de los vecinos. Sobre todo cuando cada fin de semana desean coger los microbuses que recorren el barrio del Albaicín para llegar a sus casas. Una actividad cotidiana que se ha convertido, en ocasiones, en una auténtica misión imposible. Así lo relata la presidenta de la asociación de vecinos del Bajo Albaicín, Lola Boloix, que recuerda cómo, recientemente, para el montaje de la Cruz del colectivo en el Carmen de la Victoria tuvieron que subir todos los materiales a pie por la empinada Cuesta del Chapiz. No hubo forma de coger el autobús ante la gran cantidad de personas que esperaban para subirse. "Las colas son impresionantes. Todos los días hay pero sobre todo ocurre los fines de semana", explica Boloix, que fue una de las personas que exigió la vuelta de los microbuses por la Carrera del Darro.

De hecho, una vez se ganó esta lucha los vecinos pensaron que mejoraría la movilidad en el barrio al menos levemente. Nada más lejos de la realidad. Todos los días se enfrentan a las colas de los microbuses pero también a la prohibición de acceder con sus vehículos por la carrera del Darro mientras que el tren turístico y los segways campan a sus anchas.

Los vecinos reclaman retomar el Observatorio de la Movilidad para buscar soluciones

Durante la etapa del PP se creó un Observatorio de la Movilidad específico para los vecinos del Albaicín. Se pretendía atajar los problemas que sufre el barrio. Sin embargo, con la llegada del PSOE a la Alcaldía la frecuencia de estas reuniones en general se ha ido alargando en el tiempo.

Se habló en aquel entonces, incluso, de instaurar una Carrera del Darro "inteligente" para abrir y cerrar el paso de determinados vehículos a ciertas horas. Sin embargo, sobre este proyecto tampoco hay demasiadas novedades.

La Carrera del Darro es problemática desde hace años. El anterior equipo de Gobierno intentó peatonalizar esta vía fundamental para los vecinos sin éxito. Lo hizo mediante la implantación de la Diabline, un pequeño vehículo que les permitiría recorrer los metros que discurren entre Plaza Nueva y el Paseo de los Tristes. Los vecinos se movilizaron insistentemente contra este medio de transporte, que fulminó los microbuses de esta vía. En 2014 el anterior equipo de Gobierno tuvo que rectificar y decidió buscar un transporte alternativo. Encontró el tren turístico, un transporte que en ningún momento fue una solución para la movilidad de los vecinos. Esto provocó que finalmente el PP rectificase y devolviera el paso del microbús con una condición: solo pasaría por la Carrera del Darro de lunes a viernes. También empezaron a entrar taxis y clientes de hoteles en sus vehículos. En diciembre, los autobuses empezaron a pasar también los fines de semana pero son insuficientes para la demanda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios