El velocímetro del tren laboratorio se 'dispara' a 200 kilómetros hora

  • Las pruebas del vagón se centran en comprobar los parámetros de seguridad y de confort en la línea de AVE Granada-Antequera

Las pruebas de la línea de alta velocidad entre Granada y Antequera cogen velocidad, concretamente 200 kilómetros por hora. El jueves finalizó la segunda serie de pruebas del tren auscultador, en la que se procedió al recorrido completo de la nueva línea, y el velocímetro se disparó en el tramo entre Antequera y Loja con un buen comportamiento de la línea "en general", según informó ayer Adif después de que el diputado granadino de Ciudadanos en el Congreso, Luis Salvador, exigiera al Gobierno máxima transparencia y un informe del estado actual de las pruebas de seguridad tras "los retrasos y graves engaños".

Las pruebas realizadas con un tren laboratorio BT02, un Talgo de la serie 355 adaptado, han consistido en una "auscultación dinámica y geométrica" de catenaria y vía, con el fin de comprobar parámetros que influyen en la seguridad de la circulación así como en el confort de los viajeros, de los que este vehículo ofrece una primera aproximación. De igual modo, en la catenaria se han medido los "parámetros geométricos de altura y excentricidad", así como los esfuerzos que se obtienen sobre el pantógrafo en contacto con la catenaria, con sensores colocados al efecto, cuando el tren adquiere velocidades altas. "Todos los resultados obtenidos deberán ser analizados para determinar la subsanación de puntos concretos que deberán ser de nuevo evaluados hasta obtener los parámetros idóneos para la explotación comercial", apunta Adif. La segunda operación del tren laboratorio en la linea del AVE llega después de los trabajos de validación que se llevaron a cabo tras el comienzo del periodo de pruebas el pasado 1 de diciembre.

A partir de ese momento se iniciaron los primeros reconocimientos tanto en vía como en enclavamientos y se sucedieron una serie de pruebas para validar la infraestructura. A finales de enero se realizaron las pruebas de carga con trenes específicos para generar el mayor peso posible y someter a la estructura a los máximos esfuerzos.

También el pasado mes de enero, toda la línea fue sometida a la auscultación geométrica de la vía mediante un vehículo auscultador dotado de sistema láser y "en estos momentos se está trabajando en los ajustes de todos los parámetros que definen la calidad de geometría de la vía, allí donde, a la vista de la auscultación, ha resultado indicado intervenir", precisan desde Adif, que recalcan que los ensayos con tren laboratorio "son fundamentales" por ser un tren comercial adaptado para valorar y examinar las condiciones de confort que percibirá el pasajero. Es el paso previo a las pruebas que realizará Renfe con trenes comerciales para comprobar el estado de la infraestructura. Una vez finalizadas se mandará la documentación a la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria para que dé el visto bueno a la inauguración definitiva de la línea del AVE.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios