Molinos y castaños

  • La etapa otoñal es una magnífica oportunidad para acercarnos hasta la localidad de Huéneja, la Puerta Oriental del Marquesado del Zenete, para recorrer el sendero de Los Molinos de Isfalada y disfrutar de un paseo por sus castaños centenarios

SENDERO LOS MOLINOS DE ISFALADA

Este sendero circular parte de las cercanías de la población de Huéneja, y nos acerca a un paisaje natural y cultural de indudable belleza. Se alternan a lo largo del camino zonas de cultivo con almendrales y olivares, junto con áreas forestales, que se completan con árboles de ribera e impresionantes castaños. El recorrido está salpicado de un importante patrimonio cultural y etnográfico con los viejos molinos y acequias de Isfalada como atractivo principal.

Recorrido

Se inicia el sendero en el Molino Bajo, aproximadamente a un kilómetro del puente sobre el río Isfalada por el que pasa la carretera hacia Huéneja. En la actualidad este antiguo molino harinero alberga un Museo Etnológico y Centro de Interpretación del Agua. A un kilómetro, aproximadamente, del inicio la pista se estrecha y comenzamos a atravesar zonas de cultivo de secano, (olivos y almendros principalmente). Los vecinos conocen esta pista como Camino de la Alpujarra que atravesará diferentes cruces, bien señalizados.

A medida que vamos ascendiendo podremos observar el río Isfalada a nuestros pies. Tras unos cuarenta minutos la pista se convierte en sendero y se adentra en un encinar en el que nos encontramos plantas propias de este ecosistema mediterráneo: retamas, romero, tomillo, mejorana... La senda cruza dos barrancos y recorre un bosque de pinos, pasando por una era, situada en un lugar elevado para aventar el cereal. Antes de empezar a descender debemos cruzar el río Isfalada o de Huéneja. El río permite la existencia de un hábitat completamente diferente a los colindantes, por las singulares condiciones ecológicas que se generan. Aparece una vegetación característica que se conoce como bosque de ribera o bosque en galería. También la fauna es diferente, pues está especializada en este peculiar ecosistema.

Al otro lado del río nos encontramos el restaurado Molino de Pedro, lugar en el que iniciamos el regreso, ahora por la margen izquierda del barranco y en dirección norte, encaminándonos de vuelta a Huéneja. La bajada la continuamos por una cómoda pista forestal desde la que podemos apreciar vistas al valle y al pueblo de Huéneja y también la vertiente sur del vecino parque natural de la Sierra de Baza. El río corre abajo a nuestra derecha por un bosque frondoso. Entre encinas, rascaviejas, aulagas, almendros, olivos y otros cultivos descenderemos de nuevo hasta una acequia.

Cerca del Cortijodenominadodel Bailaor, podemos desviarnos del camino unos metros para visitar la Pantaneta de Isfalada, destinada al riego de los campos. La ruta termina en el área recreativa del parque natural de Sierra Nevada conocida como "El Castañar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios