Proyecto europeo de taxistas rurales para hacer frente a la despoblación

  • La Junta participa en un programa de movilidad comunitario que facilitará el transporte a demanda

La despoblación es la gran lacra de los territorios. Y, sin duda, la dificultad para realizar los desplazamientos por parte de los habitantes es una de las causas que invitan a abandonar los pueblos. Consciente de esta realidad, la Junta de Andalucía ha puesto en práctica las primeras experiencias para garantizar los desplazamientos con un servicio de taxi a demanda en zonas rurales, dentro de la actividades del programa europeo Interreg TRAM. Se trata de un programa en el que participa la Consejería de Fomento y Vivienda a través de la Agencia de Obra Pública, que analiza diferentes prácticas de transporte público a la demanda en Europa, con el fin de estudiar su posible transferencia e implantación en el territorio andaluz.

De esta forma, según explica la Junta en un comunicado, técnicos expertos en movilidad sostenible de la Junta han visitado la región italiana de Las Marcas, donde se ha llevado a cabo una buena práctica de transporte a la demanda con el fin de dar respuesta a las necesidades surgidas a raíz del terremoto de 2016 en la ciudad de Camerino.

La iniciativa facilitará la conexión entre Cáñar y Órgiva o Gualchos y Motril

En la visita de estudio a Italia han estado presentes tanto técnicos de la Agencia de Obra Pública como de la Agencia Andaluza de la Energía, que participa también en el proyecto TRAM "Nuevos Planes de Acción para una Movilidad Urbana Sostenible", diseñado para fortalecer las políticas urbanas y regionales en aspectos como la movilidad y el transporte público.

Este proyecto trata de hacer valer el interés general que debe presidir siempre el servicio del transporte público. En esa dirección se sitúa el programa andaluz de transporte público a la demanda puesto en marcha por la Consejería de Fomento y Vivienda, que garantiza la igualdad de las personas y los territorios en su movilidad, especialmente a la hora de facilitar el acceso a los servicios públicos fundamentales que están alejados de sus municipios.

Este programa de la Junta para garantizar el transporte en las zonas rurales parte de un diagnóstico y plantea un total de dieciocho rutas que van creciendo según las necesidades y el interés social. De esta forma, en cada una de las provincias se han detectado necesidades especiales, atendiendo a comarcas como las de las tres áreas de difícil conexión de Cañar-Órgiva, Gualchos-Motril y Vallamena-Dúrcal en Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios