Una subida por todos los 'morros'

  • Los picos conocidos como Morrones dominan todo el paisaje desde el Altiplano del Zenete

  • Separan las dos vertientes a lo largo del extremo occidental de la Sierra

El paisaje de Sierra Nevada que se divisa desde la comarca del Marquesado del Zenete está dominado por una línea de cumbres que nace en los últimos tresmiles orientales, Cerro Pelado y el Picón de Jérez, y se prolonga a lo largo de unos 40 kilómetros adentrándose en las cumbres del sector almeriense, más allá del Puerto de la Ragua. Esta imponente 'pantalla' tiene más de mil metros de desnivel entre el altiplano hasta las cumbres, y da nombre a la comarca (Zenete viene del árabe Sened que significa ladera, falda o subida al monte). Está coronada por una serie de cimas denominadas localmente Morrones, probablemente por sus característicos relieves romos y alomados.

Para coronar esta línea de cumbres proponemos un itinerario circular con salida y llegada en el Puerto de la Ragua, punto de conexión histórico entre las comarcas de la Costa y de la Alpujarra, en la vertiente sur de Sierra Nevada, con el interior de la provincia a través del Marquesado del Zenete, en la vertiente norte.

Descripción del recorrido

Iniciamos nuestro itinerario en los aparcamientos situados en el Puerto de la Ragua, junto al albergue-refugio. Cruzamos la carretera en dirección Oeste y circulamos por la pista forestal que va a Laroles, pero sólo unos metros, para dejarla a la izquierda junto a un tendido eléctrico. Al lado de una caseta ascendemos con la misma orientación por un carril que transcurre por el amplio cortafuegos hasta llegar al pinar. En este punto, a unos 600 metros de la carretera, dejamos la pista en la curva para ascender por la vereda que va entre el pinar junto al Barranco de Majá Caco, que tendremos siempre a la izquierda. A lo largo de 1 km subimos por el pinar bordeando el barranquillo donde vemos áreas de borreguil junto al arroyo y en las rocas restos de un aprisco ganadero. Dejamos atrás el límite del pinar, continuando el sendero por el piornal, para comenzar a ver, conforme subimos, una espectacular vista del Marquesado del Zenete y de las cumbres de la Sierra. Llegamos al primero de nuestros Morrones, el Morrón de la Cabañuela (2.232 metros de altitud), con su cumbre redondeada y casi plana que puede pasar desapercibida.

Seguimos avanzando por el pequeño carril que atraviesa el collado de la Cabañuela, hasta llegar después de una pendiente al Morrón del Hornillo (2.375 m). Aquí en este morrón 'muere' el carril por el que hemos llegado. Ahora continuaremos recorriendo toda la cuerda de estas lomas para llegar al collado del Hornillo y después bajaremos unos metros. Tomaremos con calma una fuerte pendiente, ya sin vereda definida, hasta alcanzar el Morrón Sanjuanero (2.610 m).

Si miramos hacia atrás contemplaremos una bella estampa del Chullo, que une las provincias de Granada y Almería (máxima elevación esta provincia); al frente tendremos a la vista nuestro próximo objetivo: el Morrón del Mediodía o Morrón de Aldeire (2.755 m). La cresta que une estos dos morrones se denomina la Cuerda de Fuente Fría y está salpicada de bloques de roca y pizarras.

Desde la cima de este morrón podemos contemplar una amplia panorámica que abarca, en la lejanía, a Sierra Arana, la Sierra de Castril y la Sierra de la Sagra y, más cerca las Sierra de Baza y los Filabres. También podemos ver a levante el Chullo, y junto a la costa la Sierra de Gádor y detrás de ésta, en lontananza ya, las inmediaciones del Cabo de Gata. En los días claros y nítidos podemos contemplar perfectamente una amplia visión del Mar Mediterráneo. A Poniente gozaremos de una impresionante, y menos conocida, perspectiva de la Alcazaba y el Mulhacén, conocidos como "los colosos" o la reina y el rey.

Continuamos nuestro itinerario con una nueva bajada por el Collado del Lobo, (2.245 m) que separa el Morrón del Mediodía con el Alto de San Juan. Este lugar es aún utilizado, para pasar de la comarca del Marquesado a la de la Alpujarra.

Emprendemos nuestro camino de regreso que realizaremos por el sendero de gran recorrido GR-240 o Sulayr, que está perfectamente balizado y señalizado y es mucho más cómodo que el trayecto que hemos realizado por las cumbres. El tramo que tomamos, el número 16, une el refugio de Postero Alto, bajo el Picón de Jérez, (el tresmil más oriental de la Sierra), con el Cortijo de Las Chorreras (1.940 m). Desde aquí continuaremos por el tramo 15 que pasa por el Puerto de la Ragua y que termina en El Toril, bajo el Pico del Chullo. En esta parte de nuestro recorrido tendremos siempre a nuestra izquierda la enorme masa forestal de pinar, cuya repoblación se realizó entre las décadas 40-70 del siglo pasado. En nuestro camino atravesaremos varios barrancos, con sus borreguiles alrededor, y encontraremos diferentes construcciones dedicadas a la ganadería trasterminante.

Aprovechamos aquí para echar una vista a todo el Altiplano y observaremos especialmente las localidades de Aldeire y La Calahorra, con su, desde aquí, diminuto castillo, aunque lo que más domina el paisaje son otras 'obras humanas', las Minas de Alquife y las centrales termosolares.

Una vez que alcancemos el refugio de pastores de Las Chorreras, (construido inicialmente como refugio para los trabajadores de las repoblaciones forestales), situado en un prado bajo los tajos del Morrón del Mediodía, llanearemos por la Meseta de los Tejos, bajo la cumbre de otros Morrones por los que hemos pasado, cruzaremos el Barranco de los Pasillos, atravesaremos un piornal con abundantes arbustos espinosos, ascendemos por un sendero paralelo al cortafuegos y luego ya retomaremos la pista que nos conduce hasta el Puerto de la Ragua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios