Andalucía

Jóvenes marroquíes, otra inmigración

  • La Junta también espera que Exteriores logre un acuerdo con Marruecos

Comentarios 1

Siete de cada diez menores extranjeros que están acogidos en los centros de la Junta de Andalucía son marroquíes, y en su mayor parte procedentes de las regiones del norte del país vecino. En las últimas semanas han llegado pateras que sólo transportaban a menores marroquíes, y en las redes se pueden ver vídeos de jóvenes saliendo desde puntos cercanos a Tánger y Alhucemas. En su mayor parte son chavales que tienen entre 14 y 18 años. Se trata de una inmigración muy diferente a la de los subsaharianos que empleaban la ruta de Libia o la de Marruecos, a través de Mauritania y Argelia. Por eso, lo que en estos días se ha trasladado desde el Gobierno andaluz al central es que se ponga en marcha un acuerdo existente con Marruecos para la devolución de menores a sus familias.

El acuerdo con el país vecino se firmó en Rabat el 6 de marzo de 2007, y por parte española la rubricó el ministro socialista Jesús Caldera.

El vicepresidente de la Junta, Manuel Jiménez Barrios, ha sido el encargado de hablar en las últimas horas con Carmen Calvo, en Moncloa, y con la ministra Carmen Montón. Jiménez Barrios fue el miembro del Gobierno de Susana Díaz que criticó que Madrid diese permiso para acoger más inmigrantes traídos por el Aquarius a Algeciras, pero no destinase más fondos para atender a los menores.

La actitud del Gobierno central ha cambiado, aunque también es cierto que no disponía de más fondos para atender las necesidades de las comunidades y que la mayor parte de éstas no atendieron al requerimiento para el reparto. La capacidad de Andalucía se estima en 3.000 menores, pero se ha llegado a sobrepasar los 4.000. El acuerdo con el Gobierno central permitirá repartir a unos 1.000 chavales por el resto de las comunidades, aliviar los centros andaluces y dotar a la Consejería de Igualdad con algo más de 27 millones de euros.Pero la solución definitiva, al menos para el caso de los menores marroquíes no es ésa, sino el acuerdo con Rabat para su repatriación. Muchos de los llegados están identificados, así como sus familias, por lo que la devolución puede ser posible con todas las garantías. No es la primera vez que se hace. El Ministerio de Exteriores ya está trabajando en ello. Así, no sólo se descongestionarían los centros, sino que se enviaría un mensaje a muchos jóvenes del Rif que quieren seguir los pasos de otros compañeros.

Marruecos logró controlar su emigración en la primera década del siglo, pero el final de la crisis económica en España y las revueltas en la zona del Rif han provocado el repunte de los últimos meses. Durante años las pateras llegaban con migrantes subsaharianos, no marroquíes, pero la política en el país vecino se ha complicado, sobre todo en el norte y algunas zonas mineras muy deterioradas socialmente.

Andalucía no se ha portado mal ni con estos migrantes vecinos ni con su jóvenes. La Junta de Andalucía tiene abiertos 15 centros de menores en la región de Tánger-Tetuán, que se construyeron en los tiempos del presidente Manuel Chaves para evitar, precisamente, estos brotes de inmigración ilegal entre menores. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios