Huelva | Infraestructuras

La construcción del aeropuerto podrá empezar dentro de 2 años

  • La tramitación ministerial se reactivará en las próximas semanas y el proyecto final se podrá redactar en seis meses

  • Inversores turísticos y logísticos se incorporarán a la sociedad

Recreación del interior de la terminal, en la zona de embarque, para el aeropuerto Cristóbal Colón. Recreación del interior de la terminal, en la zona de embarque, para el aeropuerto Cristóbal Colón.

Recreación del interior de la terminal, en la zona de embarque, para el aeropuerto Cristóbal Colón. / Estudio Lyncis Design

Nunca antes ha estado tan cerca Huelva de tener aeropuerto propio. Como tampoco hay otra gran obra de infraestructura que tenga opciones de ejecutarse antes en la provincia que ésta. La iniciativa privada es el elemento diferenciador. Se trata de un proyecto empresarial, impulsado por el potencial onubense para atraer nuevas inversiones, en las que el aeropuerto se ha convertido en eje vertebrador. La salida de la Diputación del accionariado ha despejado el camino burocrático y ahora puede ser por fin una realidad en sólo cinco años, con vuelos en 2024, si el escenario es el óptimo.

“Los vientos son favorables. Éste es el momento”, repite Alfredo González, totalmente convencido de que ya se han superado las dificultades principales. El conocido empresario hotelero onubense es el presidente de la sociedad Aeropuerto Cristóbal Colón SA, como máximo accionista a través de la empresa Huelva Desarrollo y Progreso. Suyo es ahora el 97,6% del capital, con la adquisición, en opción preferente, de las acciones que estaban en manos de la Diputación; el 2,4% restante sigue en propiedad de la Cámara de Comercio. Ya tenía el control mayoritario y ahora lo aumenta con el paso dado la semana pasada por la institución provincial, que despeja la tramitación en Madrid, en el Ministerio de Fomento.

Dice González que es momento de agradecer a la Diputación el trámite dado, aunque siga vigilante del proceso, que deben corresponder con “un mayor compromiso y responsabilidad para poder estar a la altura de la confianza depositada”.

Salvado el escollo de la remisión del proyecto a Bruselas por la participación pública, también las críticas por esa presencia de la Diputación, pese a su compromiso de no invertir más, el horizonte se aclara como nunca y permitirá nuevos avances en la tramitación.

En sólo unas semanas se remitirá a Fomento la actualización del Plan Director, incorporando las últimas indicaciones realizadas desde Aviación Civil, así como la revisión anual del Informe de Sostenibilidad Ambiental (ISA) y las escrituras que formalizan la salida de Diputación del accionariado.

La Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) y el Ministerio de Defensa recibirán también documentación del plan, para certificar la compatibilidad de la nueva infraestructura con las ya existentes y la posibilidad de compaginar el espacio aéreo con las prácticas militares en Huelva.

El siguiente paso podría llegar dentro de unos cuatro meses, con la salida a exposición pública tanto del Plan Director como del ISA, con un plazo abierto para la presentación de alegaciones.

Las previsiones no contemplan otra opción que salir adelante, dada la fortaleza del plan y el celo puesto para cumplir todos los requisitos técnicos y ambientales. En ese caso se podría encargar formalmente la redacción del proyecto, que se realizará con medios propios, a través del estudio de arquitectura Lyncis Design, del Grupo Lyncis, propiedad también de Alfredo González. Esto agilizaría la ejecución y podría llevar también a presentarlo de nuevo, antes de un año, en unos diez meses, ante los ministerios de Fomento y Medio Ambiente para pasar otra vez por exposición pública.

La confianza ahora es que todos los pasos a dar sean superados de forma satisfactoria, sin más dilación que la propia de las tramitaciones administrativas. Sería así como se estaría en disposición de comenzar con el proceso de expropiación de terrenos, para que los primeros movimientos de tierra pudieran comenzar en 2021.

Alfredo González asegura que la movilización del 15-M por las infraestructuras sopla también a favor de este proyecto. “El déficit de infraestructuras de Huelva está más que demostrado; qué mejor que ésta, que no necesita de la aportación pública”.

“Es la más sencilla de conseguir”, insiste en su planteamiento. “Es la única que no necesita de inversión pública y la que puede ser real antes que cualquier otra”. Si hablamos de AVE, apunta, siendo realistas, en las condiciones más óptimas, “no llegaría antes de diez años”. Para el desdoble de la N-435, los plazos, asegura, podrían ampliarse hasta los 15 años. En el caso del aeropuerto, el objetivo alcanzable es 2024, “y si fuese posible, sería una realidad antes”.

El ritmo correcto

El optimismo mostrado ahora viene de la superación de los escollos administrativos que han frenado más de lo esperado la tramitación en Madrid. Reconoce González que “ha fallado el ritmo”, el mismo que ahora “hemos conseguido”. La viabilidad, en todos los sentidos, está fuera de dudas. Explica que los técnicos están convencidos de la validez de la propuesta para Huelva, la primera de carácter totalmente privado que se pondrá en marcha en España.

Todo es favorable. Hasta la llegada de nuevos inversores, para lo que se ha avanzado mucho con empresas líderes en el turismo y la logística, muy interesadas en las capacidades de la provincia de Huelva y en el empujón definitivo que supondría el aeropuerto. Todo pasa por que éste sea una realidad para tener un efecto llamada a la inversión asegurado.

El máximo accionista, en cualquier caso, hace gestiones paralelas para una capitalización propia que le proporcione fortaleza financiera para afrontar los próximos pasos. “Confiamos tanto en que va a salir adelante, que vamos a invertir mucho más”, apunta. El despegue parece ya asegurado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios