Cultura

La niña de los cupones y Danza Mobile rompen todas las barreras

  • El flamenco integrado llega a la Bienal con los espectáculos '30 decibelios' y 'Descompasaos'

Pitá es una mujer de 28 años con cuerpo de niña que decide emprender un duro viaje para buscar su identidad. A través de la danza contemporánea con aires flamencos, llega a un mundo mágico, un mundo de buscadores que le demuestran que hay una vida más alegre que la que tiene ahora. Este cuento, no del todo imaginario, se hará realidad esta tarde sobre las tablas del Teatro Alameda gracias a la compañía Danza Mobile, que desde hace cinco años se pasea por todo el mundo subiendo a los escenarios jóvenes disminuidos psíquicos.

Descompasaos o la historia de Pitá es la aportación de este grupo a la Bienal, y aunque normalmente se dedican a la danza contemporánea, han introducido piezas puramente flamencas gracias a la colaboración del coreógrafo y bailarín José Núñez. "Es la experiencia de la que más orgulloso me siento de toda mi vida -comenta-, son todos unos artistas, la verdad es que más arte no se puede tener".

Después de Danza Mobile, en un espectáculo totalmente diferente, actuará Mari Ángeles Narváez, La niña de los cupones, que en 30 decibelios cantará y bailará en lenguaje de signos. "Yo hablo bailando flamenco -asegura-, zapateando y acompañándome del lenguaje de signos". Su escaso nivel de audición no le han impedido acabar la carrera de danza ni dedicarse al flamenco. "La tenacidad humana está relacionada con el arte de más hondura", asegura. Le acompañarán Javier Leal a la la guitarra, Ismael Fernándel e Ismael El Bola al cante, David El Gamba a las palmas y Paki del Río al baile. La niña de los cupones anuncia sorpresas: la primera de ellas será su traje serigrafiado con cupones de la ONCE.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios