Corpus de Granada 2019 | Desfile de la Tarasca 'La Tarasca de tronos', de la ficción televisiva a la realidad

  • La Tarasca de este año se inspira en el personaje de la serie Juego de Tronos que tantos seguidores ha cosechado y en Sierra Nevada

La Tarasca de tronos, de la ficción televisiva a la realidad La Tarasca de tronos, de la ficción televisiva a la realidad

La Tarasca de tronos, de la ficción televisiva a la realidad / Álex Cámara (Granada)

Todo empezó como una broma, como una chanza de la que no hay constancia de un origen cierto. A falta de que alguien se lo atribuya, un medio de comunicación y una periodista impulsaron la idea, sólo ha hecho falta una diseñadora para darle forma. La Pública de Granada (el maniquí es la tarasquilla y el draco o dragón es La Tarasca, pero se la conoce en general como La Tarasca) se convirtió realmente en Daenerys Targaryen, Khaleesi, uno de los personajes principales de la aclamada serie de televisión Juego de Tronos que ha conseguido tantos seguidores y fieles.

La diseñadora almeriense Laura Garre relataba momentos antes de descubrirse el secreto (Granada esconde muchos pero este es quizá el más popular, y se renueva cada año) que en La Tarasca de este año también está presente "la majestuosidad de Sierra Nevada sobre la Alhambra". Y, en efecto, cuando la 'Khaleesi granadina' salía por la puerta del Ayuntamiento en la Plaza del Carmen irradiaba luz blanca, porque además, el sol se encontraba en una posición idónea para realzar el color del vestido.

La luz blanca es la más pura, según la mezcla aditiva de color es la fusión de los colores primarios rojo, azul y verde. Ayer la Tarasca lucía impoluta y blanca, como quería la diseñadora, que así lo dijo antes de que saliera en procesión por las calles de la ciudad: "la falda de capa en blanco busca reflejar en una Tarasca impoluta2. Además, el vestido tenía sobre la cintura y buena parte del pecho unos detalles de color que se asemejaban a las formas geométricas que forman los copos de nieve y que están inspirados en la azulejería nazarí.

Cabezudos durante el recorrido Cabezudos durante el recorrido

Cabezudos durante el recorrido / Carlos Gil (Granada)

"Siempre es emocionante ver como tus diseños pasan del papel a cobrar vida propia, pero esta vez la emoción ha sido más intensa al pasear por las calles de Granada, ciudad en la que no he nacido pero siento en el corazón", dice Laura Garre a este periódico. Aunque la tradición no sería lo que es si no hubiera voces disidentes que critican lo que lleva puesto La Tarasca, sobre lo cual Garre ya señalaba que habría opiniones para todo.

De esa manera ha sido. Opiniones hubo durante el desfile muy diversas, lo que define lo heterogéneos que pueden ser los gustos en la ciudad. Se escuchaban comentarios como: "parece una novia", "es muy blanca, le falta un poco de color, más morenita", "regu, regu", "a mí me ha gustado más que la de otros años", "ni mal, ni bien, pero esperaba algo que fuera más moderno". Gestos de aprobación y de negación,  de todo hubo durante el desfile que salía con su cortejo habitual desde la Plaza del Carmen a las doce y recorría las calles más céntricas de la ciudad para un par de horas más tarde volver a su punto de partida.

Por otro lado, el peinado, a cargo de Vanesa Rodríguez, parte de unas trenzas de tres cabos en relieve con raya en el medio, que, por la parte de atrás de la cabeza de la Tarasca, han sido unidas entre sí finalizando en una trenza de dos cabos. Inés Sánchez Calderón, esteticista, que se ha encargado del maquillaje ha dicho que también era su "propósito" de toda la vida maquillar a la Tarasca, cuya historia ha animado a conocer a los granadinos, como parte de su cultura y su arte.

Niños durante el recorrido Niños durante el recorrido

Niños durante el recorrido / Carlos Gil (Granada)

Pero La Tarasca no sólo es el vestido y su apariencia y las críticas a las que está expuesta. Es una de la jornadas más alegres de la Feria del Corpus Christi en la que cientos de niños juntos a sus padres y abuelos se apelotonan y apoderan de las calles del recorrido. Los más jóvenes son los que más disfrutan esta tradición, muchos contemplan ojipláticos a los gigantes, otros juegan con los cabezudos que dan "vejigazos", otros bailan al son de las charangas que amenizan la mañana.

Por su parte, el recién nombrado alcalde de Granada, Luís Salvador, que acompañó a las jóvenes creadoras de La Tarasca, les entregó unas placas de reconocimiento y además, destacó la pasión que le habían puesto a la maniquí. El primer edil de la ciudad elogió el trabajo de las tres profesionales que dieron un soplo nuevo a La Tarasca y animó a los granadinos a disfrutar de la Feria del Corpus Christi.

Dentro de la tradición, además de la procesión de la Tarasca, es obligatorio ir después a "tarasquear", es decir, juntar familia y amigos y tomar algo al medio día por los bares del centro de la ciudad. Buena cuenta de ello daban los bares de Calle Navas y su entorno pues estaban repletos. "Vamos a calles Molinos y nos echamos un cervecilla por ahí", decían un grupo de jóvenes.

Quizá George R. R. Martín no pensaba que sus novelas fueran a tener tanto éxito para convertirse en una de las series de televisión que más seguidores acérrimos ha generado en estos útlimos años, pocos son los que aún se resisten a no ver Juego de Tronos, pero lo que seguro nunca se imaginó es que uno de sus personajes se mezclara con una de las tradiciones que más alegra las calles de la ciudad durante la Feria del Corpus Christi.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios