Costa

Motril le declara la guerra al botellón con multas de hasta 24.000 euros

  • El Ayuntamiento publica un bando en el que se recuerda la prohibición de consumir alcohol en la calle

  • La localidad inicia este miércoles sus Fiestas Patronales en honor a la Virgen de la Cabeza

Agentes de la Policía Local de Motril patrullan por Playa Poniente para evitar el botellón. Agentes de la Policía Local de Motril patrullan por Playa Poniente para evitar el botellón.

Agentes de la Policía Local de Motril patrullan por Playa Poniente para evitar el botellón. / ayuntamiento de motril

Hacer botellón en la calle puede costar la friolera cantidad de 24.000 euros en Motril. El Ayuntamiento le ha declarado la guerra al botellón y ha publicado un bando en el que se recuerda expresamente la prohibición de consumir alcohol en la vía pública en forma de botellón, coincidiendo con las Fiestas Patronales de la ciudad, y en el que se advierte sobre la intervención de las fuerzas de seguridad ciudadana en caso de incumplimiento. Las sanciones pueden ir desde el apercibimiento hasta multa de 600 euros, en el caso de las infracciones leves, y multas de entre 301 euros hasta 24.000 euros si en cambio se considera como una infracción grave.

Con esta medida, que está vigente desde abril de 2017 y con la cual Motril pretendía dejar de ser una "ciudad botellón", se incide en que la permanencia y concentración de jóvenes para el consumo de bebidas alcohólicas no puede convertirse en una oferta lúdica, cultural y de ocio para los jóvenes y visitantes del municipio.

El bando hace saber que no existen en el término municipal zonas habilitadas para la concentración y permanencia para el consumo de bebidas -los conocidos como botellódromos- a las que hacía referencia la Ley 7/2006 de 24 de octubre, de potestades administrativas en materia de determinadas actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios de Andalucía.

De acuerdo con la citada Ley de la Comunidad Autónoma, se consideran infracciones leves la permanencia y concentración de personas que se encuentren consumiendo bebidas o realizando otras actividades que pongan en peligro la pacífica convivencia ciudadana y en zonas contiguas a un centro sanitario o en sus aledaños.

Son infracciones graves a efectos de la Ley, la entrega o dispensación por parte de los establecimientos comerciales de bebidas alcohólicas fuera del horario establecido normativamente para la venta, aun cuando la transacción económica o el abono del importe de las bebidas adquiridas se hubiera efectuado dentro del horario permitido. También, la venta por parte de los establecimientos de hostelería o de esparcimiento de bebidas alcohólicas para su consumo fuera del establecimiento y de las zonas anexas a los mismos debidamente autorizadas.

El bando advierte de que las sanciones en caso de incumplir la norma pueden ir desde el apercibimiento hasta multa de 600 euros, en el caso de las infracciones leves, y multas de entre 301 euros hasta 24.000 euros, en el caso de las infracciones graves. Se consideran infracciones leves el consumo de bebidas alcohólicas, igualmente y sin perjuicio de las multas previstas, podrían imponerse otras sanciones accesorias como la incautación de los instrumentos y efectos utilizados para la comisión de las infracciones o la suspensión de las licencias de apertura y autorizaciones municipales por un período de dos años y un día a cinco años para infracciones muy graves y de hasta dos años para infracciones graves.

El Ayuntamiento de Motril le declaró la guerra al botellón el abril de 2017 con la publicación de un Bando, firmado por la entonces alcaldesa del PSOE, Flor Almón, en el que se prohibía beber en la calle y en el espacio habilitado hasta entonces para ello junto a la Piscina Municipal, para terminar de esta manera con la concentración de jóvenes consumiendo bebidas alcohólicas.

En agosto del año pasado, el Ayuntamiento fue un paso más allá y reforzó las medidas necesarias para prohibir y evitar el botellón en la playa, y en general en la vía pública.

La alcaldesa de Motril, Luisa García Chamorro (PP), ha señalado que el bando incide en que la permanencia y concentración de jóvenes para el consumo de bebidas alcohólicas "no puede convertirse en una oferta lúdica, cultural y de ocio para nuestros jóvenes y para todos los visitantes que nos acompañan en nuestra ciudad".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios