Lotería de Navidad

La alegría de un barrio de Motril por un segundo premio de la Lotería de Navidad

La alegría de un barrio de Motril por un segundo premio de la Lotería de Navidad / Alba Feixas (Motril)

Alegría y euforia en el establecimiento de prensa Cañadú de Motril tras conocerse la noticia de que han vendido un décimo del número 58.303, agraciado con el segundo premio del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, 125.000 euros el décimo. "Han sido los propios medios de comunicación los que nos han avisado de que habíamos vendido un número, no nos ha dado casi ni tiempo de verlo cuando ya nos estaban llamando", explica Roberto Campoy, empleado de este concurrido establecimiento de Motril. 

"¿Es verdad que habéis dado un segundo premio?", pregunta una vecina del barrio que no duda en acercarse corriendo al conocer la noticia. "¿No será el que jugamos en el barrio, no?", añade nerviosa. "El nuestro es el 01703, así que algo nos llevaremos, pero el premio gordo ha sido otro", explica Roberto. 

Aunque el 01703 no es el agraciado, muchos vecinos no dudan en felicitar al dueño del local y señalar que aunque sean 100 euros, algo ha tocado en el barrio. Es un número que juegan desde hace años desde que Paco, el fundador del negocio, se trajo un año desde Barcelona.

El vaivén de vecinos que se acercan hasta el establecimiento de la calle Depósito es constante, todos quieren felicitar a Roberto y Javier Quero, el dueño, por repartir algo de la suerte de la Navidad aunque ellos no hayan sido los agraciados. "Si le ha tocado a alguien el barrio, nos ha tocado a todos, y la alegría es contagiosa", explica una de las vecinas que prefiere no identificarse. 

"No sabemos aún a quién le ha tocado, pero generalmente, lo que repartimos le suele tocar a gente del barrio, aunque es verdad que en verano notamos bastante cuando viene la gente de vacaciones, así que lo mismo el agraciado o agraciada no es de aquí", explica Javier Quero, aunque entre risas asegura que quiere sonarle que el número se lo ha vendido a alguien del barrio. 

"Ha venido bastante gente para saber si es el número que todos los años jugamos, porque tiene la misma terminación, es una pena que no sea ese porque lo lleva casi todo el barrio, pero bueno, una pedrea tampoco está mal, y sabemos que alguien estará muy contento". 

Javier es la segunda generación al frente del local, conocido popularmente en Motril como 'Los Futbolines', ya que multitud de generaciones de motrileños han disfrutado de los futbolines que antaño había en el local cuando estaba regentado por su padre Paco. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios