Resultados Carrera las Dos Colinas 2019 Las Dos Colinas siguen bajo el mismo mando

  • Alberto Casas suma su tercera victoria consecutiva en la prueba de las Fuerzas Armadas. Mónica Ballesteros se estrena en categoría femenina.

Espectacular imágenes las que cada año deja la prueba de Las Dos Colinas. Espectacular imágenes las que cada año deja la prueba de Las Dos Colinas.

Espectacular imágenes las que cada año deja la prueba de Las Dos Colinas. / Photographerssport

Con una distancia inferior a los dos kilómetros con respecto a la edición de 2018, la Carrera de las Dos Colinas no defraudó en su décimocuarta edición por recorrido, paisajes y dureza. Los más de 3.000 atletas que tomaron la salida agradecieron a la finalización de la misma el ‘recorte’ que la organización introdujo, aunque no por los gestos que los participantes mostraron a la llegada, llenos éstos de desgaste, pero a la vez orgullo por completar una de las pruebas más duras del calendario nacional.

La carrera volvió a reconocer a su general, un Alberto Casas que logró su tercera victoria consecutiva en la prueba de las Fuerzas Armadas (tras las de 2017 y 2018), bajando su crono en más de diez minutos, al cruzar la línea de meta en 45:23 (56:27 fue su tiempo hace justo un año). En categoría femenina, el triunfo fue para una debutante: Mónica Ballesteros, quien alcanzó el patio del Acuartelamiento Cervantes de la capital 53 minutos y dos segundos después de iniciar la prueba a pocos metros del arco de llegada.

Miles de granadinos arroparon a los valientes durante todo el recorrido, que pasó, como ya es habitual, por parajes llenos de encantos e historia. Los empedrados del Albayzin fueron la primera exigencia para unos atletas que durante todo el recorrido mostraron la alegría de poder participar en una cita ya marcada en el calendario no sólo provincial, sino también nacional. El más claro ejemplo lo personificó Ballesteros, quien a su llegada a meta reconoció haber viajado junto a buena parte de su club desde Málaga por primera vez.

Tras la primera cima, la segunda pondría definitivamente a cada uno en la posición deportiva merecida. Antes, el Paseo de los Tristes hizo recuperar el aliento a los participantes y enfilar aún más a la riada de atletas que llenaron las calles del casco antiguo. Tras el último descenso quedó encarar los últimos kilómetros con los que alcanzar la entrada del Acuartelamiento Cervantes, lugar que por única vez al año ve aumentado su población, siendo ésta especial al tratarse de civiles, una gran cantidad de ellos voluntarios, quienes trabajan con los militares de tierra para que todo salga a la perfección.

Con la llegada de Casas al patio central de la residencia militar se dio inicio, además, al resto de pruebas, que cada año tratan de iniciar en el mundo del deporte a los más pequeños de todas las edades. Además, el recinto acogió a distintas iniciativas, acercando lo máximo posible el trabajo que los miembros del Ejército de Tierra realizan, un trabajo prácticamente desconocido para la gran cantidad de civiles.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios