Palma-Covirán Granada | La Crónica El Covirán Granada la palma en Mallorca (77-53)

  • El conjunto nazarí sufre un duro correctivo en un encuentro en el que estuvo a merced de su rival desde el salto inicial

Josep Pérez intenta dirigir a su equipo Josep Pérez intenta dirigir a su equipo

Josep Pérez intenta dirigir a su equipo / Photographers Sports (Palma de Mallorca)

El Coviran Granada sumó ayer su segunda derrota consecutiva tras caer por 25 puntos en su visita al Polideportivo de Son Moix. Los de Pablo Pin comenzaron mal y arrastraron durante todo el partido los 14 puntos de diferencia que arrojaba el marcador ya en el minuto 8. Mientras, los locales supieron manejar esa ventaja con una defensa sólida y asfixiante que sólo en el segundo cuarto dio algo de tregua al equipo granadino.

Tras perder su último encuentro en casa frente a Melilla, el Coviran Granada llegó a la pista del Palma en busca de su cuarta victoria de la temporada, pero las cosas se le complicaron pronto y tras tres minutos de igualdad, en los que las defensas se impusieron a los ataques, el cuadro balear Palma se hizo con el control del balón.

Muy pronto a contracorriente

Los nazaríes tuvieron muchos problemas para sacudirse la presión en toda la pista de su rival y, cuando lo hacía, acababa precipitándose en el lanzamiento y tomando malas decisiones, lo que permitió a los insulares comenzar a abrir brecha en el electrónico.

Joan Pardina no se recuperó y Sergio Olmos, con molestias en la espalda, tampoco pudo jugar

No consiguió reaccionar el Covirán y un parcial de 14-0 evidenció los problemas del equipo de Pablo Pin (18-4, a 1’21’’ del final del primer cuarto). Un triple de Iriarte puso fin a la sequía anotadora de los granadinos, que pese a todo se iban al minuto 10 con 14 puntos de desventaja (21-7).

Ligera mejoría

El segundo cuarto comenzó con un lanzamiento de Bropleh que aumentó la renta local hasta los 16 puntos (23-7), aunque el Covirán pareció sentirse algo mas seguro sobre la pista y replicó de la mano de Bortolussi y Corts (23-11).

Watson, el mejor del Covirán, machaca el aro Watson, el mejor del Covirán, machaca el aro

Watson, el mejor del Covirán, machaca el aro / Photographers Sports (Palma de Mallorca)

El conjunto de Pablo Pin mejoró poco a poco al ajustar su defensa y, sobre todo, al empezar a mover el balón con mas soltura y seleccionar mejor sus lanzamientos. Así, se colocó a sólo 9 puntos (27-18, a 6’29’’ para el descanso).

El Palma reajustó su defensa e intentó cortar el ritmo de partido. Los locales volvieron a presionar en toda la pista y consiguieron frenar la escalada de los visitantes.

Cierto es que tampoco los baleares conseguían ahora anotar con comodidad y durante tres minutos y medio el marcador sólo se movió merced a una canasta firmada por Lofberg (29-18). Watson hizo lo propio para Granada (29-20, 16’25’’).

Unos y otros tenían muchos problemas para anotar, pero los mallorquines se mostraron superiores en el rebote y esto, junto a un triple de Lindqvist y una canasta de Rey, mantuvieron a los locales por encima de los diez puntos de ventaja pese a dos tiros libres anotados por Pérez (34-22).

Sentencia tras la reanudación

En la segunda parte intentó el Coviran volver a meterse en el partido con una defensa en zona, pero los locales, con mucha confianza y muy acertados, firmaron dos triples consecutivos que elevaban su renta de nuevo hasta los 16 puntos en apenas un minuto (40-24).

Como los rojinegros se mostraron mas acertados que en la primera mitad y el encuentro entró en una fase de idas y venidas, con dos equipos que trataban de imponer su ley. Los locales corrieron para intentar sorprender al rival al contraataque y sentenciar el partido ante un rival que no tenía tiempo que perder y luchaba con uñas y dientes por meterse en el partido, aunque no pudo evitar que su rival se fuese hasta los 20 puntos de ventaja a 6’27’’ para el final del tercer cuarto (48-28).

Manu Rodríguez tuvo un momento de inspiración anotadora al final del tercer cuarto Manu Rodríguez tuvo un momento de inspiración anotadora al final del tercer cuarto

Manu Rodríguez tuvo un momento de inspiración anotadora al final del tercer cuarto / Photographers Sports (Palma de Mallorca)

Estaba claro que ese ritmo no convenía a los granadinos, que luchaban por frenar a su rival. Los mallorquines, por su parte, con el partido donde querían, optaron a partir de ahí por intentar dormir el juego y dosificar fuerzas. Volvió el Palma a una defensa presionante en toda la pista que ahogó de nuevo a los visitantes, que encajaron un parcial de 6-0 que colocaba el 54-28 en el marcador a falta de poco mas 14 minutos para la conclusión.

Kapelan sólo anotó dos puntos en Mallorca Kapelan sólo anotó dos puntos en Mallorca

Kapelan sólo anotó dos puntos en Mallorca / Photographers Sports (Palma de Mallorca)

No hubo muchos cambios de ahí al final del tercer cuarto. Los baleares supieron mantener la intensidad en defensa para no dar aire a un Coviran, que lo único que consiguió era que las diferencias no fuesen a mas (59-38).

Diez minutos de la basura

Por si alguien pensaba que la reacción de los nazaríes era posible, el último cuarto comenzó con un triple de Bropleh que dejó helados a los visitantes.

Pese a todo, lo intentaron hasta el final los de Pin, que en ningún momento rebajaron de 20 puntos la desventaja frente a un Palma que manejó su renta a la perfección y que no se relajó nunca en defensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios