Covirán Granada | Leb Oro

El Covirán no debe fallar ante un Coruña en problemas

  • El conjunto de Pablo Pin quiere olvidar con un triunfo la dolorosa derrota sufrida en Huesca

  • Los gallegos acumulan ocho jornadas consecutivas sin lograr la victoria

Pablo Pin dirige un entrenamiento en el Palacio de Deportes Pablo Pin dirige un entrenamiento en el Palacio de Deportes

Pablo Pin dirige un entrenamiento en el Palacio de Deportes / Carlos Gil

El Covirán Granada vuelve a la escena apenas cuatro días después del varapalo anímico sufrido en Huesca, donde el pasado viernes dejó escapar un partido que tenía prácticamente ganado.

Si entonces los de Pablo Pin se enfrentaron al segundo clasificado, hoy reciben en el Palacio al Coruña, conjunto que es penúltimo en la tabla de la clasificación tras acumular ocho derrotas consecutivas tras ganar en la primera jornada de la LEB Oro.

Los granadinos quieren pasar la página de la derrota en Huesca Los granadinos quieren pasar la página de la derrota en Huesca

Los granadinos quieren pasar la página de la derrota en Huesca / Photographerssport (Huesca)

Si se mira la clasificación y la actuación de ambos conjuntos en lo que va de temporada es evidente que el Covirán parte como claro favorito para sacar el partido adelante.

Pero puede ser un encuentro trampa, más aún cuando los granadinos pueden pagar el esfuerzo realizado en la capital oscense, donde tuvo que jugar dos prórrogas que fueron la guinda a un partido tan duro como intenso. Y ello sin contar los dos largos y pesados viajes realizados.

Pasar página

Es por esto que Pin ha insistido que además del conjunto gallego sus jugadores tendrán que luchar contra sí mismos para dejar de lado la decepción sufrida el pasado viernes y el cansancio acumulado. Además, el día y la hora (21:00) hará que la presión que pueda haber en las gradas del Palacio de Deportes no sea la habitual.

Precisamente, el número de aficionados que acudan al recinto del Zaidín es otra de las incógnitas que existen de cara a un enfrentamiento que es más importante de lo que pueda parecer. El Covirán recibe a un rival directo, tal como se considera en el seno del club nazarí en su objetivo inicial de eludir el descenso.

Aunque el inicio de temporada protagonizado por los granadinos hace pensar que va a ser una campaña en la que, incluso, se podrá mirar hacia arriba, un triunfo esta noche permitiría acumular uno más de cara a la ansiada permanencia y, además, incrementar la distancia con los gallegos. Y no hay que olvidar que los de Pin tienen a la vuelta de la esquina enfrentamientos contra los gallitos de la categoría.

Al completo

Para recibir al Coruña, Pin cuenta con todos sus efectivos. De Cobos, Pardina y Bortolussi ya han olvidado sus molestias. Lo único que preocupa al técnico nazarí es el cansancio ante un rival que tiene individualidades y capacidad para amenazar con el tiro exterior, con lo que exigirá el habitual esfuerzo en al trabajo defensivo, sobre todo en el uno contra uno.

Mientras Pin cuenta con todos sus efectivos, Aranzana vuelve a tener la importante baja de su base Zazhary Monaghan

En ataque, los granadinos tendrán que ser agresivos y constantes en el ritmo, además de mover bien el balón ante un rival que sabe alternar distintas defensas.

Juventud contra veteranía

Si en el banquillo del Covirán está sentado un técnico joven con un futuro por delante, el responsable del juego de los gallegos es un técnico que tiene una amplia y exitosa carrera a sus espaldas: Gustavo Aranzana.

La decisión de contar con el vallisoletano indica que en La Coruña han apostado por un proyecto que tiene miras más altas que lo que recoge la clasificación. Para el partido, Aranzana tiene la importante baja de su base Zazhary Monaghan, cuya ausencia está notando el cuadro coruñés.

Por lo tanto, día y hora intempestivos para recibir a un conjunto que necesita reaccionar. El exceso de confianza puede ser el peor enemigo de los locales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios