Ante 1.300 personas en el pabellón sa Blanca Dona

John Carter besa la gloria en Ibiza: revalida su título nacional de peso superpluma

  • El púgil de Almanjáyar vence a Víctor Bonet en el sexto asalto tras un combate épico en el que el granadino dominó de principio a fin 

John Carter celebra su triunfo en Ibiza John Carter celebra su triunfo en Ibiza

John Carter celebra su triunfo en Ibiza

Ya lo avisaba este periódico: un torbellino iba sacudir Ibiza. John Carter ha revalidado su título nacional de peso superpluma en un combate que terminó al filo de la medianoche tras vencer a Víctor Bonet. El púgil de Almanjáyar se impuso al boxeador ibicenco en una combate resuelto a su favor por KO técnico en el sexto asalto. Ante la avalancha de golpes que le estaba cayendo al balear, su esquina decidió tirar la toalla, pero ya por entonces el árbitro había decidido paralizar la contienda.

Fiel a su estilo, Carter fue valiente frente a su rival, que lo confió todo a la magia de su contra. Pero el púgil granadino se protegió bien y conectó más, haciendo incluso que Bonet a punto estuviera de hincar la rodilla en el cuarto asalto. Hasta el sexto asalto definitivo la superioridad de Carter fue tal que en cartulinas había ganado cuatro asaltos y empatado el quinto.

En el round definitivo, Carter aprovechó que Bonet estaba roto, tenía las manos rotas y estaba a su merced. Tras una primera avalancha de golpes, llegó la definitiva, como pudieron observar todos los granadinos que siguieron el combate a través de redes y los 1.300 asistentes al combate en el pabellón sa Blanca Dona de Ibiza.

"Bonet ha sido un gran rival. Lo que pasa es que yo me he sentido muy fuerte y cómodo desde el primer momento", dijo el boxeador granadino, que dedicó su victoria a la familia, a su novia y a todos los que han estado con él, además de a los medios de comunicación "por el buen trato y la atención recibida".

"Gracias a ellos está teniendo luz el boxeo de Granada y ahora espero que estén orgullosos de la apuesta que han hecho por todos nosotros", indicó

El granadino reconoció que Bonet es el rival más duro con el que se ha medido y que sus "golpes duelen", mientras que el ibicenco remarcó la superioridad de Carter. "Me ha pillado un poco bajo, me he quedado parado y ha empezado a cargar", señaló el púgil local.

Un combate 'vertical'

John Carter, con el cinturón John Carter, con el cinturón

John Carter, con el cinturón / Diario de Ibiza

¿Qué pasa con los deportes minoritarios? ¿Qué pasa con el boxeo? Pues que parece que todo va abocado a una nota de prensa en la que pedir perdón, porque no se va a retransmitir. ¿A qué se dedican las televisiones locales, a parte de echar anuncios de llamadas telefónicas a videntes? Hablamos de todo un campeonato de España, hablamos de un chaval de 24 años, aspirante frustrado al campeonato de Europa. Un boxeador que tiene en vilo a un barrio, a una ciudad, a todos los aficionados a este deporte.

En pleno siglo XXI se salvó la cosa, in extremis, gracias a las redes sociales y a la generosidad de los amigos de Carter que grabaron el combate en streaming. Muy millenial, pero en cuanto a calidad de imagen supo a poco esa imagen vertical con la que los amantes del boxeo granadino tuvieron que seguir el combate del fenómeno de la zona Norte.

Carter, por su parte, se limitó a lo suyo. A un boxeo vertical y agresivo. El Francotirador salió con raza nada más sonar la campana a endosarle un par de golpes a Bonet para que el balear se enterara desde el primer momento de que iba a ir la pelea.

Con mucho aplomo, muy certero y sin alardes, el granadino fue arrinconando a su rival estilo torbellino. Sin darle respiro ni dejarle que se creciera en ningún momento. Hasta que no quedó más remedio que tirar la toalla.

En la noche del sábado en Granada llovía a cántaros pero la lluvia de golpes estaba en Ibiza en el pabellón sa Blanca Dona, donde Carter puso una nueva pica para el boxeo granadino.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios