Covirán Granada | Entrevista Josep Pérez: “Ahora toca trabajar y mirar al futuro con optimismo e ilusión”

  • Afectado por la muerte de Kobe Bryant, pero contento por volver a jugar tras dos partidos en el banquillo, el base valenciano quiere centrarse en ayudar al equipo lo que resta de temporada

Josep Pérez, durante el partido ante el Huesca Josep Pérez, durante el partido ante el Huesca

Josep Pérez, durante el partido ante el Huesca / Carlos Gil (Granada)

A Josep Pérez le gusta hablar sobre el parqué pero acepta hacerlo fuera tras haber sufrido dos ‘banquillazos’ por parte del entrenador del Covirán. El pasado sábado se dio por finalizado su castigo y tuvo una participación activa en el importante triunfo ante el Huesca. Ahora, el base valenciano quiere centrarse en dar lo máximo de sí lo que resta de temporada, aunque lo primero que se le viene a la cabeza esta semana es el trágico accidente de Kobe Bryant.

–¿Cómo está?

–Muy jodido por lo de Kobe. En este juego que queremos creo que ha sido una de las personas que más ha querido al baloncesto. Toda su influencia que ha tenido es totalmente inmaterial en el juego, en los jugadores, en la manera de entrenar y en la de enfocar el baloncesto. Ha sido una tragedia. Yo no había vivido algo así y estoy muy triste. En otro momento habría contestado la pregunta hablado de baloncesto y de nuestro equipo.

–¿Qué es lo que más le gustaba del juego de Kobe Bryant?

–Era súper especial. Kobe tenía sobre todo una cosa y era la mentalidad que tenía, la curiosidad por aprender, su trabajo por ser el mejor todos los días. Era una pasada. Para mí, el único que se ha acercado a Michael Jordan.

–Tras recordar a quien ya es un mito toca centrarse en Josep Pérez. ¿Qué sensaciones tuvo el pasado sábado en la cancha tras dos partidos sin jugar?

–Me sentí muy bien y muy contento de volver a jugar. Me gusta mucho jugar al baloncesto, me gusta estar aquí en Granada y con mis compañeros. Me faltaba un poco de ritmo, pero la verdad es que me lo pasé muy bien.

–¿Qué es lo que más le gustó de su juego en el partido ante el Huesca?

–Sobre todo que disfrute y cuando uno se lo pasa bien haciendo algo inconscientemente se hacen las cosas bien, sin esfuerzo, digámoslo así. Creo que impliqué a mis compañeros y que estando en la pista se jugó bastante bien. Ahora toca seguir trabajando para tener algo más de acierto, que lo eché en falta.

El base, contento por volver a jugar El base, contento por volver a jugar

El base, contento por volver a jugar / Carlos Gil (Granada)

–¿Y qué sensaciones tuvo cuando vio los dos anteriores partidos desde el banquillo?

–Es duro. A mí me gusta jugar al baloncesto. La situación ha venido así y después de esto todo el mundo es mejor, todos hemos aprendido mucho. Ahora toca mirar al futuro con optimismo y con mucha ilusión otra vez.

–¿Ha entendido el punto de vista del entrenador?

–Sí. Lo respeto totalmente. Yo soy un profesional e intento hacer lo que me dicen.

–¿Y cree que el técnico también ha entendido su punto de vista?

–Sí. Creo que hemos llegado a un punto intermedio y se ha solucionado todo.

–Pero el que tiene la sartén por el mango es el míster.

–Claro. Él decide y lo respeto mucho. No hay nada más que decir.

–Pin dijo el otro día que habían hablado y que él estaba dispuesto a volver a meterte en la dinámica del equipo y que su compromiso es aportar lo máximo en beneficio del grupo.

–Así fue. Conversamos y llegamos a un punto intermedio y yo estoy muy contento de que sea así.

–Pero está jugando menos que la pasada temporada.

–Si fuera por mí jugaría los 40 minutos pero hay que entenderlo dentro del contexto del equipo. Lo que tengo que hacer es estar preparado para lo que se necesite.

Josep Pérez, en el partido ante el Marín de la primera vuelta Josep Pérez, en el partido ante el Marín de la primera vuelta

Josep Pérez, en el partido ante el Marín de la primera vuelta / Álex Cámara (Granada)

–¿Qué cree que ha pasado? Porque la pasada temporada tenía más peso en el equipo.

–No lo sé muy bien. Creo que esto lo veré con mejor perspectiva al final del año. Ahora estamos demasiado inmersos en la competición como para saber bien el motivo de lo que pasa. Para bien o para mal ya ha pasado todo y ahora toca pensar en el próximo partido porque creo que aún estamos a tiempo de hacer buenas.

–¿Qué le puede aportar al equipo a partir de ahora?

–Pues lo que aporto, es decir, frescura… No me gusta mucho hablar de mí, pero dirijo y tengo cierta capacidad para anotar. De todo un poco y en lo que se me requiera.

–Los compañeros son un apoyo.

–Me han apoyado muchísimo. Las relaciones en el equipo son muy especiales porque, aunque es nuestro trabajo, el vestuario que tenemos es muy bueno. Hay buenas personas, me han apoyado muchísimo y les quiero mucho.

–¿Qué cree que le pasa al equipo esta temporada?

–Bastantes cosas. Para estar en la situación en la que estamos nos ha faltado un poco de todo. La dinámica influye. Cuando ganas partidos parece como que te educas a ganar, a hacer las cosas que te dan el triunfo, pero cuando pierdes pasa lo mismo, que sin querer se cogen hábitos de perder y esto es malo. La dinámica es determinante y a partir de aquí se juega. Ahora estamos un poco mejor, pero ha habido fases de mal juego. A ver si lo mejoramos y vamos otra vez para arriba.

–El equipo rompió el otro día una mala de cinco derrotas y quizá se está en un punto en el que se puede dar un giro.

–Es cierto que llevamos una rémora de resultados negativos respecto a lo que nos gustaría. Ahora tenemos dos partidos, empezando por el del sábado, que será muy difícil aunque sea contra el último. A Marín tenemos que ir a tope a ganar y a ver si así, poco a poco, recuperamos confianza y entramos en una buena dinámica.

–¿Influye la presión de cara a recuperar esa confianza?

–Puede ser. No lo sé bien aunque supongo que sí porque en el trabajo cuanto más tranquilo estás se está mejor. Supongo que de forma inconsciente influye pero tampoco creo que sea determinante. Es un factor más que ayuda o no creo que sea determinante.

–En la plantilla hay jugadores con mucha experiencia.

–Tenemos gente que ha vivido bastantes cosas, lo que ayuda a la hora de gestionar los malos momentos.

–El triunfo ante el Huesca fue una bocanada de oxígeno.

–Supuso un poco de alivio. Se ve a la gente más relajada y tranquila. Y es que durante este año hemos estado más serios de lo que deberíamos.

–¿Qué fue lo mejor del equipo ese día?

–Eso que he dicho, ver a la gente más relajada, más contenta, más alegre. Todos disfrutamos.

–La concentración será clave para el partido ante el Marín.

–Sí. Creo que además de las sensaciones el nivel de baloncesto ha mejorado, por lo que no nos queda más remedio que preparar este partido trabajando a tope porque si no lo hacemos así vendrán mal dadas. A ver si seguimos por esta línea el sábado.

–Además, ya toca ganar fuera.

Desde luego. Los buenos equipos ganan fuera y este año lo hemos hecho poco. A ver si cambiamos la dinámica y empezamos a conseguir victorias lejos del Palacio.

–No se puede calificar el encuentro ante el Marín de final pero sí que es más importante de lo que se le pueda parecer.

–No estamos en una situación como para mirar contra quien jugamos. Cada partido tiene que ser planteado como si fuera el último para sacarlo adelante y así poder cambiar el bagaje de resultados que llevamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios