Rafael González Sánchez | Director General de Generación de Endesa

“Andalucía tiene un papel protagonista en la transición energética en España”

Rafael González (Cubillas de Rueda, León, 1961), el pasado miércoles en Sevilla. Rafael González (Cubillas de Rueda, León, 1961), el pasado miércoles en Sevilla.

Rafael González (Cubillas de Rueda, León, 1961), el pasado miércoles en Sevilla. / Juan Carlos Vázquez

Escrito por

· Alberto Grimaldi

Redactor jefe de Andalucía y Panorama

–Estamos en un momento de transformación del mundo energético. Y la responsabilidad que usted tiene, la generación, se ha convertido en absolutamente clave. ¿Qué está haciendo Endesa en generación ahora?

–Efectivamente, estamos en un momento importante porque es de impulso a la transición energética. En Endesa la iniciamos hace ya bastantes años y se basa en la descarbonización y en la electrificación de la demanda. Descarbonización por dos vías fundamentales. Una es la reducción progresiva de la generación de energía eléctrica con carbón y, por otro lado, la inversión en nuevas plantas de generación de energías renovables. Esta es una estrategia que en Endesa iniciamos antes de que se produjese esta crisis de volatilidad de precios energéticos. Esta crisis ha confirmado que es la correcta y que, si cabe, hay que impulsarla y acelerarla, mejorarla más. En la generación nueva, lo que nos ocupa más que nos preocupa, es el poder crecer lo máximo posible y hacerlo el mayor ritmo de instalación de nueva potencia. Tenemos un plan estratégico que prevé un crecimiento en tres años de entorno a 4.000 megavatios, una potencia instalada que es equivalente en potencia a casi cuatro centrales térmicas de carbón.

–De hecho, es superior a lo que se ha cerrado, ¿no?

–Sí, si a lo que hemos construido ya en los últimos tres años, unos 2.000 megavatios, le sumamos los 4.000 que construiremos entre este año y los dos siguientes, sería superior a lo que tendríamos en las centrales de carbón en cuanto a potencia. Es cierto que las plantas de carbón, cuando funcionaban en régimen normal, producían más energía que esta potencia de renovables. Esa nueva potencia renovable que construimos supone una inversión superior a los 3.000 millones de euros en estos tres años, distribuida por todo el territorio de la Península Ibérica. Pero Andalucía tiene una especial importancia.

–Le iba a preguntar por eso. ¿Qué papel juega Andalucía, dado su abundante recurso renovable?

–En esta transición energética, Andalucía tiene un papel importante, protagonista. ¿Por qué? Porque tenemos aquí centrales de carbón que estamos desmantelando, caso de la deLitoral, como parte de la estrategia de descarbonización. Y por otro lado, tenemos un plan de crecimiento en nuevas inversiones de renovables que ya estamos ejecutando, aparte de las que ya tenemos operativas, tanto las centrales hidroeléctricas con más de cien años de presencia en Andalucía como las nuevas construcciones de plantas fotovoltaicas y eólicas que estamos construyendo o construiremos en los próximos años.

–¿Cuál es el plan en Andalucía?

–Nuestro plan es invertir en nuevas plantas de renovables por una capacidad en los próximos tres años del entorno de 2.000 megavatios y con una inversión del entorno de 1.400 millones de euros. Eso en la parte de renovables. También podemos mencionar que Endesa está apostando e invirtiendo en la modernización de la red de distribución, que es una parte importante de la nueva generación, que es la responsabilidad que yo tengo, sino también en la red de distribución. Inversiones para digitalizar la red que suponen otros 1.200 millones euros en estos en estos tres años. Este es un centro muy importante de desarrollo, de inversión y generación de empleo.

–Además del recurso renovable, ¿que Endesa Generación radique en Andalucía influye también o hay algún otro factor?

–Bueno, es importante el recurso que hay en Andalucía, de horas de producción del recurso fotovoltaico sobre todo, que es en el que se va a basar el crecimiento en los próximos años, y también eólico. Pero no solamente esto, también estamos planteando proyectos de hibridación de las dos tecnologías y de combinación con el almacenamiento para reducir la intermitencia de estas generaciones y también generar esa flexibilidad de la generación de energía con fuentes renovables.

Rafael González posa para la entrevista. Rafael González posa para la entrevista.

Rafael González posa para la entrevista. / Juan Carlos Vázquez

–¿Qué tipo de almacenamiento?

–Tenemos planteados diversos proyectos de producción de hidrógeno verde, generado con energías renovables sostenibles. El hidrógeno para producirse necesita energía eléctrica. Y en Andalucía, el coste de energía eléctrica es competitivo. En la región hay además industrias que pueden absorber el hidrógeno para un uso de mayor valor añadido, como materia prima en sus procesos en industrias químicas, del petróleo o de fertilizantes, que es el uso de mayor valor para el hidrógeno. Para nosotros la propulsión con hidrógeno es un complemento a la electrificación. Ahí donde no podemos llegar con la electrificación de la demanda, llegaremos con un vector sostenible, que sería seria el hidrógeno verde.

–Pero el hidrógeno verde no sólo obliga a usar energía renovable, sino también agua, de la cual no estamos muy sobrados en Andalucía. ¿La falta de agua puede ser en algún momento un problema para producir hidrógeno?

–Puede ser un problema. Efectivamente para la generación de hidrógeno a través de procesos electrolíticos se necesita agua. Pero en los proyectos que tenemos analizados los hemos estudiado de manera que sí disponemos de agua para poder para poder producir el hidrógeno verde.

–¿Y dentro de este plan de inversiones, cuáles destacaría? Tanto las que están en curso como las ejecutadas, caso de Carmona, por ejemplo.

–Destacaría el modo en que nosotros desarrollamos los proyectos, porque es uno de los factores diferenciales. Y ha citado el proyecto de Carmona, que es un ejemplo de ello. Para nosotros en un proyecto de generación renovable no basta con la instalación de la planta de generación. Vamos más allá. En coordinación y en continua comunicación con los agentes de la comunidad local, planteamos proyectos que aseguren también el desarrollo económico y social, que generen empleo y actividad a largo plazo. Que generen sostenibilidad final. Nuestra generación de energía tiene que impulsar el desarrollo social y económico de los territorios y comunidades donde estos proyectos se implantan. En el caso de Carmona tenemos actividades de apicultura, que es por lo que destaca. El factor singular de este proyecto es la asociación con una familia de apicultores de la zona ya de varias generaciones, que se ha integrado perfectamente en el proyecto con el proyecto solar. Además, tenemos plantaciones aromáticas compatibles con la actividad fotovoltaica que favorecen la producción. El respeto y el desarrollo de la biodiversidad son factores fundamentales. Todos nuestros proyectos de renovables, todos, van acompañados siempre de un plan de desarrollo social, económico y de un plan de fomento de la biodiversidad.

–Hay una constante dentro del sector por los problemas de atasco administrativo para llevar la nueva generación de renovables al ritmo que la economía necesita para su descarbonización. ¿Endesa comparte esta visión?

–Es un reto que tenemos por delante. Planteamos la transición energética y el desarrollo de nuevos proyectos en Andalucía como una grandísima oportunidad de colocar la región al primer nivel de desarrollo energético sostenible de Europa. Eso ha conllevado que haya una concentración de demanda de proyectos para desarrollar. Según los datos de la Dirección General de Energía, hay más de 800 proyectos presentados en Andalucía para tramitación en los próximos años y más de 25.000 megavatios de capacidad de potencia. Son proyectos que tienen capacidad de evacuación en la red y que tienen que seguir todo el procedimiento administrativo hasta su puesta al servicio. ¿Cómo hacer que esto fluya de una manera adecuada y que se vayan construyendo al ritmo y la velocidad que realmente se necesita? Hay que acelerar los procedimientos administrativos, simplificarlos, agilizarlos. La Junta de Andalucía está en el camino de simplificar y acelerar estos procesos. También hay cambios legislativos y normativos que impulsan y acompañan esta agilización. Nosotros también, como promotores, debemos facilitar que esto sea así, lanzando proyectos que, como decía, desarrollen medidas de protección y de diversidad medioambiental y también de desarrollo social, económico y que cumplan las normativas para que sean tramitados de la manera más más rápida posible. La ejecución será uno de los factores fundamentales para hacer realidad esta oportunidad que Andalucía tiene en estos momentos.

–La Administración se queja mucho de la falta de planificación en cuanto a la evacuación por parte de Red Eléctrica. ¿Los operadores de esto cómo lo ven?

–Bien. En estos momentos ahí hay un exceso de capacidad en la red respecto a los propios planes del Ministerio. Por poner los números hay concedida capacidad de evacuación a nivel nacional de más de 100 gigavatios con acceso y conexión a la red. En el Peniec en estos momentos de renovables, de eólica y fotovoltaica, hay 52, Hay casi el doble de potencia con acceso y conexión que la que está en el plan del crecimiento de renovables. Y esto va a crecer todavía más, porque con la nueva planificación de Red Eléctrica y con capacidades que en estos momentos ya están disponibles en los nudos, más las capacidades que se liberan por la transición justa, por el cierre de las centrales de carbón, esto se estima que hasta se puede duplicar esa capacidad de evacuación a todo el sistema. Es decir, estaríamos, por lo que se refiere a la capacidad de evacuación de las energías renovables por encima de lo que está en la planificación. No vemos sustanciales problemas. Y de hecho la planificación de Red Eléctrica a largo plazo, de los próximos seis años, sí contempla el refuerzo de algunas de algunas infraestructuras, de algunas líneas y particularmente aquí en Andalucía, que puedan dar evacuación a esa nueva generación de renovables en los próximos años.

–¿Cuál es el proyecto de futuro de la central Litoral?

–Al ser un nudo de transición justa y liberarse una capacidad, que en este caso es superior a mil megavatios, va a estar sujeta a un concurso, igual que lo que ha ocurrido en la central de Andorra. Nosotros nos anticipamos a este concurso y ya hace tiempo lanzamos una convocatoria internacional de ideas y de proyectos que podrían implantarse en el emplazamiento. Y tuvo muy buena acogida la acogida. Hemos recibido propuestas de muy buena calidad, que son públicas, propuestas relacionadas con proyectos de acuicultura, de biocombustibles, de economía circular, proyectos que aprovechan el emplazamiento por sus características y ponen en valor también la infraestructura portuaria que tenemos ahí en Litoral. Además, estamos en fase de definir las propuestas viables a largo plazo. Tenemos planteado un proyecto energético muy importante que estaría en el entorno, en un radio de 50 kilómetros de la central.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios