Elecciones municipales Granada 2019 Salvador exige ser cabeza visible de un gobierno compartido en Granada

  • El candidato de Ciudadanos a la Alcaldía llevará esta semana una propuesta al comité de pactos de su partido, que mantiene la línea roja con los imputados judiciales

Luis Salvador pide a quienes pretenden ser alcaldes con su apoyo que no den nada por hecho Luis Salvador pide a quienes pretenden ser alcaldes con su apoyo que no den nada por hecho

Luis Salvador pide a quienes pretenden ser alcaldes con su apoyo que no den nada por hecho / Archivo

Ciudadanos no se va a conformar con apoyar al candidato del PP, Sebastián Pérez, como alcalde de Granada o negociar con él un programa de gestión, como ocurrió hace 4 años con el popular José Torres Hurtado. Ya ha empezado a plantear condiciones y una de las más importantes es la de formar un "gobierno compartido" en el que Luis Salvador sea una "cabeza visible", casi a la misma altura de liderazgo del futuro regidor de la ciudad. 

Aunque el líder de Ciudadanos en Granada no ha desvelado aún si se inclina hacia un lado u otro a la hora de elegir un futuro socio de gobierno (puede sumar una mayoría con el PSOE, que es la lista más votada, o con el Partido Popular y Vox), fuentes de su partido consultadas por este periódico han enfatizado el obstáculo que supone la imputación judicial del candidato socialista, Paco Cuenca, a la hora de optar por esa negociación.

Luis Salvador tiene que elaborar un informe con una propuesta de negociación que llevará a Madrid esta semana, posiblemente mañana. Según él mismo ha explicado, una vez que ese documento tenga luz verde podría empezar a negociar con las fuerzas políticas elegidas. El escollo que para Ciudadanos supone la situación judicial de Paco Cuenca no pareció difuminarse ayer, con la comparecencia de los dos portavoces socialistas para hacer balance electoral. Ana Muñoz y Baldomero Oliver dejaron muy claro que para su partido Paco Cuenca es inamovible

Hacia el otro lado, el del más que probable bloque de derechas, Ciudadanos transmitió ayer una advertencia a Sebastián Pérez y le pidió que no dé nada por hecho, como ha parecido en la últimas horas. Especialmente confiado se mostró el candidato del PP en la misma noche electoral, en la que ya habló de un pacto como en Andalucía y lanzó sin pudor muestras de cariño a Ciudadanos. 

Tanto PSOE como PP anunciaron ayer, cada uno por su lado, que van a elaborar documentos en los que sentarán las condiciones para un posible pacto.  Luis Salvador no tardó en reaccionar y a los pocos minutos hablaba con los medios para decir que aquí el único documento que tiene valor en este momento es el que presente Ciudadanos. "Sus programas ya los conocemos, ahora hay que ver el nuestro", declaró el candidato a la Alcaldía que, pese a su discreto resultado electoral, se ha quedado con la baza de poner y quitar alcalde. 

Tras las elecciones de 2015, en las que Cs obtuvo el mismo resultado en concejales que ahora, el partido se conformó con negociar un programa de 50 puntos que tendría que llevar a cabo el gobierno de Torres Hurtado en solitario. Salvador lo expresa con un símil musical: "Les dimos una partitura para que la interpretaran ellos". Y ahora los cuatro concejales de la formación naranja quieren ser protagonistas del concierto. 

Ciudadanos exigirá a sus futuros socios una estructura de gobierno en la que sus representantes tengan protagonismo a la hora de gestionar la ciudad. Es decir, un gobierno compartido en el que haya al menos dos cabezas visibles, la del alcalde y la del máximo representante municipal del partido naranja, que en este caso es Luis Salvador.

El modelo a seguir para Ciudadanos es el del Gobierno de la Junta de Andalucía, donde cohabitan Juanma Moreno y Juan Marín, como presidente y vicepresidente, esas dos cabezas visibles al frente cada uno de sus respectivas Consejerías. La idea en Granada, por tanto, es hacer un gobierno compartido en el que haya un alcalde y un teniente de alcalde que tenga cierta autonomía y capacidad de maniobra sobre sus áreas de gestión. 

Hasta aquí Ciudadanos parece tener muy definida su propuesta de gobierno compartido con el PP. Pero ambos partidos necesitan a Vox, que ya ha avanzado que esta vez, a diferencia del pacto a la andaluza, no tienen previsto dar su apoyo gratis. También quieren gobernar e imponer sus condiciones en situación de igualdad con respecto a los socios. 

Al igual que le ocurrió a Ciudadanos con Torres Hurtado en 2015, el partido de Abascal no quiere reproducir una situación como la andaluza sin tener parte de la responsabilidad de gobierno. Esto obliga al PP, y sobre todo a Ciudadanos, a hacerse la foto con Vox y admitir ya sin reparos que tienen un pacto con el partido de derechas.  

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios