Resultados elecciones municipales Granada Mientras unos tiran de orgullo otros ya cortejan

  • El PSOE apela a su condición de ganador y no aceptará imposiciones 

  • El PP activa una comisión para negociar un pacto de centroderecha

24 horas. El lunes de resaca electoral. Es el tiempo que se han tomado los partidos antes de salir a hablar sobre el futuro gobierno del Ayuntamiento de Granada. El primero en abrir fuego en el martes que da inicio a 16 jornadas de negociaciones fue el partido ganador, el PSOE, que por otro lado no es el que tiene más opciones de sumar.

Pero en vez de hablar el alcalde en funciones salieron a hablar sus dos grandes escuderos de sus tres años en el gobierno municipal, Ana Muñoz y Baldomero Oliver, quienes aparte de hacer pocos guiños –por no decir ninguno– a Ciudadanos señalaron claramente que no van a aceptar imposiciones ni a buscar otro candidato pese a las exigencias de Cs de no pactar con imputados. Por su parte, ya juega al cortejo y su primera medida ha sido activar una comisión para negociar un gobierno de centroderecha en la Plaza del Carmen.

Pero el relato en orden cronológico empieza con el PSOE. Los socialistas avisaron a última hora de la noche del lunes de su primera comparecencia pública en su nueva sede de la capital, traslada de la céntrica calle General Narváez a la calle Sederos del barrio Fígares. Con los medios reunidos, el PSOE empezó a desgranar su estrategia postelectoral, una táctica que por el momento se centra en un documento con su proyecto político que enviarán a todas las formaciones con representación municipal, excepto Vox que no entra en sus planes. Asimismo, los portavoces socialistas advirtieron de que no aceptarán imposiciones ni contemplan otro candidato que no sea Paco Cuenca.

El portavoz del grupo municipal socialista, Baldomero Oliver, fue el encargado de hablar, pese a que no seguirá en el próximo mandato, y lo hizo junto a Ana Muñoz, vicesecretaria general del PSOE de Granada capital. Ambos han incidieron en la victoria y la recuperación de su partido en la capital, donde no era la opción más votada desde 1987 con Antonio Jara en la Alcaldía.

Los portavoces del PSOE ante este escenario postelectoral de pactos resaltaron su triunfo "incontestable" en Granada, a pesar de que su victoria en minoría no les da una suma con la izquierda.

Para la vicesecretaria general del PSOE de Granada capital, Ana Muñoz, la cuestión es "ponerse de acuerdo" para que la ciudad "siga adelante". Por su parte, Baldomero Oliver criticó al candidato popular a la Alcaldía y presidente del PP de Granada, Sebastián Pérez, por autoproclamarse como alcalde ya en la noche electoral de la ciudad al invocar un "bloque ideológico que está funcionando en Andalucía". En este sentido, quiso "marcar diferencias en esta fase con el PP" y señalar que el PSOE lo que pretende es "acuerdos no imposiciones" y la posibilidad de llegar a "confluencias y no a súbditos" en referencia al candidato popular que, a juicio del socialista, "se lanzó a los brazos de Vox".

Esa fue la primera parte, ya que tras el envite socialista el PP empezó a dibujar su proyecto de futuro a través de una nota. En concreto, el candidato del PP Sebastián Pérez, sí empezó a hacer sus primeros guiños para atraer socios de gobierno y anunció la puesta en marcha de una comisión municipal para iniciar las negociaciones con "las fuerzas del cambio" e intentar conformar "un nuevo gobierno de centro derecha" en el Ayuntamiento de la capital, donde una alianza con Cs y Vox le permitiría alcanzar la mayoría absoluta y lograr su sueño de llegar a la Alcaldía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios