2011 Elecciones

Gómez afirma que la única vía para salir de la crisis es la construcción

  • El candidato de Unión Cordobesa inicia la campaña prometiendo vivienda barata y empleo para todo el mundo, su discurso de siempre

"Me enamoré de la construcción porque genera muchos puestos de trabajo y tengo claro que es la única vía para salir de la crisis". Rafael Gómez, el candidato Unión Cordobesa (UCOR) celebró ayer su primer mitin de la campaña electoral y no defraudó. Con un montaje al más puro estilo americano -escenario, altavoces, luminosos y actuaciones musicales-, Gómez dio su particular punto de vista sobre el futuro de Córdoba que debe estar basado en la construcción. Nada de cambio de modelo productivo, el ladrillo es la respuesta "porque genera muchos puestos de trabajo y eso es lo que necesitamos". Ningún sector, en su opinión, es capaz de crear tanto empleo.

En la explanada de la plaza de toros, el candidato de Unión Cordobesa montó un espectáculo que consiguió reunir a un centenar de personas aproximadamente a, a las que entretuvo con la actuación de la cantante cordobesa Maite Adrián. Copla, ranchera y canción ligera mientras que el público -jubilados en su mayoría- esperaban a Gómez. El rojo clavel fue el tema que más entusiasmo levantó entre los presentes.

Mientras Adrián seguía cantando, el empresario llegó y comenzó a saludar, como tiene acostumbrado. Después subió al escenario y no defraudó. Con el mismo discurso de siempre, Gómez prometió empleo, viviendas baratas y legalizar todas las parcelas sin coste para los propietarios que no tengan recursos. Facilidad para los empresarios y ayuda para los parados. Hipotecas, como máximo, a 15 años. Todas estas medidas idílicas forman parte de su programa con el que, asegura "vamos a ganar, porque somos muchos los que queremos que Córdoba mejore".

El candidato insistió, como lo hizo hace unos meses al dar la noticia de su irrupción en la política, en que lo suyo ha sido una "revelación divina" que le ha llegado "en el momento en el que tenía que llegar" , cuando ha entendido que "antes de irme , tengo que dejar una Córdoba mejor para todos". Para ello se servirá de la construcción y promoverá viviendas sociales "más baratas que las VPO que costarán como máximo 12 millones de pesetas". Y se puede hacer, según Gómez, porque "los materiales están ahora más baratos y el trabajo también".

El eterno y complicado debate de las parcelas -nicho de voto para todos los candidatos- no fue un tema que esquivó. Todo lo contrario. Para el candidato la culpa de la proliferación de estas construcciones ilegales las tiene el Ayuntamiento porque en el PGOU no ha contemplado "que hay gente que quiere vivir en casas y no en pisos". Para todos ellos, "que han construido su residencia con esfuerzo, yendo los fines de semana a poner ladrillos", Gómez aseguró que legalizará su situación "sin que le cueste dinero a nadie".

El caso Malaya, otro de los temas polémicos, tampoco fue un problema para él. "Me detuvieron por hacer una oficina para dar trabajo, pero yo en los calabozos sólo pensaba en mi empresa", apuntó. "Todos los lunes tengo que ir a firmar y voy con la cabeza muy alta porque soy inocente". Presume de deber más de 3.000 millones de euros en el momento de la detención "porque mira a lo que llegué y empecé con seis euros".

Y, por último, su "amor" a la construcción, a la que considera la única vía para salir de la crisis. "Es un negocio maravilloso", aseguró, pero no por ambición "porque yo nunca quise tener un Mercedes o un chalé", apostilló. Con esta reflexión Gómez terminó su primer discurso arropado por el resto de la candidatura y confió en que "vamos a tener la mayoría absoluta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios