2015 Elecciones Municipales

Podemos advierte que Cádiz no influirá en la investidura de Díaz

LA investidura de Susana Díaz sigue bloqueada dos meses después de las elecciones, ni el PP ni Podemos ni Ciudadanos se mueven de su posición. Hay movimientos, llamadas telefónicas, pero no hay fecha para la nueva votación. El partido de Pablo Iglesias aclaró ayer que ninguna de las alianzas que prevé en los ayuntamientos andaluces con los socialistas influirán en la investidura de la presidenta, mientras que el portavoz socialista, Mario Jiménez, telefoneó al popular Carlos Rojas, pero éste le respondió si el PSOE va a respetar a los alcaldes de las listas mayoritarias. Quid pro quo. Ambos han quedado para comenzar a hablar, pero sin fecha definida. En Podemos, por su parte, están convencidos de que los socialistas buscarán la abstención del PP en el Parlamento, y que el partido de Mariano Rajoy, y en especial el presidente del Gobierno, se la facilitará porque ni puede dar la imagen de que bloquea una institución ni va a correr el riesgo de una nueva convocatoria electoral en la que Ciudadanos le quitará más votos.

Uno de los negociadores de Podemos, Sergio Pascual, explicó ayer que el PSOE sigue sin dar respuesta a sus dos demandas, y que éstas siguen marcando los hitos de su hoja de ruta con independencia de lo que ocurra en los municipios. Podemos está en disposición de apoyar los cambios municipales en Sevilla, Córdoba y Jerez, pero eso no facilitará el apoyo a Susana Díaz si no se da el acuerdo en el Parlamento. Podemos considera que las conversaciones siguen empantanadas desde que los negociadores socialistas dieran por concluida la ronda de conversaciones. Este partido sigue esperando que se reanuden y que los juristas de un lado y otro hablen sobre la posibilidad de cerrar cuentas bancarias con aquellas entidades que faciliten los desahucios. La otra demanda afecta a la reducción de cargos públicos, y Podemos exige que, al menos, los socialistas le muestren el organigrama de personal de la administración instrumental de la Junta. No obstante, Sergio Pascual fue claro: lo que ocurra en Sevilla o en Cádiz no está relacionado con el Parlamento. Del mismo modo se expresó la líder andaluza de Podemos, Teresa Rodríguez, quien en una entrevista en Telecinco manifestó: "En ningún caso facilitaremos la investidura a cambio de Cádiz".

En la capital gaditana, José María González, Kichi, anunció ayer de modo formal que optará a la Alcaldía en la votación del 13 de junio, por lo que espera los votos del PSOE y de Ganemos, una formación donde se integra IU y distinta a la suya. Los socialistas, sin embargo, guardan ciertas reticencias a apoyar a este candidato, en el partido hay pavor a verse arrastrados por un movimiento asambleario que pueda comprometer su futuro tanto como la abstención que beneficiaría a Teófila Martínez.

Podemos analizará las alianzas caso por caso, pero se ha marcado como prioridad desalojar a los alcaldes y presidentes de comunidades autónomas del PP. Así, es posible que Podemos y socialistas alcancen acuerdos de investidura en Castilla-La Mancha, Extremadura, Aragón y Valencia con el añadido de Compromís. En el caso de las ciudades, Podemos apoyaba a candidaturas afines por lo que no decidirá como dirección, aunque sí influirá. Y parece que resolverá a favor en Zaragoza, Valencia y Santiago, ciudades a las que se sumaría Sevilla, Córdoba y Jerez. El problema es Cádiz, donde necesita el apoyo de los socialistas para desalojar a Teófila Martínez. Hay concejales electos para los que se presenta muy difícil dar el apoyo para que Kichi sea el nuevo alcalde. Cabe preguntarse por qué Podemos apoyará cambios en estas comunidades y aún sigue bloqueando la elección de Díaz. La respuesta que dan en el partido de Pablo Iglesias es que se trata, en un primer paso, de echar a presidentes del PP como Fabra y Monago mientras que en Andalucía ni hay este riesgo ni son los únicos decisivos en la investidura.

Podemos no va a entrar en los gobiernos municipales donde apoye a los alcaldes. Juan Espadas, el candidato socialista en Sevilla, también está dispuesto a gobernar sin pactos, aunque no es ésa la posición de Izquierda Unida. Su líder andaluz, Antonio Maíllo, mantuvo ayer que su formación quiere ser parte "activa" en los municipios de Cádiz, Sevilla y Córdoba. En la capital cordobesa, parece que se impone la opción de la socialista Isabel Ambrosio sobre el alcalde Nieto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios