Antonio Najarro, coreógrafo “Estrenar este espectáculo en este momento es casi un milagro”

  • La compañía de danza presentará esta noche en el Teatro del Generalife ‘Alento’, una coproducción entre el coreógrafo y los Teatros del Canal con música de Fernando Egozcue

Antonio Najarro Antonio Najarro

Antonio Najarro / Antonio Najarro (Granada)

Esta noche el bailarín, coreógrafo y ex director del Ballet Nacional de España Antonio Najarro ofrecerá, junto a otros 14 bailarines y 5 músicos, su nuevo espectáculo: Alento una coproducción entre el propio Najarro y los Teatros del Canal. Su compañía es de las primeras formaciones de danza de gran formato que ofrecerá actuación tras el confinamiento. Se podrá disfrutar de ellos a las 22:30 horas en el Teatro del Generalife.

–Tras meses confinados ¿Cómo ha sido la vuelta a los escenarios? ¿Los ensayos han resultado muy duros?

–La verdad es que la posibilidad de poder volver a presentar en un teatro ha sido emocionalmente una gran alegría. Lo ha sido tanto para mí como director de la compañía, como para todos los bailarines. Ha resultado duro porque he tenido que replantear un mes de ensayo para un espectáculo completo, con bailarines que se han pasado tres meses confinados. Ha sido un trabajo de preparación intensa físico, mental y técnico porque somos bailarines que dominamos además todos los estilos de la danza: ballet clásico, escuela bolera, la danza estilizada, el folklor y el flamenco. Así que hemos tenido que realizar en tiempo récord una preparación completa de cuerpo y una preparación artística, pero ha merecido mucho la pena.

"No hay un hilo conductor, cada número tiene un aroma, un sabor y una emoción diferente”

–Usted siempre ha mostrado un gran apoyo a la danza en España ¿cree que nos encontramos en un buen momento (dejando a un lado la situación de pandemia)?

–Nos encontramos en un momento excelente y cuando me refiero a un momento excelente me refiero a que hay coreógrafos, creadores y bailarines maravillosos, especializados en la danza española. Esta es una de las danzas más ricas que existe en todo el mundo, el problema es que en nuestro país no somos conscientes del potencial artístico que tenemos y, en consecuencia, no le damos la difusión y la visibilidad que merece. Tenemos que darnos cuenta de  una vez por todas –hablando también desde el punto de vista de los medios de comunicación, del sistema gubernamental...– de que tenemos un patrimonio artístico como muy pocos países en el mundo tienen. En el caso concreto de la danza española pues tenemos un género que es único que exportamos continuamente y que tiene un éxito tremendo. Por lo tanto, tenemos que darle ya no solo más apoyo, sino también tenerlo más presente en la sociedad: más presente en los medios y en los teatros. Realmente es un producto que emociona al público e identifica mucho desde el punto de vista histórico y actual.

–Por lo que se puede ver en el adelanto de su espectáculo, su compañía ofrece con Alento un ballet flamenco, ¿cómo llegó esa fusión?

–Bueno, Alento es una recopilación de varios espectáculos que yo he creado con mi compañía privada y comenzó en el año 2015 para el Ballet Nacional de España con ese propósito, el de hacer un resumen de lo que era mi visión de la danza española. Es una danza que apuesta mucho por la fusión, todos los espectáculos que se han creado con mi compañía han sido espectáculos en los que he fusionado la danza española con el tango argentino, con el jazz, con el blues, el soul, con la danza oriental… Y este Alento es un espectáculo que está creado sobre la música del compositor Fernando Egozcue, que es un compañero de viaje continuo mío y es capaz de hacer unas composiciones llenas de fuerza y al mismo tiempo llenas de sensibilidad.

–La función, contará con la presencia de 14 bailarines y 5 músicos y el vestuario de Oteyza. ¿Qué más detalles podría dar?

–Es muy importante resaltar que Alento está lleno de diferentes géneros de danza. Está la danza española estilizada, que es la que más me caracteriza con un uso muy virtuoso de la castañuela pero también hay elementos coreográficos que tiran mucho por el contemporáneo e incluso por el musical. Hay un número de hombres que se llama Acecho y se inspira en un musical americano de Broadway donde los hombres adoptan movimientos muy modernos, acercándose al jazz y al rock. Se da también un solo maravilloso de una bailarina donde saca una bata de cola plateada, con gran sensibilidad, muy dramático. En un momento dado, se deshace de esta bata de cola; convirtiéndola en una bailarina totalmente rítmica, fugaz y unas variaciones muy complejas. Existe un número muy especial, llamado Animas donde de igual forma, las bailarinas aparecen vestidas con pequeñas batas de cola hechas con plumas –simulando aves–; y el acompañamiento musical evoca a ese vuelo de aves. Se trata de un espectáculo que aunque no tenga un argumento de principio a fin, cada número tiene un aroma, un sabor y una emoción diferente.

"El Generalife es un lugar mágico. Por eso me hace tanta ilusión estrenar en él un ballet de nuevo”

–Será una actuación con gran calidad visual, ¿qué supone para usted y su compañía el bailar en el Generalife?

–Creo que el Festival del Granada y en concreto el Teatro del Generalife son los enclaves donde más hemos disfrutado bailando y viendo espectáculos. Es cierto que esta ubicación y el Teatro Romano de Mérida son dos de los escenarios que más me han emocionado bailando. Sinceramente creo que es un lugar mágico, por eso que me hace tanta ilusión estrenar en él ballet de nuevo, después de mi periodo de dirección del Ballet Nacional de España, en este marco. Además del prestigio del Festival Internacional de Música.

"El Generalife es un lugar mágico. Por eso me hace tanta ilusión estrenar en él un ballet de nuevo”

–Y para finalizar, ¿por qué se decidió a producir además de dirigir? ¿Cómo surge esa relación con los Teatros del Canal?

–He tenido una grandísima suerte y para mí estrenar este espectáculo en este momento es casi un milagro. Ha sido posible gracias a la generosidad de dos personas que son Blanca Li –directora de los Teatros del Canal– y Antonio Moral. Blanca es una persona con la que me siento muy identificado porque ambos somos muy activos. Ella quería recuperar la actividad de los ensayos y que las salas de ensayo del centro coreográfico del canal tuvieran vida. Ha sido una ayuda tremenda y sobre todo, tener las instalaciones de los Teatros del Canal. Lo hemos adaptado a todo el protocolo y a esa parte de higiene que se ha requerido, para que pudiésemos ensayar con total seguridad. Además, hemos hecho la prueba de PCR a todos los artistas con los que hemos trabajado porque era la única manera de poder poner en pie este espectáculo. No se podría haber hecho de otra forma, el uso de  mascarillas y el mantener la distancia de seguridad son medidas incompatibles con la danza que realizamos. Esto de se debe a que es un espectáculo en el que hay muchos momentos de bailares juntos, se suda muchísimo y Blanca nos ha puesto todo muy fácil en ese sentido. Antonio Moral, el director del Festival de Granada, nos apoyado a nivel económico para que pudiésemos cubrir todos los gastos relacionados con el protocolo –las pruebas PCR para 23 artistas, por ejemplo–.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios