Gastronomía en pareja Al rico San Valentín

  • Proponemos un menú sencillo de preparar para celebrar una cena o almuerzo del Día de los Enamorados sin salir de casa

Una pareja brinda con vino antes de degustar un menú especial por el Día de San Valentín.

Una pareja brinda con vino antes de degustar un menú especial por el Día de San Valentín.

San Valentín o el Día de los Enamorados es una ocasión, tan buena como tantas otras, para darnos un capricho en la mesa. También es un día para animarnos a decir a las personas que apreciamos cuánto las queremos. Una declaración de amor que puede llegar, o enviarse en estos tiempos de pandemia en que vivimos, de muchas maneras. Pero seguro que una de las mejores es a través de la comida. Así que aquí proponemos cinco recetas fáciles y ricas para sorprender a ese alguien especial. Sin olvides elegir un buen vino y esmerarse un poquito con la decoración. ¿Preparado para convertirse en un Cupido cocinillas?

Bocaditos de hojaldre y manzana. Bocaditos de hojaldre y manzana.

Bocaditos de hojaldre y manzana.

Como entrante de un menú especial, un pequeño bocado muy sencillo de preparar: bocaditos de manzana. Solo necesitaremos masa de hojaldre, manzana, huevo y queso (puede ser de muchos tipos, pero mejor gorgonzola pues contrasta con el dulzor de la manzana). Extendemos la masa y cortamos tantos círculos como canapés deseemos hacer. Lavamos, pelamos y descorazonamos las manzanas. Las cortamos en láminas, de forma que queden semicirculares, como los hojaldres. Si no se quiere complicar, puede pasar al montaje: sobre el hojaldre poner la manzana, en el centro el queso y –una vez batido el huevo– pintar cada canapé. Si quiere ser más creativo, puede darles forma de corazón a los círculos de manzana. Después, solo tendrá que dejar los hojaldres al horno (180 grados) durante 10 minutos, y ¡listo!

Ensalada de fresas y canónigos. Ensalada de fresas y canónigos.

Ensalada de fresas y canónigos.

Las fresas es una de las frutas que relacionamos con el amor. Quizás sea por su forma de corazón, o por su dulzor. Sea como sea, es un ingrediente genial para una ensalada. Escoja el tipo de hoja que más le guste: lechuga, espinacas, canónigos…, y mézclelos con pequeñas piezas de salmón ahumado, queso fresco y las fresas troceadas. Aliñe después al gusto. Aceite, vinagre de Módena y una pizca de sal son suficientes.

Merluza en salsa de miel y mostaza. Merluza en salsa de miel y mostaza.

Merluza en salsa de miel y mostaza.

"Tus labios son dulces como la miel". Sí, una frase bastante cursi, pero en la cocina la miel es una estupenda aliada y va a ser el ingrediente 'amoroso' de esta receta. Necesitamos, en primer lugar, unas piezas de pescado blanco sin espinas: bacalao, merluza, lenguado, rape, etcétera, todo depende del presupuesto. Además, necesitaremos miel, mostaza, nata y zumo de naranja para la salsa. En primer lugar, marque la pieza de pescado en la sartén con un chorrito de aceite. Tenga cuidado al darle la vuelta, ya que son pescados que se desmenuzan fácilmente. En cuanto esté hecho por los dos lados, retire el pescado y, en el mismo jugo, añada los ingredientes de la salsa (pruebe y salpimente antes). Mezcla todo bien y coloca de nuevo el pescado en la sartén para terminar de cocinarlo. ¡Una delicia!

Codornices a la plancha. Codornices a la plancha.

Codornices a la plancha.

¿Un final feliz para la cena? Ha llegado la hora de comer perdices; bueno, en realidad, vamos a decantarnos por las codornices, más pequeñas de tamaño y sencillas de hacer. Pueden parecer complicadas de cocinar, pero no lo son. Pídale a su carnicero que las limpie y que las deje ya abiertas. Así, podrá hacerlas fácilmente a la plancha. En vez de utilizar sólo aceite, prepara un ‘ajilimoji’ con ajo, perejil, vinagre y aceite. Deje que las codornices queden bien impregnadas del aliño y, directas a la plancha bien caliente. Dora por los dos lados y al plato. ¡Que aproveche!

Fresas bañadas en chocolate como postre. Fresas bañadas en chocolate como postre.

Fresas bañadas en chocolate como postre.

Y en un menú de San Valentín no puede faltar el chocolate. Si quiere redondear la propuesta gastronómica, nada más sencillo que reservar algunas de las fresas de la ensalada para, una vez bien limpias, sumergirlas en chocolate fundido. Déjelas en el frigorífico hasta el momento en el que llegue su turno y tendrá un dulce bombón de fruta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios