Granada

El ADN del coronavirus en Granada, una de las primeras variantes "silenciosas" que circularon por España

  • La 'familia' del virus que había en Granada desde febrero comparte su historia evolutiva con los analizados en Valencia, País Vasco y La Rioja

  • Un equipo del Instituto de Salud Carlos III ha analizado la diversidad genética del SARS-CoV-2 en España al inicio de la pandemia

El ADN del coronavirus en Granada, una de las primeras variantes que circuló "en silencio" por España El ADN del coronavirus en Granada, una de las primeras variantes que circuló "en silencio" por España

El ADN del coronavirus en Granada, una de las primeras variantes que circuló "en silencio" por España

La variante genética del coronavirus analizado en los primeros casos detectados en la provincia de Granada pertenece a uno de los clados -son grupos o familias de virus que comparten su historia evolutiva y un antepasado común- con mayor prevalencia durante las primeras semanas de circulación del virus en España, el país europeo más sacudido por la pandemia. Granada y Sevilla son las dos primeras localizaciones andaluzas de este grupo llamado 19B, que ya estaba presente a finales de febrero y que circuló de modo "silencioso" hasta que las consecuencias de su enorme expansión fueron evidentes a mediados de marzo. La variante de Málaga es otra más singular y algo posterior.  

Un equipo del Instituto de Salud Carlos III ha analizado la diversidad genética del SARS-CoV-2 en España al inicio de la pandemia, lo que permite establecer un mapa de la transmisión geográfica de las diferentes variantes genéticas del virus, una información que ayuda a explicar la dispersión del SARS-CoV-2 y su evolución a lo largo de la pandemia.  

De la variante genética encontrada en los primeros casos de Granada, que es una de las cuatro más comunes halladas en esos primeros momentos de la llegada del virus a España, destaca su presencia por el mismo tiempo en Valencia, La Rioja y País Vasco, lo que implica conexiones geográficas.

El coronavirus se circulaba en Granada desde finales de febrero El coronavirus se circulaba en Granada desde finales de febrero

El coronavirus se circulaba en Granada desde finales de febrero

Los resultados de este estudio, que se publican en la revista científica Journal of Virology, concluyen que la transmisión temprana del SARS-CoV2 en España se debió a un "efecto fundador". De esta manera, las variantes de este coronavirus que llegaron primero a España fueron las que se impusieron en los inicios de su circulación, lo que explicaría la alta frecuencia de las variantes del clado denominado en la literatura como 19B (el de los primeros casos de Granada).

Ese clado es uno de los cuatro grupos más comunes y expone el estudio científico que su origen más probable fue España, lo que sugiere que los virus que pertenecen a ellos se transmitieron localmente con mayor probabilidad que los importados de otros países.

El estudio expone que el coronavirus, con estas primeras variantes encontradas, ya circulaba en España a través de la "transmisión comunitaria silenciosa" a mediados de febrero de 2020, a más tardar . Este hecho implica la presencia de infecciones indocumentadas en España al menos tres semanas antes de la explosión de Covid-19 un mes antes del estado de alarma decretado en el país el 15 de marzo de 2020.

Granada fue una de las últimas provincias españolas en las que las autoridades sanitarias registraron oficialmente un primer caso de coronavirus. Esto fue el 12 de marzo, cuando ya había decenas de personas enfermas en cada una de las provincias vecinas. Sin embargo, éste y otros estudios han demostrado que ésta fue precisamente una de las primeras zonas del país en donde circulaba el virus y se han estudiado contagios que se producían sin control. O, como lo expresan estos científicos, de forma "silenciosa". 

La presencia del clado 19B del coronavirus se ha localizado en diferentes localidades de España durante el avance de la pandemia. Además de Granada, Valencia, Sevilla, San Sebastián, Málaga, Guadalajara, Burgos, Vitoria, Bilbao, Logroño, Madrid y Santa Cruz de Tenerife. Esto podría apuntar a un "efecto fundador" asociado a la alta prevalencia de este grupo observada en España en las siguientes semanas. 

Los científicos confirman que es precisamente la alta prevalencia de este virus del clado 19B (el que llegó primero a Granada), lo que diferencia a España del resto de países europeos.
Sin embargo, esta situación cambió drásticamente a partir de mediados de marzo, cuando una mutación fue imponiéndose en los virus circulantes; al final de ese mes llegó a ser la variante mayoritaria o dominante, una situación que se mantiene a día de hoy. De hecho, desde finales del mes de junio sólo se secuencian variantes D614G.
Es decir, que partiendo de esos primeros clados tan característicos de España (sobre todo el 19B), a medida que el virus circulaba surgieron variantes virales que contenían una mutación en la posición 614 de la espícula del virus (D614G), que fueron sustituyendo a las variantes iniciales que carecían de esta mutación y que llegaron a imponerse gracias a la ventaja evolutiva que supone y que puede que les otorgue una mayor capacidad infectiva
Los casos no afloraron hasta mediados de marzo en Granada Los casos no afloraron hasta mediados de marzo en Granada

Los casos no afloraron hasta mediados de marzo en Granada

El estudio explica que las variantes genéticas más frecuentes al principio de la epidemia acabaron siendo sustituidas por otras variantes virales caracterizadas por presentar la mutación D614G, que se asocia a mayor capacidad de trasmisión. Esta mutación en la proteína de la espícula del virus le dota de una ventaja evolutiva, lo que le ha permitido imponer su circulación a lo largo del tiempo y llegar a ser la variante dominante. 
Francisco Díez, María Iglesias-Caballero y Javier García Pérez son los primeros firmantes del estudio e Inmaculada Casas y José Alcamí son los autores senior. Sara Monzón, Pilar Jiménez, Sarai Varona, Isabel Cuesta, Ángel Zaballos, Mercedes Jiménez, Laura Checa, Francisco Pozo, Mayte Pérez-Olmeda y Michael M Thomson han trabajado en diferentes aspectos de la investigación. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios