Economía

Ávila Rojas remarca su total desvinculación de CCF 21, una empresa con 93 millones de deuda

Imagen de archivo de la constructora Ávila Rojas Imagen de archivo de la constructora Ávila Rojas

Imagen de archivo de la constructora Ávila Rojas / G. H.

La aparición del constructor José Ávila Rojas en la lista de grandes morosos que cada año publica la Agencia Tributaria no es nueva. El empresario granadino, cuyo imperio inmobiliario se desmoronó en los 2000 y tocó fondo hace unos años con el caso Malaya, aparece desde hace varios años en esta lista tanto como persona física como las sociedades ya sin actividad de su constructora y su inmobiliaria.

No obstante, el constructor ha reaccionado a la supuesta vinculación con la sociedad CCF 21, una empresa con la que supuestamente hizo negocios y que está vinculada al caso Malaya pero de la que Ávila Rojas quiere remarcar su absoluta desvinculación.

El empresario señaló tras la nueva aparición en la lista que sólo aparece como persona física en esta lista de deudores y que está intentando saldar la deuda con el fisco que se eleva por encima de los dos millones de euros. El constructor, en fase de rehabilitación y de reintroducción social tras su paso por prisión asegura que su intención es poder pagar esa deuda que mantiene con Hacienda.

Sin embargo, subraya que no tiene nada que ver con CCF 21, la empresa relacionada al constructor durante el caso Malaya y que fue propiedad del también empresario granadino Carlos Sánchez. Esta entidad, cuya propiedad actual recae sobre Carlos García-Puente (otro implicado en el Malaya), adeuda cerca de 93 millones a Hacienda según la última lista de morosos publicada por la Agencia Tributaria.

Está, por tanto, entre las diez sociedades que más dinero deben al fisco en España. Una lista que lideran Reyal Urbix, Isolux y Nozar como los mayores morosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios