Municipal

El Ayuntamiento da por perdidos 140 millones por multas y facturas sin cobrar

  • El concejal de Economía destaca que Granada consolida la senda de la recuperación y estabilidad al aumentar la capacidad de financiación en 23,5 millones

Oliver ha presentado hoy la liquidación del presupuesto de 2018 Oliver ha presentado hoy la liquidación del presupuesto de 2018

Oliver ha presentado hoy la liquidación del presupuesto de 2018

Comentarios 1

Hay pagos pendientes al Ayuntamiento de Granada que son ya casi imposibles de conseguir. La mayoría por multas, pero también entran facturas a empresas ya disueltas o requerimientos que duermen el sueño de los justos desde hace décadas e incluso personas ya fallecidas. Una realidad figura en rojo en los presupuestos de la ciudad. Y este año ha crecido la cifra. El concejal de Economía, Baldomero Oliver, ha cifrado en 140 millones de euros el saldo de dudoso cobro, la cifra más alta desde 2014.

Según los datos de la liquidación del presupuesto del ejercicio 2018 presentados esta mañana por el edil, en 2012 ese saldo casi imposible de recuperar era de 107,7 millones. En 2013 subió a 149,4 millones y en 2014 se situó en 147,1 millones. En 2015 empezó a bajar, situándose en 133,8 millones y en 2016 en 112, la cifra más baja en esta serie. En 2017 subió a 120,8 millones y en 2018 lo ha hecho a 140,4. Según Oliver, la causa de este crecimiento está en la modificación en diciembre de 2018 de los criterios de cálculo de ese saldo.

Esto afecta al remanente de tesorería, que ha quedado en -49,9 millones. Para Oliver, este dato "no es bueno" y ha alcanzado esa magnitud por las facturas de dudoso cobro. "Si se hubiera mantenido igual el criterio, el remanente se habría quedado en los -42 millones de euros.

Pero da un dato esperanzador. "Si en 2018 se hubieran aprobado las ordenanzas fiscales de este año más el aumento de la recaudación por vía ejecutiva, se hubiera empezado a absorber ese remantente de tesorería", por lo que espera que el año que viene se noten esos cambios, aunque con un año de retraso.

Según el informe, la recaudación por impuestos, tasas y precios públicos ha sido del 85,4% y se ha mejorado un 5% la recaudación en voluntaria, rozando los 63 millones de euros.

Por lo demás, la liquidación del presupuesto de 2018 indica que la capital ha conseguido un ahorro neto de 17 millones de euros, por lo que "tendría capacidad para hacer frente a nuevas operaciones de endeudamiento", y que cuenta con una estabilidad presupuestaria de 23,4 millones, lo que hace que incremente su capacidad de financiación. 

En cuanto a la deuda financiera, se sitúa en 202 millones de euros y el porcentaje de capital vivo en operaciones a corto y largo plazo sobre los ingresos corrientes liquidados es del 73,74%, bajando del 104,4% de 2015 y alejándose del límite legal del 110%.

Con estos datos, Oliver confirmó que el Ayuntamiento recupera "estabilidad presupuestaria, capacidad de financiación y rebaja los límites de deuda pública y regla de gasto". Además, "mejora la gestión del gasto no financiero y la recaudación voluntaria".

Según el concejal, esta es la "senda" que tiene que seguir la economía municipal para no volver al riesgo de intervención y da tres consejos a los próximos responsables del área (ya que él no repite en las listas y en mayo hay elecciones que pueden cambiar el color político del Ayuntamiento): "continuar la contención del gasto, mejorar los niveles de recaudación tributaria y pelear con el Gobierno para renegociar la deuda financiera del Ayuntamiento".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios