Granada

Caja Rural Granada aprueba el informe de gestión de 2019, con unos beneficios de 36,2 millones

  • La cooperativa de crédito granadina tiene una ratio de solvencia del 19,63%, muy por encima de la legalmente establecida

Caja Rura aprueba el informe de gestión de 2019, con unos beneficios de 36,2 millones Caja Rura aprueba el informe de gestión de 2019, con unos beneficios de 36,2 millones

Caja Rura aprueba el informe de gestión de 2019, con unos beneficios de 36,2 millones

Caja Rural Granada ha celebrado  su asamblea general ordinaria, en la que los socios aprobaron por unanimidad todos los puntos del orden del día, entre los que se encuentran el informe de gestión, las cuentas anuales, el informe de auditoría y la propuesta de distribución de excedentes.

El presidente de Caja Rural Granada, Antonio León Serrano, abrió la asamblea explicando el cambio de fechas decidido en su momento a causa de la pandemia y presentando un análisis del contexto económico, en el que la entidad desarrolla su actividad, explicando los aspectos más importantes desde el punto de vista financiero y de resultados de la cooperativa de crédito durante el pasado ejercicio, en el que Caja Rural obtuvo un beneficio de 36,2 millones de euros, el balance cerró en 5.949,7 millones de euros y la ratio de solvencia en el 19,63%, lo que sitúa a Caja Rural Granada como una de las entidades más solventes de España.

Durante la asamblea, el presidente destacó el compromiso de Caja Rural con la sociedad y con el territorio donde está implantada. Este compromiso se materializa a través de Fundación Caja Rural Granada y del FEP, Fondo de Educación y Promoción, a los que se destinaron durante 2019 un total de 3,6 millones de euros para ayudar a colectivos desfavorecidos o en riesgo de exclusión social, a promover la investigación y la innovación en campos como la salud, el sector agroalimentario y el medio rural, a mejorar la competitividad de cooperativas y empresas de nuestro entorno, a la formación de los socios, promoción del cooperativismo, apoyar y fomentar la cultura, sobre todo de jóvenes talentos, promocionar el deporte base y en definitiva, contribuir a mejorar el bienestar de los ciudadanos, “invirtiendo en nuestra sociedad parte de los beneficios que genera nuestra actividad financiera”, añadió el presidente. Estas acciones reflejan la vocación de compromiso y apoyo constante plasmados en la responsabilidad social corporativa de Caja Rural Granada.

El director general de Caja Rural Granada, Jerónimo Luque Frías, presentó a la Asamblea con mayor detalle las cuentas anuales y el informe de gestión correspondientes a 2019. La Asamblea ha aprobado el reparto del beneficio del ejercicio, del cual 28,6 millones de euros se destinarán a incrementar sus reservas, reforzando aún más sus recursos propios y sus perspectivas de crecimiento. El resto estará destinado a nutrir el Fondo de Educación y Promoción y a retribuir las aportaciones al capital de sus socios.

Así, la cooperativa de crédito granadina alcanzó en 2019 un volumen de recursos propios computables de 611 millones de euros, con una ratio de capital total (solvencia) del 19,63%, muy por encima del legalmente exigido, siendo una de las Entidades más solventes del sector. En cuanto a la liquidez, la Caja mantiene una más que cómoda posición, sustentada en una magnífica estructura de Inversión sobre Depósitos del 86,7%.

Estos resultados son el reflejo de la “excelente labor de la plantilla” de la entidad, que a 31 de diciembre contaba con 773 empleados, y a una amplia red de oficinas, 190 sucursales, repartidas en las provincias de Granada (150), Málaga (29), Almería (9), Madrid (1) y Lorca (1), a las que hay que añadir una más abierta el pasado mes de junio en Jerez de la Frontera, Cádiz.

Ante un entorno de bajos tipos de interés y presión competitiva, la Cuenta de Resultados tuvo un excelente comportamiento. El margen de intereses ha experimentado un incremento de 4 millones de euros, cerrando en 90,1 millones de euros.

Este aumento se debe, al incremento de los ingresos financieros de 5,4 millones de euros, como consecuencia de una mayor actividad crediticia. Las comisiones alcanzan la cifra de 35,5 millones de euros, gracias principalmente, a la mayor vinculación de los clientes, que han destinado parte de sus ahorros a productos fuera de balance, tales como fondos de inversión, seguros o planes de pensiones. Todo lo anterior explica que el margen bruto de la entidad cierre el ejercicio en 116,7 millones de euros.La Caja ha seguido realizando un significativo esfuerzo en la racionalización y control de costes; a pesar de ello, los costes de explotación se han visto incrementados un 1,5% en 2019, esencialmente en los gastos del personal, “donde una vez más la entidad ha recompensado el esfuerzo constante de su mayor activo, sus empleados”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios