Coronavirus

Calma tensa y mascarillas en los primeros viajeros llegados a Granada desde Milán

  • El aeropuerto recibe el primer avión llegado de la ciudad italiana tras la crisis a causa del coronavirus

  • Los pasajeros advierten que no hay medidas sanitarias para los llegados desde Italia

"Es una cuestión de tiempo que llegue aquí si ya está en Italia”, sostenían esta tarde varias personas que esperaban en el aeropuerto Federico García Lorca de Granada la llegada del vuelo procedente de Milán. Se trata de la primera conexión aérea con esta ciudad desde que Italia declarara la emergencia sanitaria por el coronavirus. Estas conversaciones, ahora tendencia de aeropuerto, sobrevolaban la sala de espera cuando apenas había transcurrido una hora desde que se confirmara otro caso positivo del COVID-19 en Cataluña.

El miedo se transmite mucho más rápido que cualquier otra enfermedad. Es otra premisa en la que coincidían quienes miran el panel que indica que el vuelo llega con 15 minutos de retraso. Los padres de Laura Fernández, que en pocos minutos aterrizaría junto a su marido y sus dos hijas desde Milán, no creen en alarmismos pero no dejan de lado los hechos que hablan a diario por sí solos: Austria y Croacia han confirmado hoy sus primeras infecciones por coronavirus y la aerolínea búlgara Bulgaria Air ha cancelado desde hoy y hasta el 27 de marzo todos sus vuelos a Milán debido a la propagación del coronavirus que encuentra el gran foco europeo en Italia.

Una pasajera sale del aeropuerto de Granada. Una pasajera sale del aeropuerto de Granada.

Una pasajera sale del aeropuerto de Granada. / carlos gil

El cerco al virus de Wuhan se abre mientras que las medidas de seguridad se perciben tibias tanto con la llegada del vuelo directo desde Milán así como otros procedentes de otros destinos y escalas. Los pasajeros que han llegado a Granada no han recibido ninguna medida preventiva al pisar suelo ni se les ha practicado una medición de temperatura al salir de Italia.

Así lo denuncia Beatriz López, llegada desde colombia y “asombrada” porque ni en Granada ni en su escala en Madrid hayan tomado ninguna precaución sanitaria. “Nadie está cuidándose, no hay ningún sistema de precaución”, advierte esta mujer que lleva una mascarilla “por precaución” aunque sabe que en Granada no existe alerta.

Una pasajera echa en falta protección en los trabajadores de las aerolíneas porque “ni operarios ni azafatas estaban cubiertos”

López también echa en falta protección en los trabajadores de las aerolíneas porque “ni operarios ni azafatas estaban cubiertos”, explica la mujer que teme que “la pandemia se extienda y “acabe con gran parte de la raza humana”.

Mucho más tranquila se mostraba una de las trabajadoras de Aena que se encontraba en la cola de embarque: “Cuando he sabido que venía el vuelo de Milán sí me ha dado qué pensar pero cuando he visto que los pasajeros se veían bien ya me he tranquilizado”. Aena no les ha trasladado aún ningún tipo de protocolo específico y por ahora trabajan con normalidad, sostiene esta mujer.

Aeropuerto de Granada. Aeropuerto de Granada.

Aeropuerto de Granada. / Carlos Gil

Quienes sí han viajado con mascarilla ha sido la familia de Laura Fernández procedentes de Milán. La pareja –él médico italiano– y sus dos hijas llegaron esta tarde a Granada en el primer vuelo milanés tras la alarma sanitaria.

Han bajado del avión con la mascarilla puesta, se la habían colocado “tanto en el aeropuerto de Milán como en el avión”, sostiene Fernández. Tanto ella como su familia al llegar a Granada no han visto necesario seguir teniéndola puesta.

La situación en Milán es muy surreal porque han cerrado muchas cosas, desde cines y teatros hasta el Duomo”, explica esta melillense residente en la ciudad italiana. “La gente está alarmada porque cuando el gobierno toma una decisión tan importante piensa que debe haber un motivo importante”.En cuanto a las medidas tomadas por el gobierno transalpino con las personas que abandonaban el país, Laura sostiene que han sido nulas. “Ni tomar la temperatura ni nada. Sí lo hacen a la llegada a Milán, pero para salir ninguna, nos ha sorprendido”, explica.

Una familia advierte que para entrar en Milán sí les toman la temperatura pero no para salir del país

Otra de las pasajeras del vuelo, Victoria, procedente del Norte de Italia explica que en su país “los controles por el coronavirus son todos voluntarios” aunque en su zona hayan cerrado colegios y eventos públicos.

Un grupo de jóvenes de un colegio mayor de Granada también desembarcaba procedente de la ciudad de la moda. Las chicas han pasado cuatro días en Milán y ellas, en cambio, afirman que “la gente quiere seguir viviendo tranquilamente”, explica María Flor Cremades. A ellas también les tomaron la temperatura en su acceso a Milán aunque no a la salida del país.

Quien como ellas usó mascarilla durante el viaje en avión es Sara Melchor, llegada de Canarias, donde un médico italiano y su mujer han dado positivo por coronavirus. “La mascarilla me la ha dado mi madre por precaución” explica la estudiante que además confirma que tampoco a la salida de su isla se le ha practicado ninguna prueba sanitaria ni los trabajadores del aeropuerto están protegidos contra un contagio.

Una canaria viajaba hasta Granada con una mascarilla "por precaución"

Estefano y Alessandra vuelven hoy a Italia. Llegaron a Granada hace unos días, “cuando todo estaba bien allí” para visitar a su hija. La pareja se muestra tranquila, señala Alessandro que es consciente de que en su zona los colegios están cerrados y no confía del todo en que “las medidas del gobierno sean efectivas”. Los que van por los que vienen. Su compatriota Tomaso ha llegado en el vuelo desde Milán y ampliaba información a la pareja: el estado en su país es “psicótico, la gente vive asustada”.

Es cuestión de geografía, los viajeros que han llegado desde lugares como Londres o Madrid o los que iban hacia Barcelona tenían en un tercer plano de preocupación cotidiana la epidemia del virus chino y contenían civilizadamente los nervios tras conocer un nuevo contagio en Europa. Mientras, en Granada las farmacias pierden cada vez más las existencias de mascarillas y las madres recomiendan a sus hijos que las tengan cerca ‘por si acaso’.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios