Caso Pina

Raffaele Riva, el hombre que trajo el dinero

  • El representante de la sociedad luxemburguesa que operaba con los derechos de los jugadores del Granada CF declara hoy en la Audiencia Nacional

El entorno de Pozzo sitúa a Raffaele Riva como la persona que estuvo detrás de las operaciones en 2009. El entorno de Pozzo sitúa a Raffaele Riva como la persona que estuvo detrás de las operaciones en 2009.

El entorno de Pozzo sitúa a Raffaele Riva como la persona que estuvo detrás de las operaciones en 2009. / G. H.

El milagro económico del Granada Club de Fútbol, resurgido de sus cenizas a partir de 2009, tuvo una figura muy desconocida en esta ciudad, pero que al parecer debió de ser clave en aquel proceso inicial recapitalización y su posterior funcionamiento como club de Primera División. Es Raffaele Riva, un hombre de negocios muy vinculado a Gino Pozzo -el anterior propietario del equipo rojiblanco- que está entre los investigados por la Audiencia Nacional en la causa contra Enrique Pina.

El juez José de la Mata ha citado hoy a declarar a Riva, un nombre que es señalado en esta investigación por ser el representante de Fifteen Securisitation SA, la sociedad luxemburguesa que habría movido buena parte del dinero que generaban los clubes de fútbol vinculados a Pozzo, según se desprende del sumario.

Riva estaría detrás de la operación "atrevida y atípica" pactada con el juez concursal en 2009

Raffaele Riva, que hasta 2016 también fue presidente del club de fútbol inglés Watford (muy relacionado con el Granada CF y el Udinese Calcio durante los años en que tuvieron al mismo propietario principal), ha sido citado a declarar hoy en el Juzgado Central de Instrucción 5 de la Audiencia Nacional como posible partícipe en los hechos investigados en esta causa por supuestos delitos contra la Hacienda Pública, de blanqueo de capitales y de insolvencia punible (este último en el caso particular de Quique Pina).

Según la documentación que está a disposición de los investigadores, Riva sería la persona que aparece como representante de la sociedad de Luxemburgo en "la práctica totalidad de los contratos de cuentas en participación suscritos con el Granada CF relativos a los derechos deportivos y económicos de los jugadores".

El entorno de Pozzo considera a Raffaele Riva el ideólogo del sistema de financiación que se investiga

La Policía, Hacienda y el Juzgado están estudiando estos contratos para determinar si, como se ha establecido al comienzo de la investigación, se habría producido un fraude fiscal mediante esta fórmula de compra y venta de los derechos de jugadores.

El entorno del expropietario del Granada Gino Pozzo admite la existencia de esa sociedad y su operativa con los deportistas vinculados al Granada CF durante los años previos a 2015, antes de que este sistema fuera ilegalizado. Pero rechazan que la fórmula sea ilegal y además, sostienen que la propia Agencia Tributaria estaba al corriente de ello.

Las mismas fuentes atribuyen a Raffaele Riva un protagonismo hasta ahora muy desconocido en el funcionamiento del Granada CF durante el primer lustro de esta década.

La información difundida por los asesores del empresario italiano describe a Riva como una suerte de mago o estratega de las finanzas que habría sido el artífice de aquel milagro del Granada CF en un momento de su historia en el que estaba al borde de la desaparición. En 2009, Pozzo "facilitó" el contacto de Raffaele con el Granada CF para conseguir "vías de financiación alternativas". Este hombre sería el introductor en Granada de la sociedad de Emiratos Árabes Orange Chiffon Tading Limited, que habría comprado en ese momento los derechos de la plantilla del club rojiblanco por 8 millones de euros. Más tarde (en octubre de 2011), el club -ya convertido en sociedad anónima deportiva- pudo recuperar esos derechos por 10 millones de euros. Aquella operación, que los asesores de Pozzo definen como una "fórmula atrevida y atípica", habría sido propuesta por Riva y la sociedad emiratí al administrador concursal y al juez que llevaban el proceso recién iniciado del concurso de acreedores del Granada CF. El movimiento económico fue también puesto de manifiesto por los investigadores policiales en uno de sus primeros informes.

Ese modelo de "alto riesgo para el inversor" habría contado con la aprobación del juez, de los acreedores y de los administradores del club, según las fuentes próximas a Pozzo.

Una vez que el club obtuvo aquella inyección de capital (la Policía investiga la naturaleza de aquel dinero procedente de cuentas extranjeras), empleado para pagar la parte de las deudas que resistió la enorme quita pactada, el papel protagonista de Raffaele Riva no desapareció. Según los asesores de Pozzo, fue la "asistencia de medios y personas" presentadas por Riva, lo que permitió al Granada CF "encontrar fuentes de financiación extraordinarias".

Era agosto 2011, cuando el Granada CF firmaría un "acuerdo con Casals", una empresa de herramientas propiedad de Pozzo, que según éste permitió al club "la oportunidad de un nuevo contacto con Raffaele Riva. Y éste fue quien, según su versión, "ideó y planteó la operativa de financiación del club para la compra de jugadores a través de Fifteen", la sociedad luxemburguesa investigada en esta causa judicial por supuesto blanqueo de capitales.

De este modo, si Riva suscribe hoy ante el juez esta versión de los hechos, él habría sido la persona que estaría detrás del popularmente conocido "fondo" de jugadores, que era en realidad el propietario de los derechos de los jugadores fichados por el Granada CF.

Gino Pozzo mantiene que, a diferencia de lo que sostienen los invcestigadores, no es el propietario real de ese fondo o esa sociedad de participación, si no que dispondría de una parte minoritaria en compañía de otros empresarios e inversores no citados. Estos "bonistas", como son definidos, habrían invertido en determinados jugadores a riesgo de ganar o perder en el futuro en función de la evolución del deportista. El club rojiblanco habría obtenido de estas operaciones un 5% "pactado" cuando se producía la venta del jugador.

Esta fórmula, cuya legalidad defienden los investigados, fue prohibida en España a partir de 2015. En ese momento, Fifteen dejó de operar de ese modo (según su información) y comenzó a prestar dinero directamente al club a cambio de un "porcentaje previamente acordado". Pero en todo caso, subrayan los asesores de Pozzo, "el titular y el beneficario último de la sociedad Fifteen y de su gestora es Raffaele Riva". Hoy tendrá que explicar todo esto al juez José de la Mata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios