Municipal

Comienzan las obras que 'emparedarán' a los vecinos del edificio del Violón

  • Finalmente la lucha vecinal no han impedido que se levante un nuevo bloque frente a unas viviendas que llevan 50 años disfrutando de sus vistas en la Ribera del Genil

Comienzan las obras del edificio que 'emparedará' a unos vecinos del Violón Comienzan las obras del edificio que 'emparedará' a unos vecinos del Violón

Comienzan las obras del edificio que 'emparedará' a unos vecinos del Violón

Tras años de lucha, finalmente los vecinos de un bloque frente al río en el paseo del Violón están viendo estos días como las máquinas han comenzado los trabajos para levantar frente a sus viviendas un nuevo bloque que los 'emparedará' y dejará en un estrecho callejón sin salida.

De hecho, desde hace dos años se pueden ver en sus balcones pancartas que conforman la frase: "Fachada legal desde 1967. En 2018, ¿ilegal? ¡No nos empareden! Modificación del Plan General".

El Ayuntamiento otorgó la licencia en mayo de 2018 y ahora han comenzado las obras (que terminarán en julio de 2022) después de que las alegaciones de los vecinos, que se agarraban a la servidumbre de vistas, no tuvieran fundamento.

Así, las máquinas ya trabajan en el solar donde se levantará un edificio de 15 viviendas, 2 locales comerciales, trasteros y garaje, en la calle Ribera del Genil, 6, promovido por Grow-ING Gestión S.L.

Se pone fin así a una lucha vecinal de los propietarios del edificio situado en el número 7 de Callejón de Arenas, construido en 1967. Desde entonces, la pared que linda con el solar donde ahora se levantará el nuevo edificio, y que era propiedad del Estado, presenta una fachada con balcones y ventanas orientados a la ribera del Río Genil que le proporcionan luces y vistas a los pisos afectados.

La construcción originaria de este edificio y de la pared colindante con el solar se debe a que la parcela del Estado estaba calificada como "no edificable a efectos de asignación de aprovechamiento", como se recoge en el PGOU de la capital en 1985 y en la linde de las escrituras de cada piso. Refleja que en dicha orientación lindaría solo con el río Genil, según el certificado urbanístico que emite la Dirección de la Unidad Técnica de Información Urbanística en 1994, a petición de la comunidad de propietarios.

Pero tras la revisión urbanística se calificó este solar como urbano consolidado de tipo residencial plurifamiliar. Incluso hubo una denuncia vecinal porque se descubrió que un particular intentó apropiarse de la parcela libre con escrituras de una supuesta compraventa que se demostró falsa. La Audiencia determinó que el Estado sería el propietario de dicha parcela y se encontró de rebote con una recalificación urbanística y un solar cuyo valor pasaba de 18.000 euros a 2 millones. Finalmente, el terreno fue subastada por Hacienda.

Después, el año pasado, los vecinos propusieron una permuta que permitiera convertir el solar en una zona verde para que nadie perdiera.

Pero, finalmente y tras años de lucha, los vecinos verán cómo se levanta un bloque frente a sus balcones, modificando sus vistas y espacios tras más de 50 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios