Granada

Concluye la restauración de las bóvedas de la Sala de los Reyes

  • La ejecución de los trabajos ha durado más de una década

  • Las pinturas ponen de manifiesto la conexión que se daba entre las culturas musulmana y cristiana

Una de las bóvedas recientemente restauradas. Una de las bóvedas recientemente restauradas.

Una de las bóvedas recientemente restauradas. / Álex cámara

Comentarios 1

El Patio de los Leones de la Alhambra impresiona tanto a la vista con el fulgor de la luz del día que no es extraño que esta zona del palacio rojo se abarrote de turistas deseosos de captar por un instante la belleza que casi se puede respirar. Resulta casi obligatorio congelar el equilibrio arquitectónico que reside entre los muros del lugar con una fotografía. Incluso la fiebre del selfie o autorretrato de teléfono inteligente está presente allí. Ahora, además de llevarse esa imagen, los visitantes podrán admirar la confluencia de la cultura cristiana y musulmana a través de las pinturas sobre cuero que se han restaurado en las bóvedas de la Sala de los Reyes.

Mucho tiempo ha pasado para que el público pueda admirar estas tres imágenes pictóricas que representan escenas novelescas de caballería y de caza en las bóvedas laterales y a diez enigmáticos personajes en la central, que probablemente fueron personas importantes de la corte nazarí, porque todos ellos llevan el turbante y portan el máximo símbolo de dignidad: la espada jineta.

Más de una década de trabajos de restauración y acondicionamiento en diversas fases han sido necesarios para restaurar y adecuar otro de esos pedacitos de incalculable valor que posee la Alhambra. Las tres imágenes tienen la característica perspectiva del estilo Gótico y son únicas en el mundo, por la técnica usada para llevarlas a cabo y porque hay representación figurativa, cosa extraña dentro del Islam. Son auténticas joyas que desde ayer son un aliciente más para visitar el palacio rojo.

Las intervenciones llevadas a cabo para recuperar este espacio de la Alhambra fueron ejecutadas por un equipo multidisciplinar compuesto por profesionales de diversos ámbitos como arquitectos, restauradores, químicos, biólogos e historiadores del arte. En conjunto, los trabajos para obtener el resultado actual de la Sala de los Reyes del Patio de los Leones costaron más de tres millones de euros.

La última fase de los trabajos de restauración -que duró nueve meses y que superó los 115.975 euros- de las tres bóvedas de la Sala de los Reyes consistió en la reintegración volumétrica y cromática de las cúpulas y, además, de las labores de estabilización del cuero, de fijación y de eliminación de algunas antiguas intervenciones, "sobre todo de ceras que se habían aplicado en los años ochenta y que estaban creando muchas tensiones en un material muy sensible como es el cuero en combinación con la madera, que es la base de las bóvedas", según explicó Luisa García, que pertenece al grupo de profesionales que se ha encargado de esta etapa.

Las tres bóvedas son de aproximadamente 15 metros cuadrados cada una y la técnica que se usó es muy particular porque se trata de pintura sobre cuero -piel de caballo- y no se conocen antecedente similares. Además, es una combinación entre métodos cristianos y musulmanes.

"El 80% del original se conserva, las pinturas estaban muy dañadas en algunas zonas, había grandes lagunas no sólo de la capa de preparación de la pintura sino del cuero y de la madera", destacó García.

Por otro lado, el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, que acudió al acto de presentación de los resultados de los trabajos de conservación, señaló que los "murales son únicos en el mundo, tanto por la tecnología usada como por las escenas que representan. Son únicos por la yesería en la que se instauran, son piezas excepcionales que demuestran la apuesta que hacen el Patronato de la Alhambra y la Junta para la conservación del patrimonio y por seguir añadiendo elementos atractivos y alicientes a las visitas de la Alhambra".

El proyecto de las pinturas sobre cuero de las bóvedas de la Sala de los Reyes, cuya intervención integral supera los tres millones de euros -3.037.154-, ha sido promovido por el Servicio de Conservación y Protección del Patronato de la Alhambra y Generalife con la colaboración del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico -IAPH-. La restauración se ha realizado en diferentes fases y áreas de trabajo: reversos de las bóvedas de las salas, pinturas sobre cuero y bóvedas de mocárabes y zócalos, intervenidas éstas últimas por el taller de Restauración de yesería, cerámica, vidrio y pintura mural del Servicio de Conservación del Conjunto Monumental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios