GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Granada

Condenado a 18 años por matar a golpes a su ex jefe en Almuñécar

  • La víctima le había dado trabajo en un camping y le había permitido estar en una autocaravana en el jardín de su casa

La Audiencia Provincial de Granada ha condenado a 18 años de prisión a un ciudadano alemán, identificado como Gunter V. F., de 61, por asesinar a golpes con una barra de hierro en Almuñécar a Henri D.G., un anciano de 86 y nacionalidad belga que le había dado trabajo y que le había permitido quedarse en el jardín de su casa con su autocaravana. Asimismo, además de la pena de cárcel, tendrá que pagar 90.000 euros en concepto de indemnización a su esposa y afrontar el pago de las costas procesales.

Según consta en la sentencia, que se ha dictado en base al veredicto de culpabilidad que emitió el jurado el pasado 2 de febrero, el procesado llevaba cuatro años viviendo en el interior de una autocaravana en el patio de la vivienda de la víctima, ex propietario del camping El Pozuelo de Almuñécar, porque había sido su empleado durante 16 años y no tenía otro lugar donde residir ante la falta de medios económicos.

No obstante, desde hacía algún tiempo, las relaciones entre Gunter y Henri D.G. y su esposa se habían deteriorado hasta el punto de que el matrimonio llegó a denunciarle en septiembre de 2010 ante la Guardia Civil, lo que motivó que un juzgado de Almuñécar le condenara por una falta de amenazas a la prohibición de acercarse a la pareja durante seis meses, según se señala en el fallo.

Aunque aún no le había sido notificada esa sentencia a Gunter, Henri llevaba varios días apremiándole insistentemente a que se marchara de su casa y sobre las 16:50 horas del 1 de octubre de 2010, el propietario se dirigió a la autocaravana de su inquilino para pedirle que abandonara el lugar.

Tras una breve discusión, el ahora fallecido se dio la vuelta para regresar a su casa, momento en que el acusado cogió una barra de hierro de 75 centímetros de longitud por 1,5 centímetros de grosor -de las que se usan para el encofrado de las obras- que había colocado previamente junto al arco del patio donde estaba situada la caravana y le golpeó. Aprovechando que se encontraba de espaldas, le asestó varios golpes provocando que cayera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios