Red de saneamiento

Condones, bastoncillos y compresas... ¿Se pueden tirar al váter?

  • Emasagra desarrolla una campaña informativa para concienciar de la necesidad de no tirar estos residuos por el inodoro ante el riesgo de atoramiento de la red

  • En 2017 se recogieron 795 toneladas de basura en las tres estaciones depuradoras de aguas residuales

Preservativos. Preservativos.

Preservativos. / R. G.

"Las toallitas húmedas, los medicamentos, los bastoncillos, los plásticos, las gasas, las compresas y los preservativos no se deben tirar por el inodoro, ya que si se echan al váter pueden obstruir las cañerías y afectar la entrada del agua residual en las depuradoras". Es el mensaje que la Empresa Municipal de Abastecimiento y Saneamiento de Granada (Emasagra) lanza a través de los distintos canales de comunicación que mantiene con sus usuarios, como son su página web o las redes sociales y también las facturas que remite a sus usuarios en Granada y catorce municipios del Área Metropolitana.

"Te aconsejamos que coloques un pequeño contenedor en el baño para tirar estos residuos sólidos", indica Emasagra, que desde hace años una intensa labor de concienciación sobre la necesidad de no tirar toallitas húmedas por el váter.

La cuestión incluso tiene su reflejo en las memorias anuales. En 2016 se recogieron 130 kilos de estos residuos -toallitas, textiles o absorbentes, entre otros- de las tuberías de saneamiento de las tres plantas de tratamiento de la empresa de abastecimiento. En el informe de 2017 se señala que fueron 28 los kilos de absorbentes y trapos que se eliminaron en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) Vados. Es el dato que figura en el apartado de residuos peligrosos. En la tabla que desglosa los residuos no peligrosos se señala que en los doce meses de 2017 se recogieron 795 toneladas de basura entre las tres estaciones depuradoras.

Fuentes de Emasagra destacan que las facturas son "una forma de llegar a los usuarios" de una manera "sencilla y directa" y, por lo tanto, son soporte de distintas campañas, tanto de uso responsable del agua -sobre todo en épocas de escasez de precipitaciones- como para informar de que no se deben tirar "elementos que pueden atrancar las tuberías de saneamiento".

Las toallitas generan "atascos que pueden provocar vertidos de aguas residuales sin tratamiento, e importantes sobrecostes de explotación y mantenimiento a los gestores del saneamiento", destacó en su momento -cuando se evidenció la necesidad de tomar conciencia sobre este problema- la Asociación Española de Abastecimiento de Agua y Saneamiento (AEAS). 

España cuenta con la norma de la Asociación Española de Normalización (UNE) 149002, que permite identificar qué productos son o no biodegradables y en consecuencia se pueden desechar vía inodoro, "para mejorar el respeto hacia el medio ambiente y, a la vez, evitar obstrucciones en la red de saneamiento", indica Efe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios