Patrimonio

Cuevas, Reúma y Albaicín: deberes pendientes ciudad-Alhambra

  • La ciudad traslada a la nueva directora del Patronato que agilice los informes y convenios para los proyectos sobre la mesa

A la ladera afectan dos asuntos: Romayla y las cuevas ocupadas A la ladera afectan dos asuntos: Romayla y las cuevas ocupadas

A la ladera afectan dos asuntos: Romayla y las cuevas ocupadas

La relación entre la ciudad y la Alhambra obliga a tener trabajo conjunto entre administraciones para desarrollar proyectos que necesitan la colaboración de ambas. La Alhambra no se tiene que quedar como una ciudad palatina aislada de la capital, sino que aprovechando las sinergias deben ir de la mano para conseguir mayor impacto del monumento en la ciudad y también el desarrollo de planes y programas que requieren el visto bueno del Patronato por sus extensos dominios de terreno.

Con los cambios políticos siempre se abren nuevas etapas de relaciones y ahora con el cambio en la Junta de Andalucía la nueva directora del Patronato, Rocío Díaz (PP), tiene que encargarse de recuperar los proyectos ya en marcha y de promover otros. Por lo pronto, la ciudad y el Patronato ya han tratado los temas pendientes más urgentes; los deberes que tienen que sacar con más prontitud.

Esta mañana, el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente del Ayuntamiento de Granada, Miguel Ángel Fernández Madrid, ha mantenido una primera reunión de contacto con la directora del Patronato, Rocío Díaz, –junto a técnicos de ambos organismos– y han sido principalmente cuatro los temas que centraron las peticiones de la capital a la Alhambra: actuación en las cuevas ocupadas del Avellano, proyecto de la Casa de las Tumbas (baños de Hernando de Zafra), proyecto de la acequia Romayla y Parque del Darro (con la restauración del Hotel Reúma) y la reactivación del proyecto del Parque Periurbano.

Según el concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, en cuanto a las cuevas ocupadas en la Fuente del Avellano, la Alhambra puso una denuncia por la ocupación de algunas de ellas y el Ayuntamiento inició los trámites para abrir expediente. Además, la Alhambra puso una denuncia ante la Policía Nacional por estos casos, por lo que el Juzgado envió un auto al Ayuntamiento para solicitar la actuación en la zona. Al revisar las propiedades se vio que existían distintos propietarios (particulares, la propia Alhambra y la Confederación Hidrográfica), por lo que se les ha reiterado y requerido la actuación para evitar ocupaciones.

El caso ha llegado al Juzgado, que ya ha fijado para el 2 de julio los lanzamientos en algunas de ellas, por lo que tendrán que ponerse de acuerdo entre las administraciones para su ejecución por parte de Policía Nacional, Seprona o por Policía Local con ejecución subsidiaria. La semana pasada, según confirmó el concejal, ya se actuó en algunas.

En total hay siete expedientes abiertos sobre asentamientos irregulares en la Colina de la Alhambra, cauce del Darro y Cuevas del Avellano. Estos siete expedientes recogen hasta 50 espacios ocupados: 49 cuevas y el Cortijo Molino en la Ladera del Darro. En todos se han ordenado desalojos. Las que son propiedad de la Alhambra tienen el asunto en manos del Gabinete Jurídico de la Junta para interponer demanda. “En una parte ya se ha actuado y en las que faltan estamos viendo los informes jurídicos para actuar en consecuencia”, ha matizado la directora del Patronato, Rocío Díaz, preguntada por el desarrollo de esta primera reunión de trabajo.

Otro asunto que requiere colaboración entre ambas instituciones es la intervención en la Casa de las Tumbas del Albaicín para el proyecto de puesta en valor de los Baños de Hernando de Zafra. Esta zona es una de las áreas de intervención del PEPRI que no se ha hecho (sólo se ha actuado en el 20% de las mismas por la gran inversión pública que requiere) aunque se han dado pasos.

Este proyecto entra dentro del convenio firmado entre Junta y Ayuntamiento en mayo de 2017 para que la Alhambra colaborara en la restauración de patrimonio del Albaicín y se destinaran fondos. Ese protocolo definía los espacios a intervenir, como San Luis, los baños, la muralla o el Carmen del Negro, entre otros. La Junta ya adquirió la mayoría de las parcelas y sólo quedan dos: una churrería y un transformador de Endesa que está en un suelo calificado en el PEPRI como espacio libre. En los últimos dos años se le ha querido dar un impulso al proyecto y el Ayuntamiento tiene todo preparado para la expropiación de la churrería y el cambio del transformador a otro espacio en la Plaza de los Naranjos, donde se hará soterrado, algo que cuenta con el visto bueno de Endesa.

Estas actuaciones las asumiría la Alhambra en virtud de ese acuerdo, por lo que Díaz ha explicado que en dos semanas han quedado emplazados para volver a tratar el asunto sobre todo por el traslado del transformador, “para ver qué hay que hacer, cuánto cuesta y ver la fórmula jurídica de hacerlo con un convenio con Endesa”.

Según Fernández Madrid, “se está pendiente de un informe de la Alhambra en el que se diga que hay disponibilidad presupuestaria para ejecutar el presupuesto. En el caso de Endesa, hay que firmar también un convenio a tres que también está pendiente de informar”, explica el concejal.

También pendientes de informes está el proyecto de excavaciones en Romayla, una de las fases del plan para la creación de un Parque en el margen izquierdo del Darro, proyecto que incluye la intervención en el Hotel Reúma.

El proyecto básico está aprobado por Patrimonio y ya está en fase de elaboración final. De hecho, según el concejal, esperan que “a principios de junio se entregue el proyecto de ejecución” y pueda comenzar la intervención este mismo año. Este proyecto entra también en el protocolo firmado con Cultura para el pago de proyectos pero no se ha definido la fórmula. Parece que para el caso de Romayla el Patronato daría subvención directa, pero está pendiente, y aún sin contestación, el informe de viabilidad de la subvención. En un principio del mantenimiento se encargaría la Alhambra y de la seguridad, el Ayuntamiento.

El concejal Fernández Madrid ha pedido “celeridad” a Díaz para emitir ese informe de viabilidad.El convenio se llevó a Junta de Gobierno Local en noviembre de 2018 y recogía que se realizaría la actuación conjunta de recuperación y puesta en valor del Paseo de Romayla para paseo público y peatonal en el tramo desde el Rey Chico hasta el Puente de las Chirimías, recuperando enclaves singulares como la antigua fábrica de cordelería o el acueducto del Rey Chico.

Por último, otro asunto pendiente se refiere al Parque Periurbano de la Alhambra. Existe un convenio entre la Alhambra y el Albaicín de mitad de los años 90 sobre colaboración para el desarrollo de este espacio pero no ha sido muy fructífero. Ahora, el Ayuntamiento pide que se intente recuperar y poner en marcha para recuperar el parque a nivel paisajístico, el Llano de la Perdiz, la zona deportiva e incluso la zona de barbacoa. “Aunque esta última se desaconsejó, se podría proyectar la recuperación de la zona del quiosco y habilitarlo para poner en valor este espacio”, detalló el concejal.

Esta zona está ahora en el debate político ya que el PP plantea eliminar el parking del monumento y hacer un gran parque que conecte con el periurbano y hacer un pulmón verde.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios