Granada

Denuncian el ‘acelerado’ deterioro de la Casa Agreda tras la rotura de cristales

  • Exigen que se mejore la protección de la edificación

  • Los bomberos tuvieron que intervenir en verano para cerrar el balcón

La Casa Agreda. La Casa Agreda.

La Casa Agreda. / G. H.

Una casa cerrada es una construcción abocada a la ruina. Prueba de ellos son las decenas de viviendas que han sufrido un deterioro fugaz como consecuencia de su estado de abandono y que han pasado a formar parte del registro de solares y edificaciones en ruina. Si no se actúa con celeridad, la Casa Agreda, está condenada a incorporarse a esta temida lista de edificaciones en mal estado.

Según una denuncia realizada por Mayte Martínez Caro que sigue de cerca el estado del patrimonio de la ciudad "otra vez los cristales de la Casa Agreda, palacete del siglo XVI, situado en la Calle Santa Inés, en pleno Patrimonio de la Humanidad están rotos". Lo que motiva "la entrada de polvo, pájaros, viento... que contribuye al proceso acelerado de ruina. ¿Cuándo vamos a poder disfrutar de un bien que es de todos los granadinos?" se preguntó aportando multitud de fotografías que ilustraban este desperfecto que podría acelerar el deterioro de la edificación.

No es la primera vez que ocurre. El pasado verano bomberos de Granada tuvieron que actuar en la Casa Agreda. El motivo fue que el balcón principal, el mismo que ahora luce un cristal roto, estaba abierto de par en par provocando las afecciones oportunas como consecuencia de los cambios de temperatura. En aquella ocasión, el concejal de Urbanismo Miguel Ángel Fernández Madrid ya advirtió del escaso margen de maniobra del Ayuntamiento de Granada ante los litigios que rodean la construcción. Las llaves para acceder a su interior las tiene la ONG AIDE que llegó a firmar un contrato con el anterior equipo de Gobierno para hacerse con el palacio.

Uno de los cristales rotos rodeado de hierros oxidados. Uno de los cristales rotos rodeado de hierros oxidados.

Uno de los cristales rotos rodeado de hierros oxidados. / Mayte Martín Caro

En concreto, el equipo de Gobierno socialista inició nada más llegar a la Alcaldía el procedimiento para resolver el contrato motivado por el incumplimiento de las cláusulas. Pero la ONG ha recurrido por lo que este proceso ha pasado a la vía civil. El pasado seis de febrero se celebró el juicio pero de momento se desconoce la sentencia.

Vamos Granada, inició otro procedimiento por la vía penal. Precisamente, la concejal Marta Gutiérrez, pidió el pasado verano al alcalde que solicite "en el procedimiento civil abierto una medida cautelar para recuperar la posesión del inmueble, para que así el Ayuntamiento pueda adoptar para garantizar su protección y conservación material".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios