La Granada romana

Descubren otra media docena de tumbas en la villa romana de la calle Primavera

  • Las sepulturas se quedarán sin excavar hasta la próxima campaña arqueológica

Sobre el mosaico, las tres lajas identificadas como otras tantas lápidas. Sobre el mosaico, las tres lajas identificadas como otras tantas lápidas.

Sobre el mosaico, las tres lajas identificadas como otras tantas lápidas. / Álex Cámara

Los arqueólogos y restauradores que trabajan en la villa romana de la calle Primavera, en Granada, han descubierto hasta seis lápidas que corresponderían a otros tantos enterramientos. En las primeras semanas de trabajo en la zona se hallaron cinco esqueletos, que fueron exhumados por alumnos del Máster de Antropología Física de la Universidad de Granada y los doctorandos Ángel Rubio y Lidia Paz Sánchez.

Las lápidas se encuentran identificadas por lajas de piedra. Según explica el arqueólogo Ángel Rodríguez, responsable de los trabajos. no cuentan con ningún tipo de detalle ni elemento identificador. Eran, según los primeros indicios, enterramientos de la época tardoantigua, cuando la villa romana ya había sido abandonada y expoliada. Para realizar las fosas se excavó en el suelo de la construcción, decorados con ricos mosaicos que ahora ven la luz. Tras la inhumación de los cuerpos, se cerraba la sepultura con una piedra.

Estas seis tumbas no se han abierto. Según explica Rodríguez, no se excavarán en esta campaña. En estos días se ultiman los trabajos de conservación de lo descubierto: un ninfeo decorado ricamente, perteneciente a la parte urbana de una gran villa romana. Posiblemente las tumbas "se abrirán en la próxima fase" de trabajos en la zona.

Según se informó tras la visita a la zona el pasado martes del concejal de Urbanismo de Granada, Luis González, y el delegado de Cultura de la Junta, Antonio Granados, esta fase ya ha terminado se está a la espera de lo que decidan desde Cultura de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento, ahora se aborda el análisis de cómo continuar con la excavación y cómo gestionar el cuidado y conservación de los hallazgos. 

Los moradores de la villa acometieron sucesivas reformas en la estructura y decoración de la misma durante los dos siglos en los que fue posiblemente habitada. Estas reformas explican que hayan aparecido dos mosaicos superpuestos. Apenas ha salido a la luz una parte de la zona de la alberca o piscina, mientras que la parte rural de la villa -con las estancias para ganado, cobertizos y graneros o almacenes- no se han localizado. En las inmediaciones se encuentra la Iglesia del Santo Ángel Custodio, varios bloques de edificios y el IES Zaidín Vergeles. Posiblemente en el desarrollo urbano de esta parte de la ciudad se haya perdido parte de la villa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios