actualidad | polémica ante los cambios en la política penitenciaria

ETA sigue en Granada

  • Albolote ha vuelto a ser un escenario crucial en el desarrollo de los acontecimientos con la reunión entre Foro Social y los representantes de los presos

ETA sigue en Granada ETA sigue en Granada

ETA sigue en Granada / álex cámara

La cárcel de Albolote ha vuelto a ser noticia recientemente a colación de los 13 presos etarras que siguen allí. Si hace unos meses el penal granadino se convirtió en noticia por haber sido uno de los epicentros donde se germinó el anuncio de la disolución de la banda terrorista, hace unas semanas de nuevo tuvo lugar un encuentro importante entre el Foro Social Permanente, -los autodenominados como impulsores del proceso de paz en el País Vasco-, y el colectivo EPPK en representación de los reclusos. La conclusión de la reunión es que los presos etarras afirmaron estar "esperanzados" después de los cambios que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha introducido en materia penitenciara. Unas modificaciones que van en la línea de acercar a los presos al País Vasco y que han devuelto la polémica sobre ETA al debate político y que han despertado mucho recelo entre las víctimas del terrorismo.

Según Ainhoa Mujika Goñi, de EPPK, "las personas presas están esperanzadas con el nuevo escenario, aunque mantienen una lógica prudencia a la espera de que se concreten los pasos anunciados" por el Gobierno en relación al final de la dispersión. Por su parte, Joseba Azkarraga, representante de Sare, colectivo incluido dentro del Foro Social, valoró "aunque con cautela" la nueva etapa en política penitenciaria que anunció el Gobierno, que "abre un espacio a la esperanza", si bien ha pedido que se cumpla la legalidad y se acerquen a todos los presos de ETA a sus lugares de residencia.

13Presos. El penal de Albolote es uno de los que más etarras acoge de España con trece condenados.

En todo caso, la polémica está servida y el terremoto político puesto en marcha. Sobre todo, tras la salida tras 31 años en prisión del histórico etarra Santi Potros -autor intelectual de 40 asesinatos, entre ellos el de Hipercor y el de la Plaza República Dominica-, que ha levantado un cruce de declaraciones entre los principales partidos y la repulsa de la Asociación de Víctimas del Terrorismo. En Granada la huella sanguinaria de Potros también se dejó notar con agentes heridos que todavía guardan secuelas físicas y psicólogicas por el atentado de la Plaza República Dominicana y el fallecimiento del guardia civil Miguel Ángel de la Higuera, que fue uno de los doce muertos.

Miguel Ángel de la Higuera fue enterrado el 1 de agosto de 1986 en el cementerio de Alfacar. Un día antes fallecía en el Hospital Provincial de Madrid, tras varios días de agonía después de que la banda terrorista ETA pusiera una coche bomba con cincuenta kilos de goma 2 en uno de los sucesos más brutales que se recuerdan en este país. De la Higuera tenía 20 años y llevaba cuatro meses en el Instituto Armado.

Su nombre es uno entre las miles de víctimas que fue dejando ETA durante sus años del terror. Heridas que siguen abiertas en muchos casos y que, por eso, ahora confrontan la difícil situación del acercamiento de presos frente a la política de disuasión que mantiene dispersos a los etarras con condena por toda la geografía nacional. De ellos, trece siguen en Albolote, en una de las prisiones españolas que más etarras acoge. En 2011 eran 17, según los datos de la organización Etxerat. Entre los reclusos en Albolote está José Luis Barrios, integrante del comando Andalucía que acabó con la vida del concejal sevillano Alberto Jiménez Becerril y su esposa, Ascensión. Fue condenado a 232 años de cárcel por la muerte de Domingo Puente en Granada. Iban Apaolaza cumple condena por la muerte del tenientecoronel Pedro Antonio Blanco. También está recluido en Granada Juan Antonio Olarra Guridi, exjefe militar de ETA y uno de los 'portavoces' de la organización desde la cárcel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios