Granada

Los informes avalan el paso exprés de Granada a la fase 2 de la desescalada junto al resto de Andalucía

  • La petición enviada por la Junta al Ministerio se fundamenta en los buenos datos epidemiológicos y sanitarios. Podría darse la paradoja de que el lunes pasen a la fase 2 provincias cuya incidencia duplica la de Granada

¿Está Granada preparada para pasar a la fase 2 de la desescalada junto al resto de Andalucía? ¿Está Granada preparada para pasar a la fase 2 de la desescalada junto al resto de Andalucía?

¿Está Granada preparada para pasar a la fase 2 de la desescalada junto al resto de Andalucía? / Jesús Jiménez (Photographerssports)

Una semana más Granada se acerca con incertidumbre al viernes en que el Ministerio de Sanidad emite su veredicto sobre los territorios que van a cambiar de fase en la desescalada del estado de alarma. Esta vez se trata de saber si la provincia acompañará al resto de Andalucía en el paso al segundo escalón a partir del 25 de mayo, algo que ha reclamado la Junta de Andalucía al Gobierno, aunque éste se muestra reticente. ¿Está Granada preparada para dar ese paso el próximo lunes?

Los informes que acompañan la petición de la Junta al Ministerio para que toda Andalucía se incorpore de forma conjunta a la fase 2 se centran sobre todo en los buenos indicadores de contención de la epidemia y de funcionamiento del sistema sanitario en la detección rápida de los posibles casos de coronavirus a través de la atención primaria. Esto ya está en marcha desde esta misma semana en centros de salud y consultorios de la provincia, que retoman la actividad normal con nuevos protocolos adaptados al Covid-19. Ya hay pruebas PCR a disposición del personal de atención primaria y se están utilizando, junto con la labor de rastreo que la Junta ha encomendado al personal de enfermería. "Estamos reforzando la atención primaria en cuanto a contratación", ha declarado hoy el consejero andaluz de Salud, Jesús Aguirre. 

Los datos epidemiológicos que la Junta ha sintetizado esta semana en un informe especial fechado el martes 19 de mayo (aunque se actualizan todos los días) demuestran en Granada una evolución igual o mejor que la de otras provincias andaluzas. A la fecha del documento, la incidencia acumulada de los últimos 14 días con diagnósticos de coronavirus a través de pruebas PCR (ésta es la referencia que utiliza el Ministerio) es de 4,81 (por cada 100.000 habitantes). Esta tasa está algo por encima de la media andaluza, que es de 3,09; pero es la mitad que la de otras provincias como la de Jaén, donde se eleva hasta 8,68. Ni siquiera se aleja mucho de la incidencia en una zona que se ha distinguido por su baja afectación como Almería (2,79). Otras provincias con grandes aglomeraciones urbanas son Málaga (3,37) o Sevilla (2,72). La zona más libre de coronavirus en las dos últimas semanas sigue siendo Huelva, con 0,2 casos por cada 100.000 habitantes.

El consejero de Salud ha explicado hoy que los datos actualizados (dado que sobre la base de ese informe, la información se va corrigiendo diariamente) siguen la misma tendencia positiva, con un índice en Granada de 4,26 casos, que estaría muy por debajo del límite de 10 establecido por el Gobierno nacional.    

Con estos datos como referencia podría darse una paradoja importante. Si el próximo lunes pasan a la fase 2 de la desescalada todos los territorios andaluces salvo Granada y Málaga, como parece lo más probable, habría zonas como Jaén que comenzarían a tener una relajación mayor de las restricciones del confinamiento con una incidencia reciente de la epidemia del doble de la que registran la dos provincias más atrasadas en el proceso. 

El vicepresidente del Gobierno andaluz, Juan Marín, ha elevado el tono y esta mañana ha instado al Ministerio de Sanidad, dirigido por Salvador Illa, a atender "los datos y criterios objetivos" aportados por la Junta para el paso a la fase 2 de todo el territorio andaluz. Ha acusado al organismo estatal de haber actuado hasta ahora con "criterios políticos" que a su juicio han sufrido hasta ahora Málaga y Granada. 

El alcalde de Granada, Luis Salvador, se ha sumado también a la petición de la Junta para pasar a la fase 2 con el mismo argumento: "Yo también pido que el lunes pase a fase 2 si cumplimos requisitos sanitarios, que creo que sí. Ahora la Junta ha enviado una carta al ministro Salvador Illa diciendo que la capacidad asistencial de Granada supera incluso a las de muchas ciudades que cambiarán de fase el lunes y pidiendo que toda Andalucía pase a fase 2 porque no hay nada que justifique lo contrario", ha declaro el alcalde este jueves.

En cuanto a los datos de asistencia hospitalaria, que sería otro de los indicadores exigidos por el Ministerio, la situación de Granada también es notablemente mejor que cuando comenzó la desescalada y tuvo que esperar una semana más que el resto de Andalucía para incorporarse a la fase 1. El pasado miércoles, 20 de mayo, ya sólo quedaban 42 personas hospitalizadas por Covid-19 y 8 pacientes graves en UCI. Con estos datos, esta provincia ya está en las cifras normales del resto de Andalucía (en Málaga hay 69 ingresados, en Jaén 36 y en Sevilla 34), a diferencia de hace unas semanas, cuando los hospitales granadinos seguían siendo los más llenos de casos de coronavirus.

En las UCI, que son los puntos calientes de la epidemia porque llegaron a estar muy colapsados en el peor momento, los 8 casos ingresados en Granada están por debajo de otras provincias como Sevilla o Jaén, con 9 cada una. 

En una reciente entrevista de este medio con el internista del Hospital Virgen de las Nieves de Granada Manuel Menduiña, éste recordaba que en los días peores de la epidemia, sólo en este centro se llegaban a ingresar cada día medio centenar de personas por infección de coronavirus. Esa cifra se duplica si se tiene en cuenta toda la provincia. Por tanto, los datos actuales son por el momento alentadores, aunque el mismo médico alertaba de la necesidad de avanzar con prudencia e ir evaluando cada paso que se da entre una semana y diez días después.  

En realidad el Gobierno ha advertido que la decisión de mantener a Granada y Málaga en la fase 1 una semana más no tendría que deberse a sus datos epidemiológicos ni sanitarios, sino a la necesidad de que cada territorio permanezca al menos dos semanas en una misma fase para poder evaluar correctamente el impacto de cada uno de los pasos que se dan en esa apertura del confinamiento. Por eso Granada lleva su propio calendario, con 7 días de retraso con respecto al previsto en la desescalada. Si Sanidad accede a lo que pide la Junta, Granada y Málaga no habrán tenido más que una semana de plazo para evaluar el impacto de las primeras reuniones sociales o la apertura de comercios y terrazas de restauración. 

Hay una medida que entró en vigor el lunes que no tendrá aplicación masiva previsiblemente hasta este fin de semana, que es la reciente libertad para que los habitantes de la provincia pueden trasladarse a sus segundas residencias. El impacto sanitario de esos desplazamientos que se prevén a partir del viernes no se podrá evaluar hasta la semana próxima.  

Esos traslados que podrían ser masivos a la Costa Tropical servirán a los granadinos para visitar las playas, aunque todavía no está permitido el baño en las playas. Si Granada pasara a la fase 2 el próximo lunes habría cambios sustantivos en este aspecto, porque en ese escalón se abren las playas, aunque con restricciones. La Junta pedirá también que en esa fase 2 se permita el tránsito de personas entre provincias de la Comunidad autónoma, una medida prevista para la fase 3 y que en Andalucía podría suponer un revulsivo para el turismo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios