Contaminación en Granada Granada, ‘punto negro’ de contaminación junto a Madrid y Barcelona

  • El último informe del Ministerio para la Transición Ecológica confirma que el área metropolitana ha superado los límites de dióxido de nitrógeno para 2018

El tráfico rodado es una de las fuentes de dióxido de nitrógeno. El tráfico rodado es una de las fuentes de dióxido de nitrógeno.

El tráfico rodado es una de las fuentes de dióxido de nitrógeno. / Carlos Gil

Granada y su Área Metropolitana figuran como puntos negros para Europa en relación con su mala calidad del aire. El informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España, publicado recientemente por el Ministerio para la Transición Ecológica, coloca de nuevo –ya lo fue en 2017– a la capital y su Cinturón en el listado de zonas en las que se han registrado superaciones de los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2). La concentración media anual alcanzada en la estación de Granada Norte fue de 46 microgramos por metro cúbico. Los otros puntos en España que destacan por superar los umbrales son Madrid (55 microgramos por metro cúbico), área metropolitana de Barcelona (54) y, por detrás del dato alcanzado en la estación de Granada, el Corredor de Henares (41). Granada ya superó en el informe de 2017 el valor anual permitido, que está en 40 microgramos por metro cúbico, y la cuestión de la mala calidad del aire en la capital y su Cinturón vienen de lejos.

En Granada Norte la concentración media anual de dióxido de nitrógeno en 2018 fue de 46 micras por metro cúbico, cuando el tope son 40

Ya en 2012 la Unión Europea concedió a cuatro zonas, entre ellas Granada, una prórroga del plazo fijado para alcanzar los límites fijados por la norma. La prórroga expiró el 1 de enero de 2015, tal y como recuerda el informe anual del Ministerio.“Las emisiones que afectan a los niveles de calidad del aire medidos en esta estación [de Granada Norte, una de las dos que hay en la capital] son, principalmente, debidas al tráfico rodado. El problema se agrava debido a la climatología de la ciudad y a la orografía del terreno que favorecen la acumulación de este contaminante debido a la baja capacidad de dispersión durante la época invernal”, se indica en el informe del Ministerio.

Estos datos y aclaraciones son claves porque son los que se notificarán a la Comisión Europea antes del 30 de septiembre de este año. En su informe, España debe detallar la situación que se da en Granada, y en el resto de zonas, con respecto a los límites fijados y a la superación de umbrales. Precisamente la Comisión Europea tiene previsto denunciar el jueves a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por incumplir la normativa europea de calidad del aire, indica Efe. La decisión, que se votó hoy miércoles 24 de julio pero no se hará pública hasta mañana jueves junto al resto del paquete de infracciones del Ejecutivo comunitario de este mes, supone que la justicia comunitaria examinará ahora el caso y podría acabar imponiendo una sanción a España.

Con esta decisión, la Comisión retoma el procedimiento de infracción iniciado contra España por los excesos de dióxido de nitrógeno registrados en Madrid, Barcelona y el área del Llobregat (Cataluña), que exceden los niveles máximos de la normativa comunitaria vigente desde 2008, detalla Efe.

Las superaciones de los niveles de dióxido de nitrógeno motivaron que el pasado 9 de julio el comisario europeo de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, Karmenu Vella, remitiera una carta a la ministra en funciones Teresa Ribera para pedir un “reforzamiento en las medidas” de control. Ya entonces se advertía que el país podía afrontar una “posible multa” por parte del TJUE. El comisario instó en la carta a que “en todos los niveles de gobernanza” se apliquen “medidas eficaces” para cumplir con la legislación de la UE.

Granada no forma parte por ahora del proceso abierto en 2015 contra España por infringir la normativa europea, indican desde el Ministerio, ya que las infracciones en la capital y Área Metropolitana no son reiteradas, como es el caso de Madrid y Barcelona.

El Ministerio es pesimista con respecto a los datos sobre NO2 en 2019

El principal problema en Granada son las altas concentraciones de óxidos de nitrógeno y partículas.“Son los principales contaminantes”, indica el Plan de Mejora de la Calidad del Aire del Ayuntamiento de la capital, aprobado en noviembre de 2017 y que se extiende hasta 2020. Este Plan también señala a la necesidad de controlar el ozono troposférico (O3), aunque este contaminante se concentra en el Área Metropolitana. El tráfico rodado es “la principal fuente emisora” –más de la mitad de los niveles de inmisión de NO2 en Granada proceden de esta fuente, según los datos de 2013– de los óxidos de nitrógeno, aunque también se apunta en el documento municipal a las emisiones del “sector doméstico”, principalmente calderas. Además, reconoce que existen “zonas especialmente contaminadas”, entre las que se cita la Carretera de Málaga, la Plaza del Triunfo y Avenida de Madrid, Camino de Ronda, Arabial y adyacentes.

Al tráfico y a las emisiones del “sector doméstico” se une la climatología de la ciudad y a la orografía del terreno. No llueve y la urbe se ubica en un valle.La contaminación no se dispersa, como ocurre en otras ciudades. Además de la orografía, el desarrollo urbano también ha puesto su granito de arena.El Plan de Mejora de la Calidad del Aire indica que en Camino de Ronda “aparte de la elevada intensidad de tráfico, los problemas de calidad del aire se generan por una estructura urbana compacta de edificios de altura elevada”, que impiden que circule el aire y los contaminantes se dispersen.

Otro factor que explica la mala calidad del aire en Granada son las aportaciones. Los episodios de invasión de polvo sahariano incrementan el número de partículas en suspensión, aunque en los informes de las distintas administraciones ya se tiene en cuenta la incidencia de estas aportaciones que no depende de causas antrópicas y se corrigen los valores, según explica el investigador de la Universidad de Granada Lucas Alados.

Ya se ha legislado –a todos los niveles– y se han planteado medidas, como las recogidas en el Plan municipal, entre las que está sustituir la flota de autobuses con motor de combustión por vehículos híbridos. El Metro, como elemento para ordenar la movilidad en la capital y el Área Metropolitana, lleva casi dos años en funcionamiento. Pero las previsiones indican que la situación no mejorará en este 2019. “Los datos [...] a falta de que termine el año, muestran un empeoramiento en la calidad del aire. Especialmente en el caso del NO2”, reconoce el Ministerio. Precisamente el parámetro que coloca a Granada entre las más contaminadas a nivel nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios